Ricky Rubio ve la luz al final del túnel un año después de su lesión

Chicago (EE.UU.), 28 dic (EFE).- El español Ricky Rubio comienza a ver la luz al final del túnel y podría volver a competir al comienzo de enero con los Cleveland Cavaliers, según informó el técnico JB Bickerstaff, en un día, este miércoles, en el que se cumple un año de la lesión de cruzado sufrida por el base.

Era el 28 de diciembre de 2021 cuando Ricky Rubio, en el tramo final del cuarto período de un partido de los Cavaliers contra lo New Orleans Pelicans, sufría una torsión de la rodilla izquierda que provocó la rotura de su ligamento cruzado.

El base de El Masnou acabó tendido al suelo y se dio cuenta inmediatamente de que se trataba de algo grave.

Los exámenes confirmaron las peores sensaciones y Rubio vio acabarse en ese momento su temporada, cuando llevaba meses jugando posiblemente el mejor baloncesto de su carrera.

Había anotado 27 puntos en el partido contra los Pelicans y el mes anterior había dejado boquiabierto al Madison Square Garden de Nueva York con un doble doble de 37 puntos y diez asistencias contra lo Knicks.

A sus 32 años, Rubio comenzó un largo proceso de recuperación, apoyado en todo momento por unos Cavaliers que quisieron evitar riesgos e ir paso a paso.

El pasado ocho de diciembre, tras una reunión con el cuerpo médico de los Cavs, Rubio recibió el visto bueno para entrenarse en los cinco contra cinco, una clara señal de que el fin del calvario se estaba acercando.

El 17 de este mes, Rubio publicó en su cuenta de Twitter el emoticono de un reloj de arena, interpretado como un guiño más hacia su regreso a la competición.

"Espero que, si todo va bien, (regrese) en algún momento a principios del próximo mes. Estamos sin duda yendo por el buen camino", afirmó el martes el técnico Bickerstaff, al ser preguntado sobre los próximos pasos para Rubio.

El español, que sueña con llegar a jugar unas Finales de la NBA, integra uno de los equipos más espectaculares en esta temporada, unos Cavaliers que son cuarto en la Conferencia Este (22-13) y que cuentan con una plantilla muy competitiva y completa.

Donovan Mitchell, llegado procedente de los Utah Jazz, no ha tardado en adaptarse al nuevo equipo y lidera a un grupo en el que brilla el talento de Darius Garland, con el que Rubio se alternaría en su regreso, y en el que Evan Mobley y Jarret Allen presumen de poderío en la pintura.

A la espera de ultimar su recuperación, Rubio ha compaginado los entrenamientos con su trabajo al servicio de la comunidad gracias a su fundación.

Lanzó recientemente un nuevo proyecto de realidad virtual para ayudar a los niños enfermos de cáncer y prepararlos para afrontar sus tratamientos.

Denominado 'I am ready' (Estoy listo), el proyecto tiene el objetivo de reducir la ansiedad y el miedo de los niños a la hora de empezar su lucha contra el cáncer.

Rubio, que perdió a su madre en 2016 a causa de un cáncer, lleva años trabajando para ayudar a los niños y a los adultos enfermos en su lucha con su 'Fundación Ricky Rubio'.

El español, de 32 años, juega en la NBA desde 2011 y llevó las camisetas de Minnesota Timberwolves, Utah Jazz, Phoenix Suns, Indiana Pacers y Cleveland Cavaliers.

(c) Agencia EFE