La relación entre Scaloni y Messi: un vínculo que nació hace 16 años y se afianzó en la Copa América

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

En el momento en que la AFA decidió que Lionel Scaloni dejaría de ser el técnico interino de la Selección para transformarse en el entrenador oficial, muchos argentinos desconfiaron de esta determinación. Sin embargo, desde el plantel hubo banca desde el primer momento, principalmente impulsada por su máximo referente: Lionel Messi.

Si bien sorprendió a muchos que Messi se haya mostrado tan conforme con la continuidad de Scaloni y su cuerpo técnico allá por 2019, en el análisis profundo no resulta algo extraño que el actual capitán valore a aquellos referentes de la Selección Argentina que lo guiaron cuando apenas era un juvenil.

El primer encuentro entre Scaloni y Messi se dio en una fecha muy importante para el 10: su debut con la Mayor. Aquel 17 de agosto de 2005, el por entonces jugador del Barcelona compartió vestuario con Scaloni y entre todos los jugadores trataron de darle confianza y comodidad para que despliegue todo su juego. Acciones de las cuales participaba el hoy DT de la Selección con los jóvenes.

Si bien aquel partido no guarda un grato recuerdo para Messi, en los registros fílmicos puede observarse que quien lo defiende y más le protesta al árbitro tras la expulsión frente a Hungría es nada más y nada menos que Lionel Scaloni. Ya tenía esa idea protectora sobre la figura de quien sería el máximo goleador de la Selección con los años.

Ese 2005 tuvo más de un encuentro para que Messi y Scaloni se sigan conociendo, ya que en diciembre, más precisamente el día 23, se volvieron a encontrar para jugar un partido a beneficio en el cual compartieron el mismo equipo. Aquel día es recordado por las figuras que pisaron el césped además de los ya mencionados: Aimar, Román, Riquelme, Sorín, Gallardo, Verón, Simeone y Diego Armando Maradona, nada menos.

Foto: Captura
Foto: Captura

La buena onda entre Messi y Scaloni terminaría de formar una relación fluida en el Mundial 2006. Aquel grupo comandado por José Pekerman era muy unido y, según contó Sorín años más tarde, "todos daban la vida por su compañero". Un grupo integrado por Scaloni, Ayala y Pablito Aimar (todos integrantes del CT actualmente) que supo acobijar a un todavía muy joven Messi.

Durante el Mundial, Messi y Scaloni solo compartieron cancha los últimos minutos del triunfo ante México en los octavos de final. Para este encuentro, el actual DT fue titular, mientras que Leo jugó los últimos cinco.

Lejos de la Selección, se reencontraron varias veces en los enfrentamientos entre Racing de Santander con Barcelona (temporada 2006/07) y el equipo culé ante Mallorca entre el 2008 y el 2009. En estos partidos, Scaloni no perdía oportunidad de charlar con Messi y ver cómo seguía la vida del 10.

Pasaron los años y tras el paso de Scaloni por el fútbol italiano, se convertiría en uno de los colaboradores de Jorge Sampaoli en Sevilla para luego desembarcar en la Selección Argentina que clasificó al Mundial, donde fue eliminada por Francia. En este lapso, el actual DT solía hacer de "mediador" tras las discusiones de seleccionador y el plantel.

Foto: Twitter @Selección
Foto: Twitter @Selección

Fue en este tiempo cuando Messi y varios jugadores de la Selección comenzaron a respetar al Scaloni formador y entrenador. La facilidad de manejar el vestuario, la apertura al diálogo y la decisión en sus métodos fueron claves para que el plantel tenga confianza en el DT.

El circulo de esta relación terminaría de cerrarse en la Copa América 2021, con la consagración en tierra brasileña. Aquella gloriosa noche en el Maracaná los encontró en un emotivo abrazo que demuestra mucho más que cualquier palabra de afecto. Dos lideres desahogandose después de tanto sufrimiento con la celeste y blanca.

Como bien dijo el entrenador hace unos días: "Con Messi nos entendemos perfecto porque él quiere jugar y yo quiero que juegue". Una sinceridad que da confianza en el capitán para estar tranquilo, pero sabiendo que también hay un plan sin él.

Es indispensable, sí, pero a su vez sabe que no puede hacer todo, y esta vez tiene a un compañero como director para poder decírselo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.