Un reporte independiente encuentra manipulación en la competencia de boxeo de los Juegos de Río 2016

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: El medallista de plata Vassiliy Levit de Kazajistán estrecha la mano del medallista de oro Evgeny Tishchenko de Rusia.

Por Rohith Nair

30 sep (Reuters) - La competencia de boxeo de los Juegos Olímpicos de Río 2016 se vio afectada por un sistema de manipulación, dijo el jueves Richard McLaren, el jefe de la investigación independiente encargada por la AIBA, la entidad que rige el pugilismo en el mundo.

McLaren reportó que la primera de las tres etapas de la investigación analizó el arbitraje y los resultados de las peleas en Río, donde las decisiones controvertidas fueron noticia recurrente.

"La semilla de esto se sembró años antes, desde al menos los Juegos Olímpicos del siglo XXI hasta los eventos de 2011 y Londres 2012", dijo McLaren en una rueda de prensa en Lausana.

"Las competencias de clasificación fueron el ensayo para la corrupción y manipulación de los combates en Río (...) En las eliminatorias olímpicas, la metodología de manipulación se ajustó en previsión de su uso en Río".

McLaren sostuvo que no podía comentar sobre si los resultados de los combates manipulados serían anulados. "La información que tenemos será entregada a la federación de boxeo", agregó.

El informe dijo que un estudio exhaustivo sugirió que al menos nueve combates eran sospechosos, mientras que dos peleas provocaron que el sistema "colapsara públicamente".

Estos incluyen la pelea por la medalla de oro de peso pesado entre el ruso Evgeny Tischenko de Rusia y el kazajo Vassily Levit; y los cuartos de final de peso gallo entre el irlandés Michael Conlon y el medallista de bronce ruso Vladimir Nikitin.

Tischenko ganó la medalla de oro por decisión unánime en medio de un abucheo de la multitud ya que parecía que Levit había conectado más golpes.

Conlan, quien era el campeón mundial reinante, perdió en una controvertida decisión dividida ante Vladimir Nikitin, lo que llevó al irlandés a lanzar una perorata cargada de improperios en vivo en la televisión tras la derrota.

En ese momento, la AIBA revisó las decisiones en más de 200 combates y retiró a jueces y árbitros de los Juegos tras las quejas de algunos boxeadores de que sus combates habían sido "robados".

McLaren dijo que el entonces presidente de la AIBA, Wu Ching-kuo, "es el máximo responsable de las fallas en el arbitraje de Río y los eventos de clasificación". Wu, que había estado al frente de la AIBA durante 11 años, fue suspendido antes de que finalmente dimitiera en 2017.

El informe también dijo que el presidente de la AIBA "evitó discutir lo que aparentemente sabía que era una conducta inapropiada" en sus informes al Comité Olímpico Internacional (COI).

McLaren agregó: "Los combates fueron manipulados por dinero, para beneficio propio de la AIBA o para agradecer a las federaciones nacionales y sus comités olímpicos y, en ocasiones, a los anfitriones de competencias por su apoyo financiero y respaldo político".

El COI dijo que "estudiaría cuidadosamente" los hallazgos de McLaren antes de decidir las consecuencias.

(Reporte de Rohith Nair en Bengaluru; reporte adicional de Karolos Grohmann. Editado en español por Javier Leira)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.