River se refuerza con Pablo César Solari, el veloz puntero que salió de un pueblo puntano de poco más de 1000 habitantes

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Pablo Solari, maniobrando hace poco para Colo Colo por la Copa Libertadores entre dos futuros compañeros: Martínez y Enzo Pérez
Pablo Solari, maniobrando hace poco para Colo Colo por la Copa Libertadores entre dos futuros compañeros: Martínez y Enzo Pérez - Créditos: @Felipe Molina Riquelme

Si se llama Pablo César, esos nombres tienen una resonancia especial para el hincha de River, lo remiten a Pablo César Aimar. Si el apellido es Solari, la memoria hace una parada en Santiago Solari y, los simpatizantes más veteranos, en Jorge Solari, el “Indio” que precedió a su sobrino en el club de Núñez en la década del sesenta. A River llega Pablo César Solari, un espigado y joven delantero (1,81m, 21 años), veloz, gambeteador, de zancada larga y con desborde para transitar las bandas (preferentemente por la derecha), y con menos gol que un centro-atacante.

Como Pablo César lo bautizó su padre, Víctor, fanático de River, que a otros dos de sus ocho hijos les puso Matías Jesús , hoy médico, por Almeyda, y Santiago , por el “Indiecito”. Esta familia Solari no tiene nada que ver con los Solari (Jorge, Eduardo, Santiago, Esteban y David) que establecieron una dinastía futbolística.

Solari celebra un gol ante Inter de Porto Alegre por la Copa Sudamericana
Solari celebra un gol ante Inter de Porto Alegre por la Copa Sudamericana - Créditos: @Marcelo_Hernandez

El nuevo refuerzo de River, por el que pagará 4,2 millones de dólares a Colo Colo por el 60 por ciento de su pase, nació en Arizona, un pueblo de San Luis a 350 kilómetros de la capital provincial, sobre la Ruta Provincial 55, de poco más de 1000 habitantes, con 34 cuadras, que tiene una escuela, una estación de servicio, un cajero automático y dos panaderías (una propiedad de Víctor Solari).

Cuando lo decida Marcelo Gallardo debutará en la primera división del fútbol argentino, experiencia por la que no pasó en Talleres de Córdoba, adonde se incorporó con 14 años y se fue con 19 a Colo Colo. Primero a préstamo y luego por 1,2 millón de dólares por el 80 por ciento del pase. El club cordobés, que ahora cobrará un 5 por ciento por derechos de formación, conserva un 20 por ciento, el mismo porcentaje que retiene la entidad chilena.

El gol para salvar a Colo Colo del descenso

Solari ya enfrentó a River con Colo Colo en los dos encuentros de grupo de la Copa Libertadores. De esa primera etapa clasificatoria, el puntano, tras las seis fechas disputadas, quedó primero en el ranking de gambetas, con 32, trece más que Exequiel Zeballos (Boca), el otro argentino que aparece entre los primeros cinco del escalafón. Cuando tenía ocho años viajó para una prueba en los infantiles de River.

“Estando en la escuelita de fútbol ‘Rumbo a Vélez’, en La Pampa, lo llevamos una semana a River. No quisimos dejarlo allá. Era muy niño. Después hubo un cambio de dirigencia y de coordinadores, así que de River no supimos más”, expresó hace un tiempo el padre Víctor, consultado por el diario El Mercurio de Santiago. Más tarde, con 12 años, hubo un intento en Vélez, pero no quedó. La siguiente escala fue la pensión de Talleres, donde hizo las inferiores y llegó hasta la reserva.

Con el Sub 18 de la Argentina jugó el torneo de L'Alcudia
Con el Sub 18 de la Argentina jugó el torneo de L'Alcudia - Créditos: @Instagra @pablosolari_

Al no producirse el hueco para que tuviera una oportunidad en la primera de Talleres, aceptó cruzar la cordillera. Quien fue su entrenador en la reserva de la T, Walter Lemma, como ayudante de campo del director técnico Gustavo Quinteros se lo recomendó para Colo Colo, que por lesiones se había quedado sin extremos, y además no le sobraba dinero para incorporaciones costosas. “Es la primera vez que recomiendo a un jugador. Lo hice porque a Pablo lo dirigí dos años en la reserva de Talleres”, expresó Lema, en una operación que tuvo el visto bueno de Marcelo Espina, por entonces director deportivo de Colo Colo.

De juvenil estuvo en la órbita de los seleccionados juveniles. En 2019 participó con el Sub 18 en el torneo de L’Alcudia (España), donde le hizo un gol a Mauritania en un equipo que dirigía otro Solari, Esteban, hermano de Santiago.

La transacción a Colo Colo se hizo a préstamo y no tardó en tener minutos, tampoco en convertirse en un salvador al que la hinchada colocolina le estará eternamente agradecida. En su noveno partido convirtió su primer gol, uno muy especial: el del 1-0 ante Universidad Concepción, en el partido por la Promoción que definía un descenso. En síntesis, Solari evitó que el “Cacique” bajara a segunda división por primera vez en su historia. De haber tenido una carrera más extensa en Colo Colo, muchos aventuran que podría haber entrado en la galería de los ídolos, como ocurrió con el exgoleador argentino Marcelo Barticiotto.

Con el Sub 18 le convirtió un gol a Mauritania en 2019
Con el Sub 18 le convirtió un gol a Mauritania en 2019 - Créditos: @Instagra @pablosolari_

En 71 partidos oficiales en Colo Colo convirtió 16 goles (cuatro para ganar la Copa Chile) y dio siete asistencias. En la reciente Copa Libertadores le marcó un tanto en el 2-1 a Fortaleza y otro a Inter de Porto Alegre por la Copa Sudamericana. Sus condiciones y características despertaron el interés de América de México en dos ocasiones, pero las ofertas no conformaron a Colo Colo.

Gallardo suma a un atacante de un perfil que no tiene en el plantel. De gambeta más larga que la de Esequiel Barco. “Me gusta encarar al defensor, lo hago desde chiquito”, se definió alguna vez, tan escuetamente como acostumbra hablar. Más locuaz es su padre: “De chiquito, Pablo jugaba en el único equipo del pueblo, el club social y deportivo Arizona. Acá somos poquitos, es un fútbol rural, y no hay liga, así que a los 7 años lo llevé en mi coche hasta General Pico, que queda a unos 150 kilómetros, en la provincia de al lado (La Pampa). Allá estaba la escuela ‘Rumbo a Vélez’. No me gusta hablar de mí. Pero sí, yo era N° 9. Algunas mañas le enseñé a Pablo. Después lo pusieron de extremo, aunque también jugó a veces de 5 y de 8, en el mediocampo”.

Lo más destacado de Pablo Solari

Sebastián Piat fue el ojeador que llevó a Solari a Talleres. Ya lo había acercado tiempo atrás a Vélez, que optó por fichar a Florián Monzón, el hijo de Pedro. “Pablo tiene muchos atributos para encarar, es veloz y fuerte en el uno contra uno, con gambeta corta y larga. Pero su cualidad distintiva es otra: en momentos clave, piensa, sabe manejar el estrés y la presión, algo que no todos toleran”, lo describió Piat.

Admirador del estilo de Neymar, si consigue destacarse en River, cuando se hable del crédito de Arizona, se tratará del oeste de la Argentina, no de los Estados Unidos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.