El regreso de Del Potro: la chance de que vuelva a jugar en el país en 2022

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
El tenista Juan Martín del Potro en el ATP de Buenos Aires de 2006, su única participación oficial en el torneo durante su carrera.
El tenista Juan Martín del Potro en el ATP de Buenos Aires de 2006, su única participación oficial en el torneo durante su carrera.

La presencia de Juan Martín del Potro en el centro nacional de tenis Billie Jean King, el martes pasado durante el US Open, fue un torbellino. El tandilense, que compitió por última vez en junio de 2019 y desde entonces se sometió a cuatro cirugías de rodilla derecha, se encuentra en una etapa mucho más auspiciosa de su rehabilitación. En Flushing Meadows se reencontró con viejos compañeros de ruta y con el público neoyorquino, participó de compromisos comerciales, peloteó con John McEnroe y reconoció que está ante el “partido más difícil” de su vida. Sin embargo, lejos de perder el optimismo se animó a proyectar la próxima temporada y sorprendió aventurando que podría hacer una gira en torneos sobre polvo de ladrillo “cerca de casa”, opción que sólo tomó en 2006, en sus primeros pasos en el profesionalismo.

El pensamiento en voz alta de Del Potro provocó una reacción inmediata en las redes sociales. Tampoco pasó inadvertido para los organizadores y los propietarios de los ATP de Córdoba, Buenos Aires y Río de Janeiro, que todavía no tienen fecha confirmada para 2022 porque la ubicación final dependerá de la gira australiana (el país continúa con severas restricciones sanitarias). De todos modos, las fechas habituales de los tres torneos sudamericanos son en febrero. El ATP 250 de Delray Beach (superficie dura), certamen estadounidense elegido por Del Potro durante varios de sus regresos, está anunciado para el 11 de febrero del año próximo y ya comenzó la venta de las entradas.

La última aparición de Del Potro como jugador en la Davis, en 2012, ante los checos
La última aparición de Del Potro como jugador en la Davis, en 2012, ante los checos


La última aparición oficial de Del Potro como jugador fue en la Copa Davis, en septiembre de 2012, ante la República Checa, en Parque Roca.

“Nos encantaría que jugara en Córdoba. Sería un sueño. Dependerá de mil factores y se tendrán que alinear los planetas, claro, pero estamos a disposición. Esta es su casa. No tuvimos conversaciones con él ni con su entorno. Nos enteramos de su deseo por la prensa. Intentaré hablar”, le expresó Mariano Ink, director del Córdoba Open, a LA NACION. El certamen cordobés, que ya tuvo tres ediciones, es propiedad de Octagon y de Torneos. Esta última compañía ya tuvo vínculo con Del Potro, organizando dos partidos de exhibición con el español David Ferrer: en Tortuguitas y en Mar del Plata, en diciembre de 2016, tras la conquista de la Copa Davis. Inclusive, el propio Ink fue el director de los dos partidos.

Juan Martín del Potro y John McEnroe en el US Open, el martes pasado: pelotearon en uno de los courts de práctica.
Juan Martín del Potro y John McEnroe en el US Open, el martes pasado: pelotearon en uno de los courts de práctica.


Juan Martín del Potro y John McEnroe en el US Open, el martes pasado: pelotearon en uno de los courts de práctica.

“Recuerdo que durante el US Open de 2018, cuando el Board aprobó la realización de Córdoba, Juan Martín también estuvo en el torneo [NdR: llegó a la final], lo vi, le contamos lo que habíamos logrado y se alegró, aunque en ese momento seguía con la idea de competir sólo en cancha dura y traerlo no era una posibilidad”, rememoró Ink. En la edición de febrero pasado, por las limitaciones sanitarias debido a la pandemia, el estadio central del complejo Mario Kempes tuvo un aforo reducido de 500 espectadores por día. En 2019 y 2020, el estadio estuvo armado con 4700 butacas, aunque en el caso de que hiciera falta por una eventual presencia de Del Potro, se podría ampliar con tubulares.

Del Potro jugó oficialmente en la Argentina en cinco series de la Copa Davis. Por el ATP de Buenos Aires lo hizo, únicamente, en 2006. En aquella temporada, el argentino logró su primera victoria en el ATP Tour: por la primera rueda de Viña del Mar, por 6-2 y 6-2 ante el español Albert Portas. A los pocos días, el torneo porteño le entregó una invitación y el tandilense (tenía 17 años y era 155° del ranking) la aprovechó, dejando una buena imagen en su debut: perdió en la 1ª rueda ante el español Juan Carlos Ferrero por 6-2, 4-6 y 6-4.

