River - Boca: controles mínimos y un aforo desbordado, con mucho más hinchas de los 36.000 habilitados

·4  min de lectura
Los hinchas de River, otra vez presentes en el Monumental y ante un superclásico frente a Boca, pero ingresaron más de los permitidos...
Fabián Marelli

Después de 582 días, volvió el público a la cancha de River. Nada más y nada menos que ante Boca. Pero casi nada fue como se preveía desde lo organizativo. En medio de un fútbol argentino caracterizado por el desorden, el aforo en el Monumental estuvo por encima de lo permitido y los controles que debían hacerse no fueron los correctos: ante el posible desborde por la cantidad de gente que se acercó a las inmediaciones del estadio, todo se flexibilizó por las autoridades de seguridad con una alarmante naturalidad . Y las imágenes de las tribunas fueron más que elocuentes, al punto tal que la Fiscalía Especializada en Eventos Masivos, a cargo de la fiscal Celsa Ramírez, le labró un acta contravencional al club y comenzó una investigación para determinar cuánta gente asistió al evento.

Cuando el estadio se abrió a las 14 horas, el primer grueso de los socios del club pudo ingresar con calma y con el protocolo correspondiente: se debía comprobar la identidad con el carnet único habilitado y el DNI, respetar los accesos de cada tribuna y, además, presentar la declaración jurada de salud y el certificado de vacunación en la aplicación Cuidar.

Copa de la Liga profesional.
Superclásico Boca Juniors vs River Plate.
Fabián Marelli


Copa de la Liga profesional. Superclásico Boca Juniors vs River Plate. (Fabián Marelli/)

Pero los chequeos se minimizaron rápidamente: según pudo comprobar LA NACION en el lugar de los hechos, desde las 15.30, cuando empezó a concentrarse mucha más gente de la permitida, la situación se complicó. La gran mayoría ingresó únicamente con un control de temperatura, la verificación del DNI en el sistema Tribuna Segura y el carnet único de la institución apoyado en el molinete sin comprobación de identidad.

La app quedó fácilmente en un segundo plano, pero el conflicto central estuvo en que hubo problemas en los controles perimetrales con los molinetes. Por momentos, el sistema estuvo caído durante varios minutos y no se podían leer los carnets. Pero, además, el control de Utedyc y la Policía se vio desbordado ante el malón que se acercó hasta las inmediaciones para intentar pasar. Así, miles de hinchas llegaron a los molinetes con carnets que no estaban habilitados y terminaron ingresando sin permiso al aprovechar la situación.

Los hinchas de River coparon el Monumental y se fueron felices por el triunfo ante Boca
Mauro Alfieri


Los hinchas de River coparon el Monumental y se fueron felices por el triunfo ante Boca (Mauro Alfieri/)

Más allá de que todavía no hay números oficiales y se espera la investigación, se estima que el aforo de público alcanzó alrededor de un 70%. Es decir, unas 50.000 localidades en un estadio que tiene capacidad para 72.000 hinchas pero solo tenía habilitados a 36.000 socios con abono “Tu Lugar en el Monumental” , más los vitalicios y palquistas, para alcanzar un 50%. Las imágenes de los ingresos y de las tribunas fueron contundentes: hubo mucho más gente de la permitida, tal como ocurrió en diversos estadios del país a lo largo de la jornada del regreso del público.

En la institución de Núñez aseguran que la situación fue mucho más controlada. Autoridades del club le dijeron a LA NACION que se superó el número del aforo máximo previsto ya que se registraron situaciones de grandes aglomeraciones de gente que se acercó con el carnet sin tenerlo habilitado y que los encargados de los controles, junto con las fuerzas de seguridad, decidieron dejar fluir el ingreso y no reprimir. En el reporte de accesos por sector en los molinetes que firmó River y la Policía de la Ciudad se decretaron únicamente 36.787 espectadores.

Curiosamente, Guillermo Madero, Director Ejecutivo del Comité de Seguridad del Fútbol del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, publicó en su cuenta de Twitter capturas de pantalla de la cancha y escribió: “El estadio de River según sistema marca 50% de aforo y es correcto. Los hinchas tienden a juntarse por eso puede engañar alguna imagen. Cuando el estadio está al 100% solo se ven cabezas. En este caso se ven muchos espacios. No está al 70% u 80%. El Aforo se cumplió”. Pero luego borró el tuit y generó aún más confusión.

Ahora, tras labrar el acta contravencional, la fiscal Celsa Ramírez le pedirá cámaras de seguridad y conteo de molinetes y carnets habilitados a River para realizar la investigación que podría derivar desde multas hasta clausuras.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.