River vs. Boca: la defensa xeneize, un talón de Aquiles que sigue a prueba pero va dando algunas respuestas positivas

·5  min de lectura
Sergio Romero y una atajada clave para el triunfo de Boca en la cancha de Colo Colo, por la Copa Libertadores 2023
Sergio Romero y una atajada clave para el triunfo de Boca en la cancha de Colo Colo, por la Copa Libertadores 2023 - Créditos: @JONNATHAN OYARZUN/PHOTOSPORT

La Copa Libertadores no tiene que ser un espejismo para Boca. Al mirar lo propio, pero también lo ajeno. Creer que el equipo de Jorge Almirón ya ganó la solidez pretendida sólo por el contundente triunfo a Colo Colo, en Chile (2-0), es tan equivocado como pensar que a River, por los cinco goles que le hizo Fluminense en el Maracaná, se le convierte fácilmente. Sí es verdad que el conjunto xeneize se reencontró con el arco en cero en el momento ideal: es un aspecto no menor que no acostumbra a gozar y le proporciona una gran confianza de cara al superclásico del domingo. La defensa comienza a afianzarse pese a las importantes ausencias, gana orden y Sergio Romero, que aparece cuando su equipo sufre, va camino a romper una racha adversa personal.

Por momentos, al conjunto azul y oro le tocó sufrir en su visita copera al Cacique. Con los minutos empezó a acomodarse: con los retoques de Almirón, al que le gustaría que la preparación física de su plantel estuviera mucho más alineada a su idea de juego intensa, Boca lastima y se repliega para después explotar los espacios y ahondar en la herida. Así empezó a crear una fórmula en el éxito ante Racing y, al resultarle, le dio continuidad en tierras chilenas para obtener la primera valla invicta del ciclo.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio
Nicolás Figal marca a Cesar Fuentes, de Colo-Colo; el exIndependiente es uno de los puntos fuertes defensivos del equipo de Almirón
Nicolás Figal marca a Cesar Fuentes, de Colo-Colo; el exIndependiente es uno de los puntos fuertes defensivos del equipo de Almirón - Créditos: @Esteban Felix

Se insiste, es un punto importante a continuar trabajando. Tras la importante victoria lo dejó en claro el propio entrenador: “El hecho de que no nos metan goles es importante. Hace mucho que el equipo no estaba en esa condición. Genera confianza”. Ahí está el punto. Boca suele ser más propenso a recibir goles por el desorden en la última línea o la fragilidad individual de los defensores. En eso se enfoca Almirón para volver a conseguirlo en el Monumental, donde busca dar el golpe

El de este miércoles fue el tercer arco en cero de Boca en sus últimos doce encuentros. Un período que incluye el final de Hugo Ibarra como entrenador del club y el trío de partidos comandado por el interinato de Mariano Herrón.

El extécnico terminó su etapa de más de ocho meses perdiendo ante Banfield e Instituto (0-1 y 2-3, por la Liga Profesional) y ganándole a Olimpo, que también le marcó a su equipo por la Copa Argentina (2-1). El hombre que lo reemplazó provisoriamente obtuvo dos vallas invictas ante Barracas Central (3-0) y Monagas, de Venezuela (0-0), por el debut en la Libertadores, pero no pudo cerrar un arco perfecto porque Colón lo venció en su despedida (1-2).

Roncaglia, Weigandt y Advíncula festejan la victoria de Boca ante Colo Colo, en Chile, por la Copa Libertadores; mantuvieron la valla invicta
Roncaglia, Weigandt y Advíncula festejan la victoria de Boca ante Colo Colo, en Chile, por la Copa Libertadores; mantuvieron la valla invicta - Créditos: @JONNATHAN OYARZUN/PHOTOSPORT

El presente DT inició su camino con dos derrotas 0-1 ante San Lorenzo y Estudiantes; Deportivo Pereira, de Colombia, le hizo un gol en la Bombonera en aquella noche del triunfo con los dos goles agónicos; Rosario Central le marcó dos cuando igualaron en Arroyito y Racing le descontó en el último duelo que ganó por la Liga Profesional (3-1), el certamen donde más continuidad de goles en contra está padeciendo.

De todas maneras, la última línea va encontrando cierta consolidación con las apuestas de Almirón. Es que, por las ausencias (espera con los brazos abiertos a Marcos Rojo, mientras el desgarro en Bruno Valdez es importante), ya sabe que la zaga que más seguridad le brindó es la conformada por Facundo Roncaglia y Nicolás Figal. Por el lado izquierdo se la jugó –y no se equivocó- por Valentín Barco, el chico y promesa de 18 años que es constantemente elogiado por el entrenador.

Guillermo Fernandez, uno de los volantes que colabora con el retroceso con la defensa de Boca
Guillermo Fernandez, uno de los volantes que colabora con el retroceso con la defensa de Boca - Créditos: @MARTIN BERNETTI

Por su parte, el sector derecho tomó una relevancia considerable entre tantos ajustes que Almirón empleó: le quitó responsabilidad defensiva a Luis Advíncula para que empiece a ser volante/wing y armen con el lateral Marcelo Weigandt un tándem que impone firmeza conjunta, buenos relevos y ataque voraz mediante las escaladas del peruano. Un movimiento que, se dice, también tiene pensado incorporar por la otra banda: es por eso que también anhela recuperar pronto a Frank Fabra para que el Colo se ubique unos metros por delante.

El otro punto es “Chiquito” Romero, que se alegró por no recibir tantos en Chile para que el equipo llegue al superclásico consciente de que puede armar una estructura sólida. “Pude ayudar, que es mi rol. Haberme llevado el cero en el arco es muy importante ”, dijo tras el triunfo copero.

A propósito, el arquero está empezando a dar mayores seguridades tras una etapa que quedó marcada por Agustín Rossi. Está muy lejos del nivel que logró el próximo jugador de Flamengo, pero ya no se habla de su condición física y esa rodilla que debió someter a artroscopias tanto en los meses previos a arribar a Boca como en septiembre pasado, cuando iba a debutar con el buzo azul y oro.

Boca v Racing. 29-04-23
Boca v Racing. 29-04-23 - Créditos: @LA NACION/Gonzalo M. Colini

El estreno debió aguardar hasta la presente temporada. Y, además de haber sido una de las figuras ante Colo Colo, va camino a lograr algo que no logra desde hace una década: en Núñez atajará su encuentro número 17 en 2023. Hasta mediados de 2013, su carrera estaba habituada a disputar más de 30 partidos, pero luego la cantidad bajó notoriamente.

Cuando salga al campo del Monumental quedará a sólo una participación de empardar su número más alto de encuentros defendiendo el arco (a nivel clubes) en los últimos diez años. Son los 18 que atajó en la temporada 2016/2017 para Manchester United, a la vez que igualará los 17 que jugó en la 2019/2020 (también en Inglaterra) y superará los 16 de la 2021/2022 para Venezia.

Almirón identifica y avanza sobre los puntos que están en el debe. Una es la valla invicta, algo que anhela repetir rápido en el superclásico.

Las atajadas de Romero vs. Colo Colo