Febrero de 2006, en el court central del BALTC, Del Potro jugó por primera y única vez el main draw del ATP de Buenos Aires: cayó con el español Juan Carlos Ferrero.
Febrero de 2006, en el court central del BALTC, Del Potro jugó por primera y única vez el main draw del ATP de Buenos Aires: cayó con el español Juan Carlos Ferrero.


Febrero de 2006, en el court central del BALTC, Del Potro jugó por primera y única vez el main draw del ATP de Buenos Aires: cayó con el español Juan Carlos Ferrero.

“Del Potro dio batalla ante un adversario con más de 450 partidos en el circuito mayor, con 11 títulos, uno en Roland Garros 2002, que fue N° 1 del mundo y que ahora está 18° (…) Exhibió algunas de sus virtudes -un muy buen revés de dos manos, un drive pesado- y algunos pecados de juventud -decisiones apresuradas. Ferrero, cuando tuvo que pisar el acelerador, no dudó. Como en el 4-4 del tercer set, cuando desequilibró a Del Potro con dos impecables devoluciones y encontró el break necesario para definir luego”, publicó LA NACION sobre aquella presentación oficial de Del Potro (era entrenado por Marcelo “Negro” Gómez y Pablo Fuente) en el court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club.

Desde entonces, Del Potro nunca regresó al ATP de mayor tradición del país. Ni en los tiempos del puertorriqueño Miguel Nido como propietario, ni con el cambio de dueño, desde 2017 (la compañía Tennium). Su elección por los torneos sobre superficie dura en esa misma época del año, sus amplias diferencias con Martín Jaite (director del torneo) y las lesiones lo alejaron de esa posibilidad, años tras año. Pero ahora fue el propio Del Potro quien abrió la puerta. Una superficie más amigable para su maltrecha rodilla (polvo de ladrillo en lugar de cemento) y la chance de que se recupere -y pese a ello- esté ante los últimos tiempos de su carrera, evidentemente modificaron el escenario del ganador del ex número 3 del mundo. “En Argentina jugué muy, muy poco (…) Hay alternativas que tocan el lado emocional y voy a ir por ahí”, expresó Del Potro, en Nueva York, en ESPN.

El tenista Juan Martín del Potro en el ATP de Buenos Aires de 2006, su única participación oficial en el torneo durante su carrera.
El tenista Juan Martín del Potro en el ATP de Buenos Aires de 2006, su única participación oficial en el torneo durante su carrera.


El tenista Juan Martín del Potro en el ATP de Buenos Aires de 2006, su única participación oficial en el torneo durante su carrera.

El uruguayo Martín Hughes, ejecutivo de Tennium, le comentó a LA NACION: “Es una buena noticia que Del Potro esté anunciando que le podría interesar jugar en Argentina y lo tomamos así, como una puerta que se nos puede abrir y haremos los movimientos que tengamos que hacer para tener una charla y entender más posición. Pero sería una muy buena noticia para el Argentina Open, para Argentina, para el público, para todo el mundo. Ojalá que se pueda avanzar y que llegue bien, que la rodilla llegue bien para esa época del año”.

El estadio central del BALTC tiene capacidad para aproximadamente 5500 espectadores. El aforo se amplió en algunas oportunidades con una tribuna tubular de mil butacas (en 2014, por ejemplo, cuando estaba previsto que jugara Rafael Nadal y finalmente se bajó lesión; se volvió a utilizar en 2015, cuando finalmente el español sí actuó en Palermo).

El otro torneo que podría seducir a Del Potro es el Río Open, de categoría 500, que este año no se jugó por el Covid-19 pero sí se hará en 2022. Es propiedad de la compañía IMG, la misma que está representando al argentino en la actualidad. Además, el tandilense conoce bien a su director (Luiz Procopio Carvalho), que durante un período fue su responsable de comunicación.

Al margen de los deseos y las proyecciones a futuro, ahora lo más importante es que Del Potro se siente sano y en condiciones atléticas para realizar una fuerte pretemporada que lo ilusione con volver a competir. Si ello se concreta, no faltarán torneos para verlo jugar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.