River: el contraste de Braian Romero, un Nº 9 obligado a resurgir justo cuando Marcelo Gallardo está buscando delanteros

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Braian Romero define ante Herrera, arquero de Talleres, en Córdoba; el segundo semestre de 2021, uno de sus grandes momentos en River; hoy perdió terreno
DIEGO LIMA

Braian Romero está a horas de una oportunidad única. Quizás, en el escenario y frente al rival menos pensado. Pero la visita de River a Defensa y Justicia del domingo en la primera fecha de la Liga Profesional tendrá una misión crucial para el delantero: demostrar que está a la altura, que puede recuperar su nivel y que tiene con qué ser ese atacante que tanto se busca en Núñez. Lo hará justamente en Florencio Varela, el lugar en el que brilló y explotó a nivel nacional y continental entre 2020 y 2021 . Y siendo la única referencia ofensiva de un equipo diezmado, con ocho bajas entre la fecha FIFA y las lesiones y solo 18 convocados por todas las ausencias que le generaron un rompecabezas al entrenador Marcelo Gallardo.

El fixture de la Liga Profesional 2022: todas las fechas del próximo torneo y cuándo se jugarán los clásicos

Dentro de ese rearmado del equipo, Romero pasó a ser una ficha segura. Es que la lista que presentó ayer el técnico tiene más arqueros que delanteros. Una curiosidad que expone la necesidad de River de incorporar al menos dos jugadores para ese puesto en el actual libro de pases. En este contexto, el futbolista nacido en San Isidro, que está próximo a cumplir 31 años , es el único atacante dentro de la nómina para jugar ante el Halcón. Y su rendimiento tendrá la lupa encima mientras los dirigentes buscan y buscan alternativas en un mercado difícil y costoso.

Braian Romero convierte ante Racing, el Monumental; noviembre de 2021
Gustavo Garello


Braian Romero convierte ante Racing, el Monumental; noviembre de 2021 (Gustavo Garello/)

Para Romero será una prueba más en un áspero camino recorrido. Después de iniciarse en las inferiores de Chacarita y Tigre, dejó el fútbol por problemas familiares y la necesidad de cuidar y ayudar a su hermano más pequeño. A los 15 empezó a ayudar a su papá en una verdulería en Beccar y a los 16 años él fue papá, por lo que dejar el trabajo no era una opción. Hasta que en 2010 un amigo le consiguió una prueba en Acassuso con 18 años y todo cambió. Quedó y debutó, pero a fines de 2012, cuando militaba en la B Metropolitana, le diagnosticaron artritis reumatoidea, los médicos no le podían asegurar que pudiera volver a caminar y estuvo un año y dos meses sin poder jugar. Y volvió. Con todo. “Un milagro”, según las palabras del delantero, fiel creyente.

Ahora, el destino le pone enfrente una nueva chance en el lugar en el que siempre quiso estar. Porque Braian pasó de las tribunas del Monumental como hincha al césped como jugador. Y lo curioso es que su primer semestre fue más que prometedor. Llegó desde Defensa en julio de 2021 por 2,5 millones de dólares y firmó su contrato hasta diciembre de 2024 en una negociación oculta y exprés que sorprendió a propios y extraños. Su irrupción fue fenomenal: debutó en los octavos de final de la Copa Libertadores pasada contra Argentinos Juniors con una asistencia en el Monumental y un doblete en La Paternal para ganar la serie. En total, en sus primeros seis meses, sumó 12 goles y cinco asistencias en 1615 minutos repartidos en 26 partidos (18 de titular).

Pero, luego de una lesión muscular grado 1 en el aductor izquierdo que sufrió en el superclásico de octubre pasado, todo empezó a cambiar. Aunque volvió en buen nivel y con chispa goleadora, Gallardo comenzó a modificar el esquema por necesidad, pasó a jugar con la estrella Julián Álvarez como única referencia de ataque y el equipo funcionó cada vez mejor. Así, el número 19 comenzó a perder terreno. Y su nivel decayó notoriamente.

Zuculini, Maidana y Braian Romero en un entrenamiento de River
Zuculini, Maidana y Braian Romero en un entrenamiento de River


Zuculini, Maidana y Braian Romero en un entrenamiento de River

A lo largo del presente año, Romero sumó 507 minutos en 12 partidos en la Copa de la Liga (solo cuatro de titular), 17′ en una presentación de Copa Argentina como suplente y únicamente 23′ en tres ingresos en la Copa Libertadores. Es decir, un total de 547 minutos en 16 encuentros, totalizando un bajo promedio de 34′ por juego. Con un solo gol en el 4-0 a Gimnasia en el Monumental y una asistencia en el 5-0 contra Laferrere, por la Copa Argentina, sus números marcan a las claras que el cuerpo técnico no encontró en él las respuestas necesarias como para darle otro tipo de continuidad.

Ante la inminente partida de Álvarez y la poca regularidad de Matías Suárez por las lesiones, su nombre vuelve a los primeros planos justo cuando en Núñez se buscan atacantes: se negocia con Colón por el regreso anticipado de Lucas Beltrán, se sostiene la ilusión de contratar al colombiano Miguel Borja y se harán nuevas consultas por Valentín Castellanos y Diego Valoyes. Pero Braian, pese a los sondeos que tuvo de diferentes equipos del fútbol argentino y mexicano para salir a préstamo, no pretende enfocarse en lo que vendrá. Su objetivo más concreto está al alcance de la mano: demostrar que puede volver a pelear por un lugar en River. Luchó, trabajó y se desvivió por alcanzar su lugar actual de privilegio. Y él más que nadie buscará defenderlo a fuerza de goles.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.