Reyes inesperados

Daniel Blumrosen Juárez

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 28 (EL UNIVERSAL).- Cuando empezó la temporada 2021 de la NFL, los Rams de Los Ángeles eran el sexto equipo favorito para adjudicarse el Super Bowl LVI, a efectuarse el 13 de febrero en el estadio SoFi.

Que el encuentro por el título de la NFL se efectuara en su casa les ayudaba en los momios, aunque no para estar por delante de los Chiefs de Kansas City, los Packers de Green Bay, los Buccaneers de Tampa Bay, los Ravens de Baltimore y los Bills de Buffalo.

En cuanto a las Ligas Mayores, los Astros de Houston iniciaron la campaña 2022 en el tercer sitio entre los favoritos para coronarse en la Serie Mundial (empatados con los Mets de Nueva York). Los Dodgers de Los Ángeles y los Blue Jays de Toronto los superaban.

Sin embargo, al igual que los Rams, demostraron que el temple a la hora cero marca la diferencia en certámenes caracterizados por la paridad.

En el juego por el título de la NFL, el receptor Cooper Kupp brilló con dos atrapadas para anotación y lideró a Los Ángeles a su segundo trofeo Vince Lombardi, al derrotar a los Bengals de Cincinnati (23-20), que lideraban luego de tres cuartos.

Los Rams fueron el segundo equipo —y en años consecutivos— que se coronó en su estadio, luego de lo hecho por los Buccaneers en 2021.

En la Serie Mundial, los Astros vinieron de atrás para imponerse a los Phillies de Filadelfia (4-2), con lo que obtuvieron su segundo campeonato.

El shortstop dominicano Jeremy Peña fue galardonado con el trofeo al Jugador Más Valioso en el Clásico de Otoño.