River: Lucas Beltrán, el admirador de Gonzalo Higuaín y amigo de Julián Álvarez que volvió y tiene una oportunidad de lujo ante Boca

·4  min de lectura
Lucas Beltrán, el grito de gol de River, que se proyecta como titular para el próximo domingo ante Boca
Lucas Beltrán, el grito de gol de River, que se proyecta como titular para el próximo domingo ante Boca - Créditos: @LA NACION/Mauro Alfieri

Lucas Beltrán ya conoce lo que es jugar en la Bombonera. En contextos favorables y en contextos desfavorables. Y hasta sabe lo que es festejar un gol agónico ante la multitud xeneize. Pero este domingo será una cita diferente. Con otra trascendencia, otra necesidad y otro rol. Hoy está siendo el centrodelantero titular de un River que aún se está reconstruyendo en busca de su mejor versión para dejar atrás la irregularidad. Y el clásico contra Boca, por la decimoctava fecha de la Liga Profesional, será una prueba de fuego para el joven de 21 años que volvió anticipadamente de su positivo préstamo en Colón de Santa Fe y se ganó un lugar preponderante en el ataque millonario. Oportunidad de lujo para no desaprovechar.

Restan cuatro días para el cruce contra Boca y, aunque en el cuerpo técnico millonario esperarán hasta último momento una recuperación exprés y milagrosa del lesionado Pablo Solari, todo parece indicar que la estrella del momento se perderá el partido. Así, sin confirmaciones aún sobre la posible alineación, la figura de Beltrán toma un papel aún más importante. Ya sea con Esequiel Barco, Miguel Borja o Matías Suárez como posibles acompañantes en la delantera, el joven de las divisiones inferiores ha mostrado un interesante abanico de características para posicionarse como firme candidato a ser titular.

Lucas Beltrán, en uno de sus festejos de gol desde su regreso a River.
Lucas Beltrán, en uno de sus festejos de gol desde su regreso a River. - Créditos: @Mauro Alfieri / LA NACION

“Soy un delantero que hace goles y me gusta arrancar fuera del área. Pivotear, aguantar la pelota y llegar a definir desde atrás”. Así se definió alguna vez el propio Beltrán cuando todavía jugaba en las divisiones inferiores del club de Núñez. Hoy esas palabras se ven reflejadas en el campo de juego. Es un futbolista que se mueve por todo el frente de ataque, sale a buscar la pelota hacia los costados, aporta movilidad y explosión en la fase ofensiva y es el primer defensor a la hora de presionar la salida rival.

Por eso, ante la partida de la joya Julián Álvarez, el técnico Marcelo Gallardo halló en él un jugador potenciado y más maduro tras su año cedido en el Sabalero. Con otra postura y otra mentalidad. Desde su retorno ya acumula 961 minutos en 16 partidos del semestre, promediando 60′ por juego. Fue titular en 12 ocasiones, convirtió cuatro goles y aportó dos asistencias. Números muy superiores a los de su primera etapa en el club: entre 2018 y 2021 había jugado exactamente la misma cantidad de encuentros (16) pero con solo 507 minutos y apenas un gol.

Beltrán estuvo desde los siete a los catorce años en las categorías menores de Instituto de Córdoba, hasta que deslumbró a Juan José Borrelli en un partido de la novena división contra River. Así arribó a Núñez en 2016, por 1,2 millones de pesos por el 90% del pase para sumarse a la octava después de haber sido buscado por Boca, Racing, Lanús y Banfield, entre otros equipos.

Lucas Beltrán abrió el marcador para River en el último partido frente a Gimnasia, en julio pasado, por la Liga Profesional
Lucas Beltrán abrió el marcador para River en el último partido frente a Gimnasia, en julio pasado, por la Liga Profesional - Créditos: @LA NACION/Mauro Alfieri

Admirador de Gonzalo Higuaín, cercano de Paulo Dybala por lazos familiares y mejor amigo de Julián Álvarez, debutó en 2018, se lució en la reserva en 2019 y comenzó a tener más protagonismo en primera entre 2020 y 2021, hasta que emigró a Santa Fe para jugar a préstamo en Colón. Allí sumó 2.086 minutos en 39 partidos (53′ de promedio), anotó 6 goles y dejó una muy buena imagen, pese al conflicto entre las dirigencias que generó su repesca anticipada. Y uno de esos tantos fue justamente ante Boca, de visitante: el 14 de febrero de este año anotó el 1-1 agónico del Sabalero a falta de cuatro minutos en la Copa de la Liga.

Pero esa no fue su única vez en la Bombonera. Con la camiseta millonaria ya jugó dos superclásicos. El primero fue el 2 de enero de 2021, en el empate 2-2 por la Copa Maradona: fue titular, se posicionó como extremo derecho en un 4-3-3 y fue reemplazado por Matías Suárez para jugar el segundo tiempo. Y el segundo se dio el 16 de mayo del mismo año, en el 1-1 por los cuartos de final de la Copa de la Liga, en medio de aquel brote de Covid-19 que afectó al plantel millonario: a falta de 25 minutos ingresó en lugar de Jorge Carrascal.

Como delantero centro, mediapunta o hasta extremo, Gallardo tiene en Beltrán una carta que le ofrece variantes tácticas, peso en el área y un sacrificio inmenso. Uno de esos jugadores complementarios que siempre han sido cruciales para el DT. Y este domingo podría ser protagonista exclusivo de una de esas tardes que todo futbolista desea vivir.