River - Boca: cómo influyó el regreso de los hinchas en las planificaciones de Marcelo Gallardo y Sebastián Battaglia para el superclásico

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·7  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
El Monumental vuelve a abrir sus puertas a los hinchas; estará cubierto en un 50 por ciento en el superclásico del Torneo 2021, solamente con hinchas de River.
Archivo

Motivación. Esa es la palabra que retumba en la intimidad del plantel y el cuerpo técnico millonario para afrontar el superclásico de esta tarde. Después de 582 días, los hinchas de River volverán al Monumental y se reencontrarán con el equipo. Pasó de todo en una intensa temporada y media tras el receso por la pandemia de Covid-19. Y hoy se producirá ese esperado reencuentro que para los jugadores es una oportunidad de lujo. Al menos así lo entiende el entrenador Marcelo Gallardo, que trabaja por estas horas para tocar la fibra más íntima de sus dirigidos con la intención de generar un golpe de efecto positivo para afrontar el cruce contra Boca por la 14ª fecha de la Liga Profesional.

El 29 de febrero de 2020 se dio el último encuentro con público en Núñez. Aquella tarde noche de verano, River igualó 1-1 con Defensa y Justicia en la anteúltima fecha de la Superliga que luego no pudo conquistar en Tucumán. Juan Martín Lucero marcó el gol para los de Florencio Varela y luego Juan Fernando Quintero igualó -de penal- el marcador para el Millonario. Aquel fue el último grito sagrado que retumbó en las cuatro tribunas del Monumental. Y este domingo termina una larga espera para los fanáticos: habrá más de 36 mil almas presentes para disfrutar del superclásico.

El afiatado River de Gallardo está en un período de más juego ofensivo que pierna fuerte en los compromisos importantes.
Mauro Alfieri


El afiatado River de Gallardo está en un período de más juego ofensivo que pierna fuerte en los compromisos importantes. (Mauro Alfieri/)

Quizás, el equipo del Muñeco tiene mucho más en juego que el de Sebastián Battaglia . Porque acarrea los últimos cuatro empates del año frente a Boca, porque sufrió dos eliminaciones consecutivas por penales en la Copa de la Liga y la Copa Argentina, porque necesita un triunfo crucial que le permita afianzarse como el gran candidato y ser único líder por unas horas y porque tendrá la localía y el público a su favor. Pero más allá de las obligaciones, para el DT la vuelta de los hinchas nunca puede ser una presión. Es un aliciente para salir con más energía.

“Lo más importante y lo que más ilusionado nos tiene a todos los que amamos el fútbol y hemos atravesado estos momentos de pandemia que nos ha alejado del espectáculo del hincha en los estadios. Eso nos pone en una situación de alegría. De poder reencontrarnos con eso nuevamente y brindarnos futbolísticamente para el espectador. Nos da una motivación distinta a los últimos partidos. Si bien uno intenta jugar con el mayor profesionalismo posible, sin público el fútbol no es lo mismo. Estamos muy ansiosos”, destacó Gallardo el viernes en conferencia de prensa.

Gallardo lleva siete años dirigiendo a River; espera que esta vez el público, de regreso tras un año y medio, sea un vehículo de aliento.
Bruna Prado


Gallardo lleva siete años dirigiendo a River; espera que esta vez el público, de regreso tras un año y medio, sea un vehículo de aliento. (Bruna Prado/)

En River hay ocho futbolistas entre los 24 concentrados que todavía no jugaron con público local desde su debut en River por la pandemia. Se trata de los juveniles Felipe Peña y Santiago Simón, del repatriado Enzo Fernández y de los refuerzos Alex Vigo, Agustín Palavecino, José Paradela, Braian Romero y Agustín Fontana. Más allá de que Fernández, Palavecino y Romero son los que tienen más chances de integrar el once titular, para todos ellos será una cita especial. Y el técnico, como en cada clásico, intenta transmitir confianza y seguridad: su pedido es que se permitan disfrutarlo.

“Jugar un superclásico es un hecho extraordinario. Haber nacido en este club y tener desde muy chico este tipo de enfrentamientos me hacen sentirlo de una manera especial. Y eso para mí es un privilegio. Hay que disfrutarlo más allá de la gran exigencia que lo que se vive y que te hace sentir el entorno. Tiene un condimento que no se vive en ningún otro partido, siempre prefería jugarlo antes que prepararlo como técnico”, destacó el DT.

Braian Romero, una de las incorporaciones más recientes de River. está rindiendo dividendos.
Mauro Alfieri


Braian Romero, una de las incorporaciones más recientes de River. está rindiendo dividendos. (Mauro Alfieri/)

Después de un año y medio, el Monumental tendrá el color y el calor en las tribunas que se había perdido. Y lejos de vivirlo como una presión, Gallardo intentará utilizarlo a su favor para sacar ese famoso plus que siempre suele aparecer en las instancias más decisivas.

