Rodrigo Aliendro y la mala fortuna: al igual que en el debut en River, terminó en el hospital por un golpe

·3  min de lectura
Rodrigo Aliendro es retirado del campo de juego con una lesión en la cara
Rodrigo Aliendro es retirado del campo de juego con una lesión en la cara - Créditos: @Daniel Jayo

La mala fortuna parece perseguir a Rodrigo Aliendro desde su llegada a River. Es que en dos partidos claves el destino quiso que el mediocampista llegado desde Colón terminara en el hospital. Un duro golpe en el rostro no solo lo obligó a ser reemplazado, sino que inmediatamente fue subido al carrito para ser derivado a un centro asistencial, donde se le realizaron los estudios correspondientes. De esta manera, el volante terminó muy mal el superclásico que Boca ganó por 1 a 0 con gol de Darío Benedetto.

La situación ocurrió a los 22 minutos del segundo tiempo, cuando Aliendro recibió en su campo un pase de De La Cruz. Al momento de descargar la pelota para Enzo Pérez, el mediocampista recibió una embestida de Alan Varela. Con Aliendro en el piso, el futbolista de Boca intentó volver a posicionarse para evitar el contraataque millonario, pero en el intento, involuntariamente, golpeó con su pierna el rostro del número 27 riverplatense.

La jugada siguió y Aliendro quedó en el piso. Cuando el juego se detuvo y el árbitro, Darío Herrera, fue a ver qué pasaba, el hombre de River mostraba mucho dolor y chorreaba sangre del rostro. Aliendro, que había ingresado al comienzo del segundo tiempo en lugar de Marcelo Herrera, tuvo que ser reemplazado por Palavecino. Apenas estuvo en la cancha 24 minutos. El parte médico de River: “Rodrigo Aliendro sufrió una fractura de macizo facial con hundimiento de malar y compromiso del piso de la órbita. Será intervenido quirúrgicamente en los próximos días” .

Un debut accidentado

La situación no es nueva para Rodrigo Aliendro, que la noche de su presentación con la camiseta de River vivió una situación similar. Fue en el encuentro de ida por los octavos de final de la Copa Libertadores, ante Vélez, en Liniers. Ocurrió a los 40 minutos del segundo tiempo: Aliendro saltó a cabecear una pelota en la mitad de la cancha con Mulet, y el centrocampista velezano, en su afán por ganar la posición impactó con su antebrazo en el hombre de River.

La caída de Aliendro -claramente conmovido por el golpe- fue lo peor: se desplomó y al impactar en el suelo se vio cómo se producía un latigazo en su cuello. Inmediatamente, el árbitro, Raphael Claus, hizo gestos presurosos para que ingresaran a atenderlo. El médico, Pedro Hansing, y el kinesiólogo, Jorge Bombicino, estuvieron varios minutos hasta que pudieron ponerlo de pie. Fueron momentos dramáticos, sobre todo porque al pararse, se notaba que Aliendro estaba muy conmocionado y que sus piernas no lucían estables. Por eso, el médico ordenó el cambio y fue reemplazado por Agustín Palavecino.

El gran debutante estuvo en el campo de juego menos de media hora y el susto ganó a todos. Pese a la dureza de la jugada, en ningún momento el VAR consideró que era una acción para que el árbitro revisara si correspondía tarjeta roja. Pese a que fueron varios minutos en los que el juego estuvo detenido. Se intuye que desde las imágenes entendieron que había sido un choque producto de la disputa de la pelota y no una acción malintencionada o imprudente por parte de Mulet. Claus ni siquiera le mostró amarilla al futbolista de Vélez.