River recibió otro golpe de nocaut en un año para el olvido

River sigue sin reencontrarse con su mejor versión y esta vez lo sufrió ante Patronato , que lo eliminó de la Copa Argentina en cuartos de final. Este resultado no solo lo deja sin chance de un título, sino que además refleja la falta de respuestas de todo el año.

El Millonario tuvo buenos momentos y generó varias chances claras frente al equipo de Paraná, más allá de los goles de Bruno Zuculini y Juan Fernando Quintero. Sin embargo, pagó caros los errores defensivos y también las malas decisiones a la hora de definir.

El primer gol de los comandados por Facundo Sava llegó con Marcelo Estigarribia, quien aprovechó un resbalón de Jonatan Maidana, mientras que el segundo fue de Jonathan Herrera, cuya rapidez le alcanzó para superar una marca poco sólida en todo el partido.

River nunca pudo marcar la diferencia con su jerarquía, ni con el equipo titular y tampoco luego a través de las modificaciones. Así, le permitió a Patronato, último en la tabla de los descensos en Argentina, creérsela a tal punto que le generó a la Banda tremendos dolores de cabeza, pese a sus claras falencias.

Además de los problemas en defensa, que ya habían quedado expuestos en las últimas derrotas por Liga Profesional de Fútbol, el equipo liderado por Marcelo Gallardo está pagando caro una deuda de goles desde la salida de Julián Álvarez en el último mercado.

Si bien llegaron Lucas Beltrán y Miguel Borja para cubrir el puesto en la delantera, ninguno viene respondiendo a la altura de lo esperado. De los ocho remates al arco que registró el Millonario este miércoles, entre los dos se combinaron para generar solo uno.

La irregularidad, la poca consistencia de la defensa que nunca encontró una dupla titular, un ataque poco efectivo y el flojo rendimiento de los refuerzos aparecen como las claves para explicar el mal presente del conjunto de Núñez, que a día de hoy se ubica séptimo en el torneo local con 32 puntos, ya casi sin chances de ser campeón.

River había comenzado el año con varios objetivos, pero quedó eliminado de la Copa de la Liga Profesional en los cuartos de final, de la Copa Libertadores en octavos a manos de Vélez en una serie para el olvido y ahora también de la Copa Argentina.

Las matemáticas lo dejan con pequeñas chances en la Liga Profesional, pero el nivel lo hace pensar que el único objetivo que le resta es sumar la mayor cantidad de unidades posibles para clasificar a la próxima Libertadores.

Foto: Getty Images