Para Battaglia, una cuestión de experiencia

El de esta tarde será un superclásico diferente. O, mejor dicho, será como los de siempre. Envidia del mundo, esos que se viven con locura y pasión, pero que una pandemia -que aún persiste- un día cortó, vaciando las tribunas por más de un año y medio. Es cierto que para Boca sería un motor emocional ver a su gente en la Bombonera, pero hoy será el Monumental el que recibirá a una buena parte de la parcialidad millonaria. Y es un condimento que, lejos de intimidar, motiva al equipo de Sebastián Battaglia para silenciarlo nuevamente con el golpe de un triunfo.

No quedan dudas de que será una impresión extraña. Sin embargo, si no se pone al pánico escénico como eje en el xeneize es por la interpretación del contexto. El entrenador apelará mayoritariamente a la experiencia para el armado de su formación. Prácticamente sin ninguno de los juveniles que se destacó en este tiempo, los más grandes absorberán la presión.

Por gusto futbolístico y actualidad, Sebastián Battaglia confía en Agustín Almendra para su primer superclásico como director técnico de la primera división.
Mauro Alfieri


Por gusto futbolístico y actualidad, Sebastián Battaglia confía en Agustín Almendra para su primer superclásico como director técnico de la primera división. (Mauro Alfieri/)

Battaglia, que disputó duelos semejantes con sólo 19 años, conoce lo que puede sentir alguno de sus jóvenes. Entonces, como mucho, pondrá de titular a dos juveniles: Agustín Almendra es la fija en el medio campo por gusto, por momento y porque a sus 21 ya cruzó tres veces al máximo rival, incluida una semifinal de Copa Libertadores (2019).

Igualmente, cabe la posibilidad de que más de uno ingrese en el segundo tiempo. Ahí empieza a aparecer el rol de los referentes. Especialmente, el de Carlos Izquierdoz. “Los chicos están tranquilos. Más allá de que es otra cosa, han tenido muchos clásicos en inferiores y saben que son semanas especiales. Los estamos aconsejando en lo que se pueda”, comentó el miércoles, en conferencia de prensa.

Juan Krupoviesa y Battaglia tienen varios enfrentamientos con River como jugadores; ahora les toca organizar desde fuera a Boca.
Javier Garcia Martino


Juan Krupoviesa y Battaglia tienen varios enfrentamientos con River como jugadores; ahora les toca organizar desde fuera a Boca. (Javier Garcia Martino/)

Y tiene razón. Los que vienen de abajo saben de qué se trata. Lo ocurrido el viernes en el River Camp, en el superclásico de reserva, es un ejemplo: con una pequeña asistencia de hinchas millonarios, los dirigidos por Ibarra y Serna golearon 3-0 con golazos de Zeballos (le valió concentrarse para hoy) y Barco, dos bien vistos por el DT (también marcó Taborda).

Aunque el zaguero resaltó que no es el único que se acerca por su condición de capitán: “A los chicos les hablamos todos. Lo que uno transmite es la tranquilidad. Después vendrán los nervios, que también son buenos porque ayudan a enfocarnos”.

Luis Advíncula, Marcos Rojo, Nicolás Orsini (tendrá su debut en un River-Boca) y hasta Jorman Campuzano jugarán su primer superclásico con público. Pendiente de decidir, está la chance de Diego “Pulpo” González : su nivel no es alto, pero sus 33 años condicen con la idea de Battaglia y también jugaría su primer partido ante River con presencia en las tribunas. El caso más llamativo es el del mediocampista colombiano, que llegó a Boca a comienzos de 2019. No obstante, los cuatro clásicos que jugó fueron los disputados en 2021: toda una novedad para él.

Carlos Izquierdoz, defensor y capitán, es uno de los mejores de Boca en el Torneo 2021; Agustín Rossi se afirma como titular en el arco.
Fotobaires


Carlos Izquierdoz, defensor y capitán, es uno de los mejores de Boca en el Torneo 2021; Agustín Rossi se afirma como titular en el arco. (Fotobaires /)

Cuando se lo consultaron, Izquierdoz no dudó: “Estamos ilusionados, ya está: todos tenemos que tener un poquito de libertad como sociedad porque la pasamos feo. Por restricciones y porque muchos perdieron gente cercana. El mundo fue avanzando con respecto al fútbol. Y en nuestro país es una de las cosas más populares que tenemos. Que vuelvan cuanto antes”, deseó sin importar que sean los de River los afortunados. “Al principio nos parecía anormal jugar sin público y ahora pensamos que puede ser extraño jugar con ellos. Aunque el domingo sea en contra, el folclore es una de las cosas más lindas que tenemos. Estamos ansiosos”.

Boca se muestra fuerte para arruinar la fiesta en Núñez.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.