La Real Sociedad, de momento sin Oyarzabal, mantiene Europa como objetivo

·3  min de lectura

San Sebastián, 8 ago (EFE).- La Real Sociedad, tras pocos pero importantes refuerzos este verano, afronta la temporada con el objetivo de volver a lograr una clasificación para Europa, adonde esta campaña acudirá por tercer curso consecutivo aunque de momento sin el lesionado Mikel Oyarzabal, que seguirá unos meses más en el dique seco.

La baja del delantero internacional condicionará su arranque liguero porque no hay sustituto posible para el eibarrés, y de momento el club que preside Jokin Aperribay ha reforzado la zona de ataque con sus tres contrataciones, Mohamed-Alí Cho, Takefusa Kubo y Brais Méndez, para paliar la situación, al tiempo que mira al futuro.

El conjunto donostiarra ya es un equipo de autor, que firma su entrenador, Imanol Alguacil, en la que será su quinta temporada en la Real (tres de ellas completas y una a medias), y lo hará nuevamente con la ambición al alza.

El método de Alguacil se testará también en la Liga Europa, a la que vuelve a la fase de grupos con la meta de superar por fin la barrera de los octavos de final que suele ser donde es apeada de su trayecto continental.

Los planes del técnico se afianzan con la llegada desde del Celta de Brais Méndez, del que todos esperan explote finalmente en el club donostiarra de forma inminente con el estilo de juego del equipo vasco.

El japonés Takefusa Kubo es la incorporación más mediática y de momento ha dejado muy buenas sensaciones en la pretemporada, por lo que el cada vez menos exótico y más común mercado nipón puede dar muchas alegrías también a la Real este año.

El tercer fichaje foráneo es otro joven talento todavía por confirmarse, Mohamed-Alí Cho, internacional en las categorías inferiores de Francia que ha dejado ya más de un detalle de calidad y descaro, junto a un gol, en su incipiente etapa en Zubieta.

Ayuda que el equipo base esté más que consolidado con un centro del campo que derrocha calidad, con Mikel Merino, Martín Zubimendi, David Silva, Asier Illarramendi y el prometedor Beñat Turrientes.

La defensa, una de las mejores de toda la competición española la pasada campaña, absorbe savia nueva con Pacheco y Álex Sola ya plenamente integrados como jugadores del primer equipo.

Arriba se espera recuperar la mejor versión del sueco Alex Isak, impresionante en su debut en LaLiga hace dos temporadas pero oscurecido la pasada en la que perdió el gol como lo hizo también, sobre todo tras la grave lesión de Oyarzabal, el resto del equipo.

Dejan San Sebastián jugadores con huella como Nacho Monreal, Joseba Zaldua, Portu y Januzaj, y también definitivamente un Willian José que se quedará en el Betis donde ya jugaba en calidad de cedido, lo que lleva aparejada la entrada de una buena suma de dinero en la Real, una de las entidades de Primera que más ha invertido este verano.

El conjunto blanquiazul ha gastado cerca de 30 millones de euros en reforzarse, lo nunca visto en la capital guipuzcoana, y ha ingresado en torno a diez, si bien parece que la Real no tiene problemas de tesorería y podrá asumir el gasto, respaldada por el tirón de su estadio, los derechos televisivos y la disputa de la Liga Europa.

Su masa social se ha contagiado de la ilusión del nuevo proyecto, a pesar de los irregulares resultados en los amistosos de verano, y el club ya no puede dar de alta nuevos abonados, tiene cerca de 38.000, y tratara de que el Reale Arena sea uno de los estadios que más aforo de su grada llene cada jornada.

(c) Agencia EFE