Roberto Ramos se ha convertido en pelotero clave de los Diablos Rojos

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 30 (EL UNIVERSAL).- Roberto Ramos tiene pinta de pelotero caro, calidad que con el bat y el guante confirma en cada juego.

A los Diablos Rojos llegó con la temporada avanzada para redondear una ofensiva en la que los mexicanos son la base, algo poco común en la Liga Mexicana de Beisbol. "Del uno al nueve estamos para dar la pelea, además con un line up muy mexicano que da orgullo", presume el jugador de 27 años.

Y no es algo extraño que Ramos responda con el madero. Hace un par de años en la liga de Corea destrozó las 108 costuras con 38 jonrones. Los 15 vuelacercas que suma con los pingos lo han convertido en un bateador clave.

" (Estoy) Contento con el desempeño que hemos tenido en las primeras dos series de playoffs y motivado porque viene lo bueno", comparte el cañonero.

Este martes en el estadio Alfredo Harp Helú el reto se llama Leones de Yucatán, novena que ha eliminado en dos series seguidas a los Diablos Rojos, algo en lo que Ramos no se detiene. "Estamos enfocados juego a juego, con la misma meta que es ganar el campeonato, trabajando duro para llegar a ese objetivo. (Yucatán) Es un rival más, pienso que con la mentalidad que tenemos hay que darlo todo, salir a ganar todos los juegos, no hay uno clave en la serie".