Los rivales entretienen pero el City de Guardiola vuelve a dominar la Premier

·3  min de lectura
Fútbol - Premier League - Chelsea v Liverpool - Stamford Bridge, Londres, Reino Unido

Por Simon Evans

MANCHESTER, INGLATERRA, 3 ene (Reuters) - El fútbol inglés ofrece un programa repleto de emociones durante la temporada festiva y, a pesar de los trastornos ocasionados por el COVID-19 y las quejas de algunos entrenadores, volvió a cumplir con creces.

Como tantas veces, la intensa concentración de partidos no sólo dio a los aficionados la oportunidad de salir de casa y dejar las sobras de las celebraciones en la nevera, sino que permitió aclarar la carrera por el título.

El Chelsea y el Liverpool protagonizaron un clásico de la Premier League el domingo, con un apasionante empate a 2 en Stamford Bridge, pero el resultado sólo sirvió al Manchester City, que ahora tiene una ventaja de 10 puntos al frente de la clasificación.

El sábado, el City se impuso al Arsenal en el Emirates (2-1), con el gol de la victoria en los últimos segundos, anotado por el centrocampista Rodri.

En muchos sentidos, esos dos partidos resumen esta carrera por el título: el City encontró la manera de ganar por undécimo partido consecutivo, mientras que sus rivales ofrecieron un espectáculo frenético, pero cedieron puntos cruciales.

La calidad de Chelsea y Liverpool es innegable. Ambos se han coronado como los mejores de Europa en los últimos tres años al ganar la Liga de Campeones, un honor que se le ha escapado al City.

Puede que ambos se adapten mejor a los retos de alto octanaje que plantea una competición con eliminatorias, y no a la larga temporada de la Premier League, que por su naturaleza premia la regularidad.

El City de Pep Guardiola, que va camino de conseguir su cuarto título de la Premier League en cinco años, practica un estilo de fútbol en el que suele controlar los partidos, desgastando a los rivales con su capacidad inigualable para mantener la posesión del balón y crear ocasiones de gol.

Han evolucionado en las últimas temporadas, pero el planteamiento fundamental del juego de Guardiola, perfeccionado en el Barcelona, no ha cambiado: el alto nivel técnico de su equipo, magníficamente dirigido, y su comprensión del planteamiento de los partidos proporcionan resultados constantes.

Los entrenadores alemanes del Liverpool y del Chelsea, Jürgen Klopp y Thomas Tuchel, prefieren en cambio un juego más enérgico, con ataques lanzados por las bandas por parte de laterales ofensivos, una presión intensa y rupturas rápidas en la transición.

Este estilo importado desde la Bundesliga es apasionante y tiene el potencial de barrer a los rivales más débiles, pero resulta algo anárquico en comparación con la disciplinada destrucción de los rivales que lleva a cabo el City.

La carrera por el título no ha terminado, pero la lucha por la clasificación para la Liga de Campeones parece la batalla más importante.

"Ese fue el mejor partido que he visto esta temporada, pero en términos de que el Liverpool gane el título, eso es lo que les va a costar. Esta temporada se han adelantado cinco veces y no han ganado el partido. Esa es la diferencia entre el Liverpool y el Man City ahora mismo", dijo el excapitán del Liverpool y ahora comentarista de Sky Sports, Jamie Carragher.

(Reporte de Simon Evans; Edición de Hugh Lawson; traducción de Flora Gómez)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.