Roda polo, el nuevo deporte sin caballos para captar aficionados

·5  min de lectura
Al roda polo se juega con ruedas eléctricas, tacos pequeños y una pelota de tenis, en partidos de 10 minutos.
Al roda polo se juega con ruedas eléctricas, tacos pequeños y una pelota de tenis, en partidos de 10 minutos. - Créditos: @GUADALUPE AIZAGA

Cuenta Javier Tanoira que él vio otro polo, de más velocidad y belleza que el que se suele apreciar en la actualidad. Inquieto y entusiasta, el ex polista, e hijo del recordado 10 goles Gonzalo Tanoira, nunca dejó de pensar alguna forma de que su deporte recuperara eso que lo había cautivado desde muy chico. Reflexionó, escribió, experimentó y buscó apoyo para concretar una idea que lo tiene feliz y a la expectativa de que se convierta en algo mucho más grande que lo que ya es.

Polo sobre ruedas y con una pelota de tenis. Se lo llama “roda polo” y suma adeptos tanto en la Argentina como en el exterior. Desde Sotogrande, España, una de sus paradas europeas para dictar clínicas y difundir esta flamante disciplina, Tanoira cuenta el origen de un novedoso proyecto con el que pretende acercar el polo a más gente.

Las e wheels cuestan entre 800 y 2000 dólares, pero no requieren mayor mantenimiento; los mejores jugadores son los chicos.
Las e wheels cuestan entre 800 y 2000 dólares, pero no requieren mayor mantenimiento; los mejores jugadores son los chicos. - Créditos: @GUADALUPE AIZAGA

“Sin que hubiera un culpable, los patrones entraron en escena y comenzaron a competir entre sí jugadores de muy distintos niveles, cosas que no pasan en otros deportes. Se tornó tan caro el polo, que los buenos jugadores que no tenían los medios pasaron a jugar con los malos que sí los tenían, y empezaron a formarse equipos. Y cuando hay jugadores de distintos niveles en un mismo equipo se pierde eso de que todos jueguen a lo mismo. Se volvió un juego más de bloqueo, de bajar la velocidad, y se volvió menos lindo, menos vistoso”, explica el ex polista de Triple Corona.

En pos de mejorar y hacer más atractivo su deporte, dedicó mucho tiempo a redactar un ensayo de nuevas reglas, que tuvieron cierta aceptación pero no llegaron a ser plenamente puestas en práctica. Su siguiente paso fue crear una liga profesional, All Pro Polo League, con la que intentó recuperar la velocidad, reducir el número de caballos utilizados y hacer mucho más parejo el juego y abierto a más protagonistas. Reclutó a la camada de jugadores de 16 y 17 años del momento, entre ellos, profesionales hoy consolidados en la elite: Juan Martín Zubía, Jerónimo Del Carril, Segundo Bocchino, Juan Britos. Con ellos hizo exhibiciones por el mundo durante cuatro años hasta que llegó un segundo ensayo teórico, mucho más crítico, casi una extensa catarsis personal. En la página 30 del texto proponía inventar un deporte que fuera como el polo pero sin el animal, “que hoy permite jugar sólo a los multimillonarios”.

Javier Tanoira, el ex polista de Triple Corona que impulsa esta nueva disciplina, pero que dice no haberla creado: "Los inventores fueron los chicos de 12 años", advierte.
Javier Tanoira, el ex polista de Triple Corona que impulsa esta nueva disciplina, pero que dice no haberla creado: "Los inventores fueron los chicos de 12 años", advierte. - Créditos: @GUADALUPE AIZAGA

“Al reemplazar el caballo por una máquina íbamos a hacerlo mucho más accesible”, se entusiasma en retrospectiva el ex delantero, que fue recibido por importantes empresarios tecnológicos del país. Apenas Tanoira les presentó el presupuesto estimado, que tenía en un borrador, le ofrecieron financiarle un prototipo de caballo mecánico, pero llegó el tiempo de la pandemia y la cuarentena y el proyecto se vio frenado. Por esos días llegaron a Javier varios videos de hijos de polistas que taqueaban sobre e wheels, ruedas a motor que valen entre 800 y 2000 dólares. No tardó en probarlas, y en su mente apareció la palabra “eureka”.

Inmediatamente comunicó a sus inversores que el desarrollo del prototipo iba a llevar un tiempo más largo, aproximadamente unos cinco años, y que las e wheels eran lo que se necesitaba para que este nuevo deporte saliera a la cancha. Nacía el roda polo, para el cual se está terminando de establecer formalmente su entidad rectora: la Federación de Roda Polo.

Altas velocidades, tacos doblados, disputa de pelota: el roda polo es muy divertido para quienes lo practican, por eso es exitoso entre los niños y los adolescentes.
Altas velocidades, tacos doblados, disputa de pelota: el roda polo es muy divertido para quienes lo practican, por eso es exitoso entre los niños y los adolescentes. - Créditos: @GUADALUPE AIZAGA

Las e wheels son monociclos eléctricos autoequilibrados mediante un giroscopio. Pueden desarrollar 30 kilómetros por hora como velocidad máxima. En el dominio corporal que se tenga de ellas está parte del éxito en el roda polo. Exactamente como sucede con el caballo en el polo.

La nueva modalidad fue bien recibida por la familia del polo. De hecho hubo un torneo de otoño en tres canchas del predio de la Asociación Argentina de Polo en Pilar, que constó de 120 partidos de 10 minutos cada uno. Se anotaron 135 jugadores de entre 8 y 22 años. “Quiero que quede claro que yo no inventé el roda polo. Los inventores fueron los chicos de 12 años”, valora Tanoira, feliz por la aceptación de una disciplina que sólo en la Argentina cuenta con 400 jugadores, de los cuales cuatro de cada cinco tienen menos de 15 años.

Cómo se gestó el roda polo, en la voz de Tanoira

“En los últimos meses ha prendido también en la gente más grande”, se entusiasma su impulsor, a la vez que llama a concienciar a los padres en la cuestión de la seguridad a bordo de las e wheels. “Sigue siendo un deporte de riesgo. Como acaba de nacer, la casuística es muy baja, por la poca cantidad de partidos que llevamos. En el polo ya se sabe del riesgo. No quiero que en esto nos pase un accidente feo. Ojalá no, pero puede pasar. Por eso, antes de comprarle la rueda al hijo deben saberlo”, alerta Tanoira.

Hecha la advertencia, Javier prevé el futuro a mediano y corto plazos. “Lo que sigue es conseguir espacios propios, ya que las canchas pisadas por caballos no son ideales para luego jugar sobre ruedas”, señala. Se avecinan, entonces, las canchas de roda polo, un deporte complementario que no llega para competir con el polo tradicional, sino para recuperar la diversión y la accesibilidad de otros tiempos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.