Raul Rosas Jr, el peleador promesa que firmó con la UFC y apenas tiene 17 años

·4  min de lectura
Raul Rosas Jr. venció a Mando Gutiérrez en el Dana White Contender Series. Con ello, aseguró su contrato con la UFC. (Chris Unger/Zuffa LLC)
Raul Rosas Jr. venció a Mando Gutiérrez en el Dana White Contender Series. Con ello, aseguró su contrato con la UFC. (Chris Unger/Zuffa LLC)

Raul Rosas Jr. es el nuevo diamante en bruto de la UFC. Con apenas 17 años, concretó el sueño que anhelan miles de peleadores: firmar un contrato con la compañía más representativa de artes marciales mixtas a nivel internacional. La distinción respecto al resto es que él ha sido el más joven en lograrlo. Sorprendió al presidente de la empresa. No parece que alguien supere su marca en el corto plazo.

El autodenominado "Niño Problema", derivado de su capacidad de aniquilar a atletas más grandes, consiguió una oportunidad de aparecer en los programas de UFC. El mexicoamericano se mantenía invicto tras cinco batallas, era el momento más grande de su carrera. Participó en el Dana White Contender Series, el show que lleva el nombre del jefe del emporio y reúne a prospectos que sólo pueden ser ratificados por él.

Rosas Jr. acabó con Mando Gutiérrez en una contienda de peso gallo. Alcanzó las seis victorias al hilo. Demostró su talento de pie, también al ejecutar castigos y sumisiones a ras de lona: se quedó a segundos de provocar la rendición de su oponente. No es para menos, conoce de boxeo, budo y grappling. En suma, enaltece el ejemplo de su papá, un expugilista de Iztapalapa, Ciudad de México. A la par, concibe a Tony Ferguson como un referente dentro del octágono.

Dana White no escondió su admiración por el oriundo de Clovis, Nuevo México. Admitió que lo dejó impresionado y no dudó en reconocerlo. El líder del consorcio le extendió su respeto frente a las cámaras, acto que no realiza habitualmente con promesas; a menos de que piense que en verdad valen la pena. Lo catalogó como un competidor "especial". De inmediato, lo añadió a las filas de la UFC.

"Este muchacho tiene mucho nivel, pese a solo tener 17 años. Hay muchas cosas que me encantan de él. Me gusta que no sólo permanece en guardia. Siempre se mantiene activo, ocupado, en busca de la finalización. Para un atleta que nunca había tenido este tipo de experiencia en un escenario tan grande, y siendo tan joven, hace que no notes la diferencia de edades entre un hombre de 25 y un chico de 17. Fue algo que no resaltó del todo en el enfrentamiento. Estoy ansioso de saber cómo es que se verá a los 22 años", sentenció.

Pero el camino no fue sencillo. En entrevista con Fitness Junkeez, Rosas Jr. declaró que la Comisión Atlética de Nevada, estado en el que contendió, hizo una excepción en su caso. El reglamento establece que los gladiadores deben tener entre 18 y 38 años con tal de recibir una licencia que les permita integrarse al circuito profesional estadounidense. De ahí que, sus manejadores enviaron pruebas de sus reyertas.

Además, explicó que sus padres autorizaron una carta responsiva y elaboraron un documento en el que explicaban las razones por las cuales consideraban que era capaz de saltar a la jaula. ¿Quiénes mejor que ellos si se trata de apoyarlo? Lo han acompañado en su desarrollo deportivo desde que tenía cuatro años. Con todo el material reunido, el organismo aceptó.

Rosas Jr. aseguró a Carlos Legaspi, periodista de ESPN, que ha entrenado con figuras de la talla de Brandon Moreno y Merab Dvalishvili; por lo que ya conoce las exigencias del negocio. A su vez, advirtió que será monarca de las 135 libras entre los 19 y 21 años. Aljamain Sterling, el vigente campeón de la división, afirmó que tiene un futuro brillante: "Sería una decepción si no se corona antes de los 25".

Con miras a su debut oficial en la UFC, confesó que le gustaría ser emparejado con uno de los cinco mejores de la categoría. Ya que aún no forma parte de los rankings, Dana White decidirá quién será su primer rival en la corporación. Raul Rosas Jr. irrumpió en la industria como ningún otro. Ahora disfruta de su hazaña; desea comerse al mundo de un bocado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Los infalibles tips de Thalía para encontrar la paz mental y espiritual