Rojo recibió una fecha de suspensión y estará en el duelo clave ante Huracán

·2  min de lectura

Marcos Rojo fue héroe y villano en Boca, el pasado domingo, en el Superclásico. Contra River, el zurdo tuvo un buen rendimiento como uno de los pilares en la defensa, para el triunfo 1-0, pero empañó lo hecho en La Bombonera con una brutal patada a Nicolás de la Cruz, sobre el final.

Cuando caía el encuentro y el Xeneize sostenía la valiosa ventaja, el central fue a disputar una pelota dividida, tras un rebote en un despeje de Frank Fabra, y elevó de manera temeraria la pierna, para rechazar, lo que impactó de lleno en la cabeza del mediocampista uruguayo.

El propio capitán del cuadro boquense asumió su error incluso antes de ver la roja y, luego de la victoria, se generó una discusión por el tiempo que estaría fuera de la cancha, por la fuerte entrada, a la vez que se abrió la preocupación para el conjunto de Hugo Ibarra.

Sin embargo, hay tranquilidad para el Club de la Ribera, en un momento en el que está en alza y se asume como candidato al título de la Liga Profesional, por su lugar entre los primeros. Es que, este jueves, el Tribunal de Disciplina de la AFA comunicó que el ex Manchester United recibió sólo una fecha de suspensión.

Tal sanción para el surgido en Estudiantes de La Plata ya fue consumada el miércoles, en el juego ante Lanús, que terminó en un agónico triunfo para el elenco azul y oro. Por lo tanto, estará presente contra Huracán, un rival directo en la pelea por el trofeo, el próximo lunes, en condición de local.

La calma que le otorga la presencia de Rojo en el choque con el Globo no se da sólo por su aparición, sino también por las bajas en la última línea. Carlos Zambrano llegó a su quinta amarilla contra el Granate, mientras que Nicolás Figal, con quien compartió la zaga frente al Millonario, se retiró lesionado del reciente duelo.

Al confirmarse su disponibilidad, y de no mediar inconvenientes, el defensor, de 32 años, será titular contra los de Parque Patricios y restará conocer a su pareja en el centro de la última línea, un lugar que estará entre el juvenil Gabriel Aranda o el experimentado Facundo Roncaglia.

Foto: Marcelo Endelli/Getty Images