Real Madrid - Liverpool, la final de la Champions League: choques entre la policía y los hinchas ingleses demoraron el inicio del partido

·2  min de lectura

Policía rocía hinchas con gas pimienta antes de la final de UEFA Champions League que disputarán Liverpool y Real Madrid.
Matthias Hangst

Por disturbios en las zonas cercanas con los hinchas ingleses en los ingresos, la final de la Champions League entre Real Madrid y Liverpool se vio demorada. El encuentro debía comenzar a las 16 (hora argentina), pero minutos antes del pitido inicial, las luces de la pantalla se encendieron y anunciaron el retraso. “Por motivos de seguridad el partido se demora 15 minutos.”

Mientras dentro del estadio se vivía una fiesta durante la previa y los jugadores del Liverpool y Real Madrid, se marchaban rumbo al vestuario para la arenga final, los problemas entre la policía francesa y una parte de la parcialidad de Liverpool se debió a los retrasos en los accesos al Stade de France de París y a la gran cantidad de fanáticos con entradas falsas que fueron apartados.

En las imágenes televisivas se observaron varios claros en las tribunas de Liverpool, a diferencia de Real Madrid donde los 20 mil hinchas ingresaron temprano. La capacidad del estadio habilitada era de 76 mil hinchas, 20 mil por lado, más 12 mil entradas para simpatizantes del mundo y los restantes para sponsors, según informó la UEFA. Según se informó los disturbios fueron provocados por residentes locales, sin entradas, que intentaron pasar por encima de las barreras de seguridad.

The Associated Press vio a dos hombres -uno con camiseta de Liverpool- arrojados al suelo por los guardias y sacados del estadio por la fuerza. Otro evadió a los guardias y entró a la carrera al nivel inferior del estadio. Largas colas de fans del Liverpool esperaban entrar faltando apenas 40 minutos para el inicio del partido.

Se vio un helicóptero de seguridad sobrevolar la zona del acceso de los hinchas de Liverpool. Allí intentaron entrar cientos de hinchas del club inglés y hubo un encontronazo entre la policía y los simpatizantes del club inglés. Cerca de 40 mil fanáticos ingleses llegaron a París sin su ticket, que tenía un doble sistema de seguridad para evitar la reventa. Los futbolistas dirigidos por Jürgen Klopp volvieron al césped a realizar más ejercicios de calentamiento previo. Todo fue ansiedad y nervios en el Stade de France. Hasta que, por fin, el partido comenzó, media hora más tarde de lo previsto. En Europa también puede pasar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.