Se retiró Shingo Kunieda, el mejor tenista en silla de ruedas de la historia, ganador de 50 Grand Slams y máxima inspiración de Gusti Fernández

El cordobés Gustavo Fernández y el japonés Shingo Kunieda celebrando el título de dobles en Wimbledon 2022; el asiático anunció su retiro
El cordobés Gustavo Fernández y el japonés Shingo Kunieda celebrando el título de dobles en Wimbledon 2022; el asiático anunció su retiro - Créditos: @Shaun Botterill

El japonés Shingo Kunieda, el jugador que revolucionó el tenis en silla de ruedas , invicto durante casi tres temporadas, con 50 títulos de Grand Slam ganados (28 de ellos en singles) y cuatro medallas doradas paralímpicas, anunció su retiro profesional, a los 38 años. Con escasa movilidad en el tren inferior desde los nueve años por un tumor espinal (se puede parar, pero no caminar), el asiático fue el atleta que modificó el tenis adaptado por completo , el que lo volvió mucho más potente, estratégico y atractivo hasta posicionarlo en el altísimo nivel que tiene en el presente.

Rompen barreras. Los tres cuartofinalistas inesperados que amenazan a los favoritos en el Australian Open

“Fue un placer, un honor y un privilegio verte de chico, aprender de vos, la enorme cantidad de batallas en contra y los lindos momentos compartidos en dobles. El mejor y más influyente tenista en silla de ruedas de todos los tiempos, sin lugar a dudas. Nos marcaste el camino de cómo este deporte llegaría adonde llegó. Lo mejor en lo que venga, amigo mío, la familia Fernández les desea toda la felicidad del mundo a vos y tu familia. Espero que el camino nos cruce para seguir compartiendo momentos fuera del tenis. Buena vida GOAT”, fue la despedida que le escribió el argentino Gustavo Fernández , actual número 3 del mundo en tenis adaptado, a Kunieda. El cordobés de Río Tercero siempre se inspiró en el deportista asiático, forjaron un muy buen vínculo y fueron compañeros de dobles en numerosos certámenes (de hecho, juntos ganaron Roland Garros 2019 y Wimbledon 2022).

El japonés Shingo Kunieda, el mejor tenista adaptado de la historia, se retiró a los 38 años
El japonés Shingo Kunieda, el mejor tenista adaptado de la historia, se retiró a los 38 años - Créditos: @Moto Yoshimura

Kunieda, apodado como el “Roger Federer del tenis adaptado” , se retira estando en la cima del ranking mundial (el británico Alfie Hewett es el número 2 y, el Lobito Fernández, el 3°). Ya evaluaba esta posibilidad desde hacía tiempo, pero terminó de decidirlo luego de ganar el único título grande que no poseía en su impresionante vitrina: el trofeo individual de Wimbledon, que logró en 2022 al vencer a Hewett en la final y que lo encumbró como el único en completar el Golden Slam. Paralizado por un tumor en la columna antes de los diez años, Kunieda jugó al tenis en silla de ruedas (su madre descubrió un centro de entrenamiento en Kashiwa, a 30 minutos de su casa en Chiba) y al básquetbol antes de inclinarse definitivamente por las raquetas. Sus logros superaron todo lo conocido.

De leyenda a leyenda:

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Shingo hizo su debut en el tour a los 17 años, en 2001, ganando el primero de sus 117 títulos en singles en el cuadro principal de la Copa Kanagawa. Uno de los primeros éxitos de su carrera más notables se produjo dos años después, cuando ayudó a Japón a ganar el primero de los tres títulos masculinos que ostenta en la Copa Mundial por Equipos, mientras que en 2004 se asoció en el court con su compatriota Satoshi Saida para obtener la medalla dorada en dobles en los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004. Kunieda, tiempo después, se convertiría en el único jugador de tenis en silla de ruedas en conseguir una medalla en cinco eventos de tenis paralímpicos consecutivos. Una locura.

El asiático, que alcanzó por primera vez el número uno del mundo en 2006, al ganar el US Open, logró una enorme popularidad en su país. Es más: es uno de los embajadores globales de Uniqlo, el gigante textil japonés que en 2018 provocó un cimbronazo en el mercado del tenis y los negocios deportivos al contratar a Federer (el suizo no renovó el contrato que tenía con Nike desde sus inicios).

Wimbledon ‘22, el último título grande de Kunieda:

“Antes de Shingo se jugaba un tenis con menor intensidad, con muchos errores no forzados e inconsistencia. Él modificó la técnica, hizo que se jugara más rápido, más fuerte y más sólido, con técnica. Tengo diez años menos que él y tuvimos que jugar mejor para tratar de ganarle. Antes se jugaba con globos, parecía un tenis de exhibición. El mejor tenista no es el que le pega más fuerte, sino el que se la banca más. Él vio más allá, se animó a pensar que el tenis de silla de ruedas se podía jugar como los parados. Lo idolatré desde chico, siempre fue el referente máximo, me proyectaba en él”, describió Gusti Fernández en su biografía “Hambre de Lobo” (Ediciones B; 2018).

Entre 2012 y 2015, Kunieda venció a Gusti Fernández (29 años) en dieciséis de los diecisiete enfrentamientos entre ambos. Fue en las semifinales de Roland Garros 2016 cuando Gustavo sintió, de una vez por todas, que había alcanzado el nivel para, al menos, luchar mano a mano con el japonés. La victoria por 6-3 y 6-2 quedaría marcada a fuego durante la campaña del primer título individual de Grand Slam del argentino. Tanto tiempo venerándolo y finalmente, allí en París, llegó el momento de “bajar el póster del ídolo”, como se suele decir cuando un joven le gana a su referente.

Gusti Fernández y Shingo Kunieda jugando juntos el torneo de Roland Garros; el japonés fue el mejor tenista adaptado de todos los tiempos
Gusti Fernández y Shingo Kunieda jugando juntos el torneo de Roland Garros; el japonés fue el mejor tenista adaptado de todos los tiempos - Créditos: @Ryan Pierse

La pandemia de Covid-19 en 2020 marcó una etapa sin acción en el tenis profesional y el aplazamiento, por ejemplo, de los Juegos de Tokio, frustró a Kunieda, que era una de las banderas de la competencia. Sin embargo logró recuperar el enfoque para volver a jugar y lograr los últimos trofeos que tenía pendiente. Hoy, da un paso al costado e interrumpe una carrera tenística cinematográfica. Deja un legado extraordinario y récords en los libros que difícilmente se puedan igualar.