Raducanu y Fernández protagonizaran la final femenina del Abierto de EE.UU.

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Flushing Meadows (Nueva York, EE.UU.), 9 sep (EFE).- La rebelión de las jóvenes llegó al mundo del tenis femenino con la inglesa Emma Raducanu, de 18 años, y la canadiense Leylah Fernández, de 19, que disputarán la final del Abierto de Estados Unidos más inesperada y a la vez esperanzadora para el mundo del tenis de mujeres.

Raducanu y Fernández, con un tenis muy similar, basado en la rapidez y en una anticipación especial, llegan a pelotas a ras del suelo, que luego las devuelven con facilidad, y esto les ha permitido sorprender en Flushing Meadows y triunfar.

La historia será muy diferente a partir de los próximos torneos, cuando estudien sus estilos y cada aspecto de su juego, pero en la pista central Arthur Ashe Stadium se desenvolvieron con una madurez sorprendente, sin importarles que rival tenían enfrente.

Su juego, actitud y rendimiento en el campo hizo que los aficionados neoyorquinos, ante la ausencia de la legendaria Serena Williams, se lo comprasen de inmediato y le diesen todo su apoyo para ayudarlas a estar en su primera final de Grand Slam.

Aunque la noche del jueves, Raducanu, que llegó como la número 150 del mundo, y Fernández, en el 73, tomaron caminos completamente diferentes hacia el partido por el campeonato en Flushing Meadows.

Sin embargo, ambas consiguieron su