River campeón. Julián Álvarez, la joya: cómo se maduró la explosión del alumno perfecto de Gallardo

·6  min de lectura
La Copa, en manos de Julián Álvarez, la figura del campeonato
LA NACION/Mauro Alfieri

Julián Álvarez es el alumno perfecto . El jugador que todos los entrenadores desean tener. Talentoso, de perfil bajo, profesional y comprometido, nunca despega los pies de la tierra. Ni siquiera cuando con tan solo 21 años es la gran aparición del fútbol argentino, goleador de la Liga Profesional con 16 tantos, integrante habitual de la selección nacional y promesa seguida de cerca por gigantes del fútbol europeo. Su brillante explosión en 2021 se condice con su crecimiento sostenido. Marcelo Gallardo lo fue trabajando a fuego lento. Lo hizo madurar con tiempo y paciencia. Su terreno se lo fue ganando de a poco a fuerza de goles, asistencias y buenos rendimientos. Y lo terminó coronando con su quinto título en el club, pero el primero como figura absoluta. El River campeón de la Liga Profesional será recordado como el River de Julián Álvarez. Para siempre.

Su gol contra Boca, visto desde atrás de la red del arco custodiado por Agustín Rossi
Su gol contra Boca, visto desde atrás de la red del arco custodiado por Agustín Rossi


Su gol contra Boca, visto desde atrás de la red del arco custodiado por Agustín Rossi

Más allá de que su primer semestre no fue tan explosivo, la Araña tuvo dos chispazos de crack que demostraron que estaba moldeado para los grandes momentos. El primero fue en la Bombonera al marcar de cabeza el 1-1 frente a Boca por los cuartos de final de la Copa de la Liga en medio del brote masivo de Covid-19; y el segundo, en el Monumental, al hacerse cargo del ataque del equipo, ser figura y marcar un golazo para ganarle 2-1 a Independiente Santa Fe por la Copa Libertadores con Enzo Pérez de arquero y sin suplentes.

En esa primera mitad de la temporada tuvo 24 partidos, fue titular 18 veces, acumuló 1527 minutos y sumó seis tantos y nueve asistencias. Es decir, participó de un gol cada 102 minutos. Números muy positivos que lo depositaron en la selección argentina para ganar la Copa América. Pero, tras la pretemporada, comenzó el furor. Hoy Álvarez lleva 17 partidos en Liga (14 de titular) con 16 festejos como goleador del torneo, aunque no todo le llegó rápido. En tres de sus primeras seis presentaciones fue al banco y acumuló 313 minutos con un solo gol en la caída 2-1 con Godoy Cruz. Gallardo lo ubicaba detrás de Federico Girotti o acompañado por Matías Suárez y/o Braian Romero. Nunca como referencia de área. Hasta que todo cambió.

Julián Álvarez salió campeón de la Copa América con Messi y todo el plantel argentino
Julián Álvarez salió campeón de la Copa América con Messi y todo el plantel argentino


Julián Álvarez salió campeón de la Copa América con Messi y todo el plantel argentino

A partir de su gol y su penal errado contra Aldosivi en el triunfo por 2-0 en el Monumental en el que integró un 4-3-3 en ataque, su fútbol cambió. Fue el puntapié inicial del boom que tuvo su clic en el partido siguiente ante Newell’s en Rosario: jugó con Romero en el área y marcó dos goles y cedió dos asistencias para ganar 4-1. Desde esos dos juegos, comenzó a ubicarse más libre dentro del área y no paró: sumó 15 goles y cinco asistencias en los últimos 11 choques. Participó de un gol cada 48 minutos. Una bestialidad total.

Marcó y asistió en el 3-1 a Central Córdoba; hizo delirar al Monumental con un doblete en el 2-1 frente a Boca; logró un hat-trick contra San Lorenzo para ganar 3-1 en casa; sumó una asistencia fundamental frente a Talleres en el vital triunfo por 2-0 en Córdoba siendo figura y poniéndose el equipo al hombro con un jugador menos desde los siete minutos; convirtió un golazo y asistió en el 3-0 a Argentinos Juniors; se despachó con un póker en el 5-0 a Patronato; y le marcó a Platense en el 1-0 en Vicente López. En esta seguidilla, únicamente contra Arsenal (1-0) y Estudiantes (1-1) no tuvo injerencia en goles.

