Los retos deportivos de Japón en 2022

·2  min de lectura

Tokio, 29 dic (EFE).- Los Juegos de invierno de Pekín, con esperanzas de medalla en saltos de esquí, patinaje artístico y snowboard, el Mundial de fútbol, donde la selección nipona se propone llega a cuartos de final, y elevar el perfil de la J-League son algunos de los retos deportivos que marcarán el devenir de Japón en el entrante 2022.

A POR MÁS OROS EN PEKÍN 2022

Los atletas y paratletas nipones tratarán en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de Pekín 2022 revalidar su actuación en Tokio, donde lograron situarse en tercera posición en oros.

Sara Takanashi (bronce en Pyeongchang 2018) podría saltar con sus esquís a por el oro, mientras que Yuto Totsuka buscaría hacerse con el podio en snowboard. En patinaje artístico, el aclamado Yuzuru Hanyu, doble campeón olímpico (Sochi 2014 y PyeongChang 2018), buscará la presea dorada también en Pekín, donde además se ha propuesto realizar por fin con éxito el primer esperado cuádruple axel en competición de la historia.

ALCANZAR CUARTOS DE FINAL EN UN MUNDIAL

Entre enero y marzo Japón debería rematar su clasificación para el Mundial de Fútbol de Qatar 2022, ya que cuenta con viento a favor: le saca un punto a Australia, que está en posición de repesca, y le restan tres partidos en los que a priori es claro favorito (dos contra China, uno como local frente a Vietnam) y solo un duelo clave en casa con Arabia Saudí.

En caso de llegar al Mundial, los "Sámurai blue" tendrían como reto alcanzar por primera vez los cuartos y mejorar así sus mejores actuaciones históricas, logradas tras caer tres veces en octavos (2002, 2010 y 2018), la última de ellas en un apoteósico partido en el que pusieron contra las cuerdas a la Bélgica de Roberto Martínez.

ELEVAR EL PERFIL DE LA J-LEAGUE

La liga japonesa de fútbol profesional encadenaba varios años al alza en cuanto a ingresos de sus clubes por derechos televisivos y a fichajes de relumbrón que elevaron su atractivo más allá del país asiático, entre ellos los de Andrés Iniesta, el "Niño" Torres o David Villa, pero la pandemia truncó esa tendencia.

En 2022, la J-League buscará volver a subir su caché pese a la constante fuga de jóvenes promesas a ligas europeas. Para ello será clave que uno de sus equipos levante de nuevo la Liga de Campeones de Asia (AFC), el trofeo de clubes más prestigioso del continente, y en el que competirán el Vissel Kobe de Iniesta y el Urawa Reds entrenado por el técnico español Ricardo Rodríguez.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.