Ricardo Bochini es el primer sudamericano en ingresar al One Club Man y tuvo un emocionante homenaje en Athletic de Bilbao

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
El reconocimiento a Ricardo Bochini en Athletic de Bilbao, antes del inicio de un partido de Liga y con un estadio que vio sus jugadas en la pantalla
El reconocimiento a Ricardo Bochini en Athletic de Bilbao, antes del inicio de un partido de Liga y con un estadio que vio sus jugadas en la pantalla

One Club Man. Un núcleo selecto, distinto, especial. Al estilo de aquellos ámbitos exclusivos y cerrados de la Inglaterra del siglo XIX, solo que virtual, futbolero y global. Un espacio al que muy pocos pueden acceder, solo quienes han desarrollado toda su carrera con una única camiseta y, además, lo han hecho a un nivel superlativo. Hasta ahora, todos los integrantes de este club eran europeos. Desde ahora también hay un sudamericano: Ricardo Enrique Bochini.

El ídolo máximo de Independiente e ícono indiscutible del fútbol argentino se incorporó a una cofradía en la que, entre otros, están el italiano Paolo Maldini, el galés Ryan Giggs, el catalán Carles Puyol o el alemán Seep Maier. La coronación tuvo lugar en el Nuevo San Mamés, el estadio del Athletic de Bilbao, club promotor de la idea, minutos antes del encuentro de Liga ante el Valencia, y fue el punto final para un fin de semana rico en homenajes, nostalgias y emociones.

“Los jugadores tenemos que pensar que jugamos por el hincha. Ellos hacen muchos sacrificios para ir a la cancha cuando llueve torrencialmente, cuando hace frío, cuando hace calor. Yo siempre pensé en esos hinchas y por eso me quedé en Independiente durante toda mi carrera”, fue una de las tantas frases que dejó el Bocha a su paso por la capital vizcaína.

El One Club Man Award (o Woman, cuando la ganadora es una mujer), premio que se otorga a los elegidos, fue creado por la entidad vasca en 2015 para honrar a los futbolistas que cumplen con una serie de valores que, por otra parte, son lo que sostienen a una institución que se ha resistido a entrar de lleno en la comercialización absoluta de este deporte y, por ejemplo, sigue nutriéndose solo de jugadores con orígenes vascos, la mayoría de ellos surgidos de la prolífica e inagotable cantera de Lezama.

Ricardo Bochini en el homenaje de Athletic Club de Bilbao por el premio One Man Club
@AthleticClub


Ricardo Bochini en el homenaje de Athletic Club de Bilbao por el premio One Man Club (@AthleticClub/)

Lealtad a los colores y compromiso por la cultura del fútbol, pero también responsabilidad, deportividad y respeto son las condiciones que deben cumplir los nuevos “socios” del One Club. José Ángel Iribar, mítico arquero del Athletic y la selección española, es tal vez quien mejor los represente y el mayor símbolo de los “leones” de Bilbao. Con la leve renguera que le dejaron sus 19 años de trayectoria, fue el anfitrión que acompañó a Bochini -que también completó 19 años en el Rojo- hasta el centro del impecable campo de juego de San Mamés para entregarle el galardón ante el aplauso respetuoso y admirado de una afición puesta en pie.

Unos minutos antes, las pantallas del estadio se encargaron de mostrar imágenes del 10 de Independiente, varios de sus goles más importantes y de aquellas jugadas extraídas de su galera mágica. Con seguridad, los más jóvenes lo habrán visto en acción por primera vez. Los más veteranos, en cambio, quizás hasta recuerden su única visita a la vieja Catedral. Fue en 1985, en un amistoso que acabó 0 a 0 y en el cual -paradojas de la vida- Bochini sufrió una de las escasísimas expulsiones de su carrera, por doble tarjeta amarilla.

No hubo palabras durante el homenaje en el estadio, aunque sí una catarata el día anterior, cuando se pudo ver a un Bocha emocionado y agradecido: “Es el primer premio que me dan fuera de mi país, y no me lo esperaba porque hace ya muchos años que dejé de jugar. Para mí es un orgullo enorme, una de las máximas satisfacciones que me pudo dar el fútbol”, dijo el hombre nacido hace 68 años en Zárate, aunque también se ocupó de aclarar que “ninguna como el hecho de que Independiente le pusiera mi nombre a su estadio”.

Ricardo Bochini junto a Sergio Agüero, cuando Independiente celebró el Centenario del club
ALEJANDRO PAGNI


Ricardo Bochini junto a Sergio Agüero, cuando Independiente celebró el Centenario del club (ALEJANDRO PAGNI/)

Desde que llegó a Bilbao, Bochini recibió múltiples agasajos durante los cuales fue dejando conceptos interesantes sobre las diferencias que existen entre el fútbol de hace 40 o 50 años y el actual. “Veo muy difícil que hoy un jugador vaya a cumplir toda su carrera en un solo club. Puede pasar en el Athletic por ser como es, pero dudo que en muchos lados más”, concedió como guiño a la entidad vasca. Y en ese aspecto destacó el mayor sentido de pertenencia a un club que tienen quienes se criaron en él: “Llegué a Independiente con 15 años. Dormía, almorzaba y cenaba en la pensión. Conocía a todos y todos me conocían y me trataban con cariño desde mucho antes que debutara en Primera y que empezaran a conocerme los hinchas. No sé cómo se siente un jugador que cambia de club, tuve muchísimos compañeros que vinieron de otros lados y entregaron todo por Independiente, pero para mí cada título y cada derrota tuvieron siempre un sabor especial. Por eso, tantos años después de haberme retirado sigo ahí, ayudando en diferentes funciones”.

Muchos hinchas del Rojo se acercaron a Bilbao durante el fin de semana para estar cerca de su ídolo durante el homenaje. El sábado incluso convirtieron por momentos la sala de prensa de San Mamés en un pequeño trozo de la vieja Doble Visera, cantitos y revoleo de camisetas incluidos.

Una charla junto al escritor Eduardo Sacheri, quien calificó a Bochini como “la más grande de todas las leyendas”, y el periodista Jorge Barraza, autor de la biografía del ídolo Rojo, permitió recordar anécdotas, repasar la historia y recordar días y noches de gloria que parecen tan lejanos del Independiente modelo 2022. “Me duele la actual situación del club”, respondió Bochini ante una pregunta. No quiso ahondar mucho en el tema y en ese contexto pareció lo más lógico.

El Bocha vivió un fin de semana que lo devolvió a sus tiempos más felices y le demostró una vez más -por si era necesario- que su enorme legado futbolístico no solo se mantiene intacto sino que es reconocido incluso al otro lado del mundo. Desde ahora integra nada menos que el One Club Man, un sitio exclusivo, selecto, especial y reservado para quienes han sido fieles a una camiseta y a un sentimiento desde el primero al último día que jugaron en Primera. Son muy pocos, igual de grandes que ese chico de aspecto frágil que encarna todas las esencias del fútbol argentino de todos los tiempos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.