Robertson, reflejo de la igualdad entre Liverpool y Tottenham: gol, asistencia y expulsión

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Andrew Robertson pasó por todos los ánimos en Liverpool este domingo, portándose como una especie de analogía de lo que fue el frenético cotejo por Premier League frente a Tottenham Hotspur, que finalizó 2-2.

La cronología del desempeño del lateral escocés se observa en los propios sucesos que vivió en Londres: brindó una asistencia, anotó un tanto y, sobre el cierre, empañó su contribución al ver la roja por una fuerte infracción.

Pasada la media hora de partido, el defensor comenzó su aporte al ser el encargado del pase-gol para Diogo Jota. Con una buena capacidad de anticipo en un rebote, se encargó de centrar al portugués por la izquierda, cuya tanto del luso sirvió para igualar, provisoriamente, por 1-1.

En el segundo tiempo, en el lapso final, se vistió de salvador por un momento gracias su anotación de cabeza, con previa pase fuerte de Trent Alexander-Arnold. Finalmente, minutos más tarde de su conversión y posterior empate de los Spurs, golpeó con dureza a Emerson Royal y fue expulsado, después de una revisión en el VAR.

Con estos tres casilleros completos, el zurdo ocupó toda la escena y se convirtió en el primer futbolista en anotar, asistir e irse a los vestuarios por sanción en la Premier, desde 2016, cuando Aleksandar Mitrovic había protagonizado estos hechos.

Hasta la roja, a los 77 minutos, Robertson tuvo un desempeño positivo, no sólo por su aporte para el marcador final. Es que tuvo una gran incidencia, principalmente, en la faceta ofensiva. De sus 65 pases, logró una precisión del 90.8%, acompañado por dos remates, misma cantidad en ocasiones creadas y una falta recibida.

A su vez, la asistencia lo llevó a demostrar la importancia del juego por bandas y lanzamientos en dichos sectores para el cuadro de Jürgen Klopp. Tal es así que, desde su arribo a Liverpool, en la campaña 2017-18, consiguió 40 pases-gol, misma cantidad que Alexander-Arnold, y superado apenas por Kevin De Bruyne (50) y Mohamed Salah (42).

Foto: Sebastian Frej/MB Media/Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.