River. Pablo César Solari y su increíble estadística en un puñado de partidos: hizo siete tantos con solo nueve tiros al arco

·5  min de lectura
Pablo César Solari irrumpió como refuerzo de River con una cuota de gol sorprendente
Pablo César Solari irrumpió como refuerzo de River con una cuota de gol sorprendente - Créditos: @Mauro Alfieri

“El tercero es un poeta, trae serenatas, brilla como el sol. El chico de las poesías, atentamente, tu servidor”. De un video viral de River en TikTok con la canción de Romeo Santos para presentar los nuevos refuerzos salió un apodo que llegó para quedarse entre los hinchas millonarios. Pablo César Solari es el chico de las poesías. Pero no escribe ni canta ni baila. Firma jugadas con su sello, grita goles de todos los colores y danza con la pelota para romper defensas rivales a puro desequilibrio. Con su hat-trick ante Defensa y Justicia por Copa Argentina ya alcanzó la impactante cifra de siete tantos en sus primeros ocho partidos. Convierte un gol cada 82 minutos. Llegó, jugó y golpeó. De lleno.

Como alguna vez lo hizo Lucas Alario con 22 años, Pablo Solari deslumbró a propios y extraños con 21 años en sus primeros chispazos con la camiseta de River. Firmó su contrato el 18 de julio tras una operación en la que se desembolsaron cinco millones de dólares por el 60% de su pase , debutó a los tres días en el 1-0 a Gimnasia en el Monumental y en su cuarto encuentro, frente a Newell’s, marcó sus primeros dos goles para ganar 4-1. Luego, enfiló tantos ante Central Córdoba (3-0) y Tigre (1-1) antes de marcarle por triplicado a Defensa en Chaco. Fue titular en seis de sus siete juegos. A pura velocidad y contundencia, hoy parece irremplazable por su presente: hizo siete tantos con solo nueve tiros al arco.

“Fue una noche soñada. Estoy muy contento por el grupo, dimos un gran paso. Espero que sean muchos más goles para poder ayudar al equipo. Donde me ponga Marcelo, estoy a disposición. Estoy aprendiendo, Marcelo y mis compañeros me enseñan mucho. Estoy feliz”, dijo Pablo César, llamado así por su padre Víctor, fanático de River, en honor al Payasito Aimar. ¿Y sus hermanos? Matías Jesús, por Almeyda, y Santiago, por Solari. “Uno desde este lugar tiene que guardar al hincha que lleva dentro, ser profesional… y lo manejo bastante bien para lo hincha que soy. Estoy cumpliendo un sueño y espero seguir así”, agregó el joven atacante.

Pablo César Solari viene de marcarle tres goles a Defensa y Justicia, por la Copa Argentina
Pablo César Solari viene de marcarle tres goles a Defensa y Justicia, por la Copa Argentina - Créditos: @Prensa River

Con solo siete semanas de trabajo encima, su adaptación ha sido tan rápida como sorprendente. Dentro del plantel millonario han quedado impactados con su capacidad aeróbica, sus cualidades técnicas y su facilidad para adquirir y exprimir consejos y conceptos. Desde ahí parte la base más importante para entender su irrupción: escucha y ejecuta. Aprendió del capitán Enzo Pérez cómo son las normas y la dinámica del vestuario y empezó a sacarle jugo al técnico Gallardo en cada práctica. Y la decisión del entrenador de moverlo de la banda al área, con cambio de esquema excluido, terminó siendo un éxito. Porque sus números en Colo-Colo están lejos de lo que puede ofrecer un goleador: 16 tantos y siete asistencias en 71 juegos.

“Lo que observamos es que tenía cualidades físicas y futbolísticas para jugar con nosotros. Y en el día a día uno observa que tiene alternativas y que en el juego puede darnos buenas soluciones”, explicó anteayer Gallardo, y agregó: “Asimila de buena forma conceptos con el puesto, es un chico muy bien predispuesto a aprender y es buenísimo porque se va a preparar para ser un mejor jugador de lo que es. Es muy joven y con mucho tiempo por delante. No me sorprende su nivel, sí me pone muy contento porque Solari viene evolucionando en su juego y es muy bueno para el equipo”.

Poco se conocía de Solari en el fútbol argentino hasta su irrupción en Núñez. Comenzó en Club Social y Deportivo Arizona, de su pueblo de 1000 habitantes en San Luis. Tuvo pruebas en River y Vélez en 2014, pero quedó en 2015 en Talleres. En las inferiores en Córdoba pasó de ser centrodelantero a extremo, integró la selección argentina Sub 18, en 2020 firmó su primer contrato y estuvo muy cerca de debutar: fue dos veces al banco de suplentes en la Copa de la Liga al ser promovido por el Cacique Medina. Sin lugar, pasó a Colo-Colo. Y explotó en Chile con su característica gambeta.

Los 3 goles a Defensa y Justicia

Su primer gol como profesional fue el 17 de febrero de 2021 ante Universidad de Concepción en el Estadio Fiscal de Talca. Con ese tanto, Colo-Colo ganó la promoción, se quedó en primera división y “El Pibe” empezó a conquistar a la hinchada. Luego, fue campeón en la Copa Chile y marcó un gol en la final que le ganó 2-0 a Everton y en enero de este año alzó la Supercopa Chile. Se destacó en los partidos frente a River de la Fase de Grupos de la Copa Libertadores y, tanto en Santiago como en Buenos Aires, tuvo el ojo encima del cuerpo técnico millonario. Y todas las partes se terminaron de convencer: era un jugador moldeado para el club.

Con desfachatez, velocidad, gambeta y definición, Solari empieza a escribir su propia historia en el club de sus amores. Lo que algún día soñó en su casa de Arizona hoy se transforma en realidad. Está viviendo esa película que siempre quiso protagonizar. Y aprende cada día cómo pulir y mejorar sus cualidades para potenciarse y serle funcional al equipo. Mientras Julián Álvarez se luce en Manchester City, hoy River ya disfruta de su nueva adquisición. Y el futuro parece verse un poco más claro.