Ya sea con un acompañante de ataque en el 4-1-3-2 o como referencia única en los esquemas 4-3-2-1 o 4-2-3-1, Álvarez se volvió imparable para los defensores rivales. Se cargó en su espalda el ataque de River y el peso le fue liviano. Su nombre empezó a retumbar en las vidrieras europeas y ya son muchos los gigantes que lo siguen: Juventus, Milan, Inter y Real Madrid lo tienen en carpeta, al igual que Bayer Leverkusen, Ajax y Aston Villa, entre otros.

Álvarez, contra huracán en el Monumental, el primero de agosto de 2021. Fue empate por 1 a 1 aquella tarde.
ALEJANDRO PAGNI


Álvarez, contra huracán en el Monumental, el primero de agosto de 2021. Fue empate por 1 a 1 aquella tarde. (ALEJANDRO PAGNI/)

A finales de julio le llegó una oferta de Estados Unidos: Orlando City ofreció 10 millones de dólares brutos, más un bono de otros dos millones por objetivos, por su ficha. No solo al club le parecía insuficiente, sino que al propio jugador no le sedujo la posibilidad de jugar en la MLS. Prefirió continuar en el club y esperar otra oportunidad. Vaya si decidió bien: en Núñez ya trabajan para renovarle el vínculo hasta diciembre de 2024, aunque se esperará hasta enero para conocer qué ofertas pueden llegar. Su cláusula de salida hoy es de 20 millones de euros netos y 25 millones a 10 días del cierre del mercado.

Para Gallardo, el cordobés es una debilidad. El DT siempre destacó su técnica, visión de juego, capacidad goleadora, fuerte mentalidad y un gran profesionalismo. Nacido en Calchín, una pequeña localidad de Córdoba de tres mil habitantes a 110 kilómetros de la capital, Álvarez estuvo muy cerca de torcer su destino a los 11 años: se probó en Real Madrid durante un mes, pero, como recién podían ficharlo a los 13, prefirió no alejarse de su familia.

Siguió con el fútbol, tuvo pruebas en Boca, Talleres y Belgrano, lo pretendió Newell’s y hasta vivió en la pensión de Argentinos Juniors, pero siempre le costó dejar a sus seres queridos. Hasta que a fines de 2015 apareció River en el camino de la Araña, que en 2016 comenzó en séptima, al año jugó en sexta y en la Reserva, y en 2018 cumplió varios sueños: fue sparring en el Mundial de Rusia, firmó contrato hasta junio de 2021 (con una cláusula de 15 millones de euros) y el 27 de octubre debutó como profesional al ingresar por Rodrigo Mora en el triunfo 1-0 sobre Aldosivi.

Julián Álvarez tiene 20 años y es delantero en River Plante. Crédito: Instagram
Julián Álvarez tiene 20 años y es delantero en River Plante. Crédito: Instagram


Julián Álvarez tiene 20 años. Es comparado con Erling Haaland. Ambos son los jugadores sub 21 que más descollaron en sus respectivas temporadas

Tras participar del Sudamericano y el Mundial Sub-20 en 2019, recibió un espaldarazo absoluto del cuerpo técnico: se quedó con la camiseta número 9. Entre ese año y 2020 fue una alternativa de recambio y el DT lo fue moldeando a su gusto en las prácticas y las pretemporadas. Álvarez se nutrió de sus compañeros: siempre destacó que, más allá de su admiración por el Kun Agüero y Luis Suárez, sus referentes eran Ignacio Scocco, Sebastián Driussi y Pity Martínez.

Así, en 2020 se lució en el Sudamericano que ganó la selección Sub-23 para clasificarse a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y comenzó a tener más protagonismo tras el parate por la pandemia. Hasta que en 2021 explotó todo su potencial para ser el delantero que es hoy: un número 9 que juega libre, rompe cualquier defensa y puede ocupar cualquier posición del frente de ataque. Por eso su nombre cotiza y su figura brilla. River salió campeón con sus goles y sus asistencias. Y su futuro en el fútbol argentino parece tener fecha de vencimiento a corto plazo. El techo de Julián quién sabe dónde está.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.