Rivaldo, el héroe silenciado de Brasil en el título mundial de 2002, celebra sus 50 años

·4  min de lectura

Recife (Brasil), 19 abr (EFE).- Rivaldo Vítor Borba Ferreira, para muchos el héroe silenciado del último título mundial conquistado por la selección brasileña, celebra este martes su medio siglo de vida sin los festejos y el reconocimiento de sus colegas famosos.

Siempre alejado de los medios, de origen humilde, introspectivo, de pocas palabras, pero con mucho talento y temeridad dentro de la cancha, Rivaldo conquistó hinchadas por donde pasó, desde el Santa Cruz de su tierra natal hasta los encopetados Barcelona o Milán en Europa.

Su nombre no aparece en el "flash" inmediato de los brasileños cuando se les pregunta inesperadamente por el mejor jugador de la historia, por delante surgen Pelé, Zico, Ronaldinho Gaúcho, Romario o Ronaldo, pero cuando se evoca a Rivaldo viene el recuerdo del título en Corea del Sur-Japon 2002.

Veinte años después y a pesar de las intermitencias de Neymar, que divide su innegable talento con las reiteradas lesiones y su agitada vida social, Brasil no ha tenido un jugador que se enfunde la camiseta "10" heredada de Pelé y Zico y haya tenido el protagonismo, traducido en gloria, de Rivaldo.

Rivaldo nació el 19 de abril de 1972 en Paulista, un municipio playero de la región metropolitana de Recife, capital del estado de Pernambuco, y desde sus inicios ya se vaticinaba que sería un jugador de mucho talento al que había que sacarle las palabras con ganzúa, como se percibe en sus primeras entrevistas.

El exfutbolista Ramón, primer entrenador de Rivaldo en el Santa Cruz, comentó a Efe que desde las categorías menores del club el atacante "estaba determinado y enfocado en ser jugador profesional y, encima de todo, vencer en la vida para ayudar a su familia, que siempre fue muy unida".

"Yo lo ponía como ejemplo para el resto de chicos porque era dedicado, no fumaba, no bebía y daba prioridad a los entrenamientos para mejorar su técnica", comentó Ramón, quien en 1973 fue goleador de la Liga brasileña superando a Pelé (Santos) y al exAtlético de Madrid Leivinha (Palmeiras).

"Esa jugada en el Mundial de 2002, en Japón, en la que finge que va a entrar en el área y abre las piernas para dejar el balón a Ronaldo, él ya la entrenaba aquí en Recife", recordó Ramón.

Él "se convirtió en un jugador sensacional con el balón, nacionalmente con la selección y mundialmente con clubes, pero su postura más introspectiva viene de su personalidad simple, amable, que nunca dejó su origen, pero se trazó un foco en el deporte y no en la fama", dijo a Efe el periodista Édson Júnior.

El profesional de radio, que acompañó los inicios de Rivaldo en el Santa Cruz, afirmó que la "marca" de Rivaldo trascendió del mundo deportivo para "la vida ciudadana", como ejemplo para las nuevas generaciones a través de "sus acciones y vida personal intachable".

El también periodista Vinicius Calado, de la Radio CBN Recife, emisora de la cadena Globo, calificó a Rivaldo como "el mejor jugador pernambucano de toda la historia", pero admitió que en su propia tierra él no tuvo ni tiene el reconocimiento que merece.

"Ya fue el mejor jugador del Mundo por la FIFA, fue ídolo del Barcelona, jugó con la camiseta '10' de Brasil en dos mundiales y ganó uno de ellos, pero aún así no se le ha dado todo el valor que eso merece, principalmente aquí en Pernambuco", lamentó Calado.

Después de dejar el Santa Cruz, club que a pesar de ponerlo a debutar en 1991 como profesional también lo había despreciado en las categorías infantiles, Rivaldo pasó al Mogi Mirim del torneo regional de Sao Paulo y luego dio el salto al Corinthians de la capital paulista.

Pero fue el principal rival del Corinthias, el Palmeiras el que lo fichó en 1994, lo lanzó a la vitrina internacional en Sudamérica y de allí partió para Europa, donde fue ídolo en España con el Deportivo La Coruña (1996-1997) y en el Barcelona (1997-2002).

Su figuración después del Mundial de 2002 ya no fue la misma en el Milán italiano, los griegos Olimpiacos y AEK Atenas, el Bunyodkor de Uzbekistán, el Kabuspor angoleño y los brasileños Cruzeiro, Sao Paulo, Sao Caetano y Mogi Mirim, donde ejerció como presidente y jugador al mismo tiempo hasta 2015.

Waldheim García Montoya

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.