El Real Madrid del Carlo Ancelotti más 'zidanista' y el sufrimiento como aprendizaje

·3  min de lectura
MADRID, SPAIN - NOVEMBER 06: (BILD OUT) Carlo Ancelotti Head coach of Real Madrid CF gestures during the La Liga Santander match between Real Madrid CF and Rayo Vallecano at Estadio Santiago Bernabeu on November 6, 2021 in Madrid, Spain. (Photo by Berengui/DeFodi Images via Getty Images)
Berengui/DeFodi Images via Getty Images.

Los equipos son entes complejísimos. Compuestos por infinitas capas superpuestas que esconden bajo sí cientos de procesos y de la combinación única fruto de la coincidencia en tiempo y lugar de ciertos jugadores, cierto entrenador y determinado contexto competitivo. Por eso, construir un equipo es como pasar la adolescencia. Un cacao en el que el mundo, que se las ingenia de todos los colores para que no salgan las cosas, va presentando obstáculos uno tras otro con potencial para dejar encallado a cualquiera. Solo una vez superados, la perspectiva de la madurez permite entender el período como necesario para alcanzar el momento actual.

Sin ir más lejos, el equipo que aspira a ser el Real Madrid de Ancelotti 21/22 ya va por su segunda etapa. Su fase inicial, arrolladora y rebelde como el que cree que todo lo sabe, estuvo marcada por el incontestable influjo de sus puntales ofensivos en las dinámicas y los ánimos colectivos o las narrativas de los encuentros. Un Real Madrid entregado a Benzema y Vinícius que hacía de la pegada un argumento irrebatible mientras Ancelotti ganaba tiempo, exigía a sus perseguidores ligueros a mantener el ritmo y moldeaba un contexto emocional idóneo sobre el que edificar.

Una vez se normalizaron los índices de acierto de cara a las porterías rivales, el equipo blanco tuvo que acogerse a principios más mundanos para competir, dando entrada la segunda de las etapas. Tras la derrota en Cornellà, el técnico italiano dejó entrever lo buen maestro que se considera al copiar a su alumno más brillante. Así, acogiéndose a los principios zidanistas que hicieron del conjunto merengue un bloque rocoso hace no tanto, Carletto revistió a los suyos de confinamiento para hacer frente al día a día.

En función del escenario de partido que plantea el rival, los blancos están sacando a relucir su versión más pragmática, desinteresada en dominar, someter o aplastar. Un bloque medio, ciertamente pasivo, que trata de cerrar los caminos a sus rivales para que nunca sean ellos los que se los reduzcan a Vinícius, como por ejemplo hizo con éxito Osasuna. Un plan que empezó en Donetsk y se repitió ante Barcelona, Elche, Shakhtar o Rayo Vallecano y que ha ganado enteros con la recuperación de activos defensivos diferenciales como Mendy o Carvajal en los laterales.

Esta organización ha reconciliado con sus versiones de un pasado reciente a jugadores como Militão o Casemiro: el primero ha vuelto a hacer de su exuberancia un argumento defensivo a la par que ha crecido en la toma de decisiones y la ejecución de las mismas con el balón en los pies, mientras que el mediocentro ha recuperado el rol de rematador y ocupante habitual del área rival. Y, por supuesto, es un tipo de plan viable porque vuelve a recolocar a Courtois, en un área, y al productivo dúo –el segundo más rentable de Europa, con 17 goles, tras Lewandowski y Gnabry, con 19– Benzema-Vinícius, en la rival, como los ejes troncales de la idea, pues deben ser quienes pongan todo de su parte para que los detalles que deciden cómo se reparten los puntos caigan siempre de su lado.

Ante la falta de certezas colectivas para garantizar secuencias limpias y seguras de pases, una salida de balón definida o algunos roles clave todavía por explotar, como el de Alaba o el del extremo diestro, Ancelotti ha decidido entregar el equipo a sus figuras diferenciales, aceptando el sufrimiento, el tropiezo y la falta de brillantez como parte de un bien superior, tal y como ocurrió ante el Rayo. Una victoria de reconocibles rasgos zidanistas que encierra en 90 minutos la noria de procesos que debe superar un equipo hasta convertirse en un equipo. Ancelotti lo sabe. Y está en ello.

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.