Rafael Nadal: el fastidio por la sombra de Alcaraz, una derrota sorpresiva en Roma y dolor por su físico en la antesala de Roland Garros

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Puro dolor: Rafa Nadal estuvo al borde del llanto
Alessandra Tarantino

Otro dolor. Ahora, el más grande: justo en la antesala de Roland Garros, en donde es el rey. Rafael Nadal, visiblemente lesionado en un pie, quedó eliminado en los octavos de final del Masters 1000 de Roma tras perder por 1-6, 7-5 y 6-2 con el canadiense Denis Shapovalov. “No estoy lesionado... estoy conviviendo con una lesión. Mi día a día es muy difícil. Es difícil, la verdad... y claro que a veces me cuesta aceptarlo”, aseguró, luego del encuentro.

El número 4 del mundo y monarca en tierra -para algunos especialistas, el más grande de todos los tiempos- ganó cómodamente el primer set, pero a partir del segundo comenzó a tener problemas en sus desplazamientos afectado por la lesión crónica que sufre en el pie izquierdo y que le obligó a poner fin a su temporada pasada en el mes de agosto, lo que no hace presagiar algo bueno de cara a su objetivo de conquistar un 14º título en Roland Garros (del 22 de mayo al 5 de junio).

Malas sensaciones: Rafael Nadal volvió a sentir dolores en su pie izquierdo en la derrota frente a Denis Shapovalov en Roma
ANDREAS SOLARO


Malas sensaciones: Rafael Nadal volvió a sentir dolores en su pie izquierdo en la derrota frente a Denis Shapovalov en Roma (ANDREAS SOLARO/)

“Me lastimé de nuevo el pie y tengo mucho dolor. No es nada nuevo, es algo que está ahí desafortunadamente. El día a día es difícil. Muchos días no puedo entrenarme de forma adecuada, a veces me cuesta aceptar esa situación. Hoy me empezó a doler a mitad del segundo set y se ha vuelto insoportable”, admitió Nadal, que no piensa renunciar a Roland Garros. “Tengo que aceptar la situación y luchar. Sigo teniendo un objetivo para dentro de una semana y unos días. Sueño con ese objetivo. Hoy no podía jugar, pero quizás en dos días vaya mejor”, insistió.

Nadal regresó a comienzos de año y ganó el Abierto de Australia, en una final extraordinaria, para sumar su 21º Grand Slam, récord absoluto, para luego festejar en Indian Wells. Pero allí volvió a frenar la máquina por una fisura en las costillas y reapareció en las canchas en el Masters 1000 de Madrid la semana pasada, cuando perdió en cuartos de final con su joven compatriota de 19 años Carlos Alcaraz, la nueva sensación del circuito ATP. Ahora, Shapovalov -lanzó misiles desde el fondo de la cancha y fue implacable en la red- se enfrentará en cuartos de final con el noruego Casper Ruud.

La despedida de Nadal en Roma abre el interrogante: ¿cómo llegará a París? Lejos de su mejor versión, eso es seguro
Alessandra Tarantino


La despedida de Nadal en Roma abre el interrogante: ¿cómo llegará a París? Lejos de su mejor versión, eso es seguro (Alessandra Tarantino/)

El mallorquín sufrió diversas lesiones a lo largo de su carrera. Una más dolorosa que otra. La última, desde 2005, se trata de una enfermedad crónica llamada síndrome de Müller-Weiss en su pie izquierdo. Es degenerativa, una anomalía en el desarrollo del tejido del escafoide tarsiano. Es el hueso del arco del pie, que es fundamental para el movimiento. Según se sabe, no tiene cura y no puede tratarse con ninguna operación. Si bien suele manifestarse a partir de los 40 años, en Nadal apareció mucho antes.

Un día antes, sus sensaciones presagiaban esta situación incómoda, dolorosa. El español sorprendió al irse a entrenarse inmediatamente después de terminar su primer partido, en el que demolió a John Isner en poco más de una hora. “Desde que volví ya he dicho en varias ocasiones que tengo prisa por encontrar las mejores sensaciones posibles, esas que he perdido a raíz de la lesión. Necesito trabajar tanto como pueda en las dos próximas semanas, esa es la única manera de darme las oportunidades para competir al mejor nivel”, aseguró.

El resumen

“Ahora mismo no pienso mucho en el rival al que me enfrente, sino en mejorar cada día. El único objetivo es ser mejor mañana de lo que lo he sido hoy, y así cada día”, advirtió, hasta que se vivió un momento de máxima tensión cuando, una vez más, un periodista le consultó sobre si Carlos Alcaraz es mejor que el Nadal a los 19 años. “No lo sé hombre, olvidé cómo era yo, pero es que no puedo estar hablando todos los días sobre quién va a ser mejor o quién es más fuerte ahora. Lo único que podemos hacer es disfrutar de su carrera, dejá de compararlo conmigo, por muy interesante que les resulte. Si puede ganar 25 Grand Slams será genial para él y para nuestro país, pero dejemos que disfrute. Yo pude gestionar mi carrera como quise, es momento de dejarle a él que también lo haga”, se fastidió.

Se toma la cabeza Nadal durante el partido frente a Denis Shapovalov
ANDREAS SOLARO


Se toma la cabeza Nadal durante el partido frente a Denis Shapovalov (ANDREAS SOLARO/)

“No podemos estar todo el día pensando en lo que podría conseguir. Él está jugando a un nivel fantástico y, probablemente yo en 2005 también. Pero son diferentes momentos, diferentes carreras y maneras distintas de abordar las cosas porque los tiempos cambian. No me pregunten más porque cada vez que lo hagan diré lo mismo, no se puede ejercer más presión sobre él. Es genial tener un jugador como Carlos, de quien disfrutaremos durante muchos años, pero ahora mismo sigo jugando y me concentro en lo mío”, declaró.

Un día más tarde, volvió a sentir el dolor más intenso.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.