El retiro de Javier Pinola: de tener una tribuna en Alemania a elegir con el corazón River antes que Boca, el punto final de un líder silencioso

La despedida de Javier Pinola durante el partido que River goleó a Betis por 4-0, en Mendoza; el central anunció este domingo su retiro del fútbol profesional a los 39 años
La despedida de Javier Pinola durante el partido que River goleó a Betis por 4-0, en Mendoza; el central anunció este domingo su retiro del fútbol profesional a los 39 años - Créditos: @Marcelo Aguilar

Cuando Javier Pinola regresó al fútbol argentino, en Rosario Central, marcaba el rumbo porque no sólo dejaba todo en la cancha, sino porque luego de cada partido seguía entrando. Sí, era común verlo correr alrededor del estadio donde el Canalla se presentara, una cultura que incorporó en Alemania y que trajo del Viejo Continente. El tiempo voló. El ciclo más ganador de la historia millonaria comenzó a mediados de 2014 y culminó este domingo, con el último partido dirigido por el Muñeco en el banco de River ante Betis, en Mendoza. El cierre fue perfecto, con la goleada por 4-0. Pero el encuentro también tuvo una particularidad: marcó el retiro de Pinola, que a los 39 años decidió ponerle punto final a su carrera de futbolista ¿para pasar a integrar el cuerpo técnico de Martín Demichelis? Eso todavía está por confirmarse.

“Se lo comuniqué a mi familia y compañeros y al entrenador. Hoy va a ser el último partido de mi carrera. Agradecer a todos los que me acompañaron. Son lágrimas de alegría y orgullo por la linda carrera que hice. Disfruté mucho, a mi manera, concentrándome para dar lo mejor. Hasta aquí llegué con 39 a años. Tomé la decisión en los últimos días, tenía que estar seguro, nadie influyó en mi decisión”, dijo minutos antes del partido en declaraciones a ESPN y muy emocionado.

Y agregó: “Son casi 22 años de carrera que pasan volando, por eso les digo a los chicos del plantel que disfruten de cada momento. Me voy feliz, logré más cosas de las que uno se imagina, soy un agradecido. River te demanda mucho y hay que estar a la altura. A disfrutar de este último partido, que sea con alegría. ¿Lo que viene? ya hablaremos..., hoy es el momento de disfrutar de este partido”, explicó dejando la puerta abierta a seguir vinculado con el Millonario, pero desde otro lugar.

Siempre fue un jugador pensante y ninguna decisión la tomó a las apuradas. Había llegado a River en 2017, cuando también era pretendido por Boca. De hecho, el primero que lo llamó había sido Guillermo Barros Schelotto (DT xeneize), que buscaba un central zurdo de jerarquía para reforzar al equipo. En los últimos tiempos no le tocó jugar seguido, pero igual él cumplía con el rol de equipo que le había asignado Gallardo y sin escatimar esfuerzos. ¿La decisión para elegir en su momento River antes que Boca? En parte por su corazón millonario y en parte porque quería ser dirigido por Marcelo Gallardo. “Solo mis más íntimos saben lo que yo sentía por River desde chico y que me hayan acompañado en este último tramo, en este sueño, es impagable. Me llevo el cariño de todos mis compañeros, con los que he aprendido muchísimo”, dijo este domingo.

La salida de Pinola

Ganó ocho títulos con River: Copa Argentina 2017, Supercopa Argentina 2017, Libertadores 2018, Recopa 2019, Copa Argentina 2019, Supercopa Argentina 2019, la Liga Profesional 2021 y el Trofeo de Campeones 2021.

Desde el juego, acaparó la atención de Gallardo por ser tiempista para defender mano a mano, por su buena técnica para romper líneas con un pase filtrado (como en un gol de Pity Martínez a Banfield) y su versatilidad para jugar también como lateral izquierdo. El juego aéreo siempre fue una virtud que potenció, para atacar y defender. Su personalidad iba al ritmo de cada intervención.

River campeón de la Libertadores 2018 en Madrid, el resultado final
Pinola, en la foto del River campeón de la Libertadores 2018 en Madrid - Créditos: @AFP

Para Gallardo, los referentes siempre fueron un grupo de indispensables, aunque no siempre jugaban. Es más: hasta no integraban el banco de suplentes. Le ocurrió a Pinola, por ejemplo, más allá de las lesiones. Allí fue cuando Gallardo decía hace unas semanas: “Comprometerse con el equipo cuando no se juega es lo más difícil. Mantener esa calidad humana en beneficio del equipo habla muy bien de ellos y eso es para destacar. Lo más difícil en el fútbol es gestionar los egos de los futbolistas y sin embargo nosotros nos hemos sostenido con un mensaje muy claro y con una calidad humana muy marcada en eso de competir, competir y competir”. Y eso que Pinola jugó apenas 12 partidos durante 2022 . Y en 2021 también había tenido contratiempos, como la fractura en el brazo derecho que lo alejó por dos meses de las canchas. Pero siempre miró para adelante y pensó en positivo, sin descansar en los 8 títulos ganados en el Monumental.

Javier Pinola anunció este domingo su retiro del fútbol profesional a los 39 años
Javier Pinola anunció este domingo su retiro del fútbol profesional a los 39 años - Créditos: @Mauro Alfieri

El 28 de febrero de 2021, contra Platense en Vicente López, había sufrido una durísima caída que le produjo una fractura en el antebrazo derecho. Debido a eso, el 2 de marzo fue operado por el médico Pedro Hansing y no pudo volver a jugar en el semestre. El 7 de julio el defensor central había renovado su contrato hasta el 31 de diciembre de 2021.

Cuando todo parecía encaminarse, solo pudo jugar dos partidos: fue titular en la caída 2-1 contra Colón –en el debut del torneo en el Monumental– y también en la derrota 2-1 con Godoy Cruz en Mendoza, la noche de la lesión. Aquel 9 de agosto sufrió una fractura en extremo distal del cúbito derecho sin desplazamiento y hasta el 28 de septiembre quedó con la zona inmovilizada, sin el uso de un yeso. Pero otra vez volvió.

Javier Pinola, siempre uno de los primeros a la hora de entrenar, al frente del pelotón del plantel
Javier Pinola, siempre uno de los primeros a la hora de entrenar, al frente del pelotón del plantel - Créditos: @prensa River

“Encuentro motivación en el fútbol porque me apasiona y me gusta. Me encanta compartir este desafío y esta aventura de competir con compañeros y amigos. Tengo ganas de ir por más logros, de seguir ayudando a los más jóvenes en este camino”, reconoció por aquellos días Pinola. “Después de la lesión contra Platense nunca se me pasó por la cabeza retirarme. Al contrario, era un lindo desafío personal: recuperarme y volver a ayudar a mis compañeros. Uno no puede renunciar y terminar su carrera de esa forma. Después de 20 años hay que saber retirarse a tiempo pero no así nomás, sino darle un lindo cierre. Por eso no me pongo plazos, aunque me preparo para el futuro”, decía.

Maidana y Pinola conformaron una pareja más que confiable en la historia millonaria, alcanzando su punto máximo en la final ganada ante Boca en Madrid, por la Copa Libertadores 2018. Pinola siempre tuvo visión de DT, le gustaba analizar los partidos después de jugarlos, sus niveles pero en el contexto del equipo, las decisiones que iban tomando sus entrenadores. En Nüremberg también era fuente de consulta permanente para Michael Oenning en 2008. Con Chacho Coudet también tiraban paredes sobre esquemas y búsquedas futbolísticas.

Cuando Leonardo Ponzio se retiró de la actividad profesional y salió del grupo de WhatsApp que integraba junto con el plantel de River, le delegó la administración del mismo a Javier Pinola. Eso fue en diciembre de 2021, cuando el grupo ganador formado por Marcelo Gallardo se preparaba para lo que sería la última transición. Ocurrirá un nuevo pase de responsabilidades en el grupo del plantel: ¿Enzo Pérez? ¿Maidana? ¿Armani? Lo cierto es que, más allá de la despedida de Gallardo, con Pinola se retira un futbolista que siempre intentó predicar con el ejemplo y que deja un legado no sólo desde sus rendimientos deportivos y los títulos ganados, sino también en su rol puertas para adentro del vestuario , en lo que pudo aconsejarle a cada juvenil que compartió un entrenamiento.

En marzo pasado, luego del triunfo de Boca ante River en el Monumental por 1-0, Pinola se cruzó por la calle con un hincha xeneize. “Recién mi hermano más chico que es discapacitado, se cruzó a Pinola por San Isidro y le dijo, te ganamos. Javier sonrió y le dijo felicitaciones pibe, a veces toca perder y le dio una palmada en la espalda. A partir de ahora, Pinola me cae mil puntos, tipazo”, escribió Julio Cronopiano en su cuenta de twitter por entonces, referencia publicada por La Página Millonaria. Saber perder (y de un futbolista que tuvo varias alegrías), otro gesto que tuvo como profesional.

Jugó en seis equipos . Surgió de Chacarita, siguió en Atlético de Madrid, Racing, Nuremberg y Rosario Central antes de desembarcar en River. Se hizo de abajo y siempre buscó progresar. Debutó en la selección argentina en un encuentro amistoso, el 5/6/2007, en el Camp Nou, ante Argelia, con un triunfo por 4-3.

Javier Pinola fue reconocido en Nuremberg cuando cumplió 400 juegos
Javier Pinola fue reconocido en Nuremberg cuando cumplió 400 juegos

No es sencillo mantenerse diez años en el fútbol alemán si un futbolista no es profesional. Javier Pinola dejó una marca en Nüremberg de Alemania. Fue uno de los grandes referentes, a tal punto que en 2015, en reconocimiento a su trayectoria, una tribuna del Grundig Stadion, estadio del club, lleva su nombre. El evento se hizo en la previa del cotejo que Nüremberg jugó contra Hertha Berlín por la Copa de Alemania. El entonces zaguero de Rosario Central tenía 32 años, jugó en Nüremberg entre 2005 y 2015, participó en 416 partidos -incluidos cotejos amistosos- y convirtió 22 goles.

Pinola había llegado a la institución germana procedente de Racing y contribuyó para que el equipo ganara en 2007 una Copa y lograra en 2009 el ascenso a la Bundesliga. Todo se dio, además, ya que el estatuto del FC Nüremberg establece que un jugador puede tener su lugar en el estadio siempre y cuando haya actuado en un mínimo de 400 partidos. Una de las tantas huellas que dejó Pinola en su carrera.

Javier Pinola ante Luca Langoni, en uno de los últimos cruces entre River y Boca
Javier Pinola ante Luca Langoni, en uno de los últimos cruces entre River y Boca - Créditos: @Anibal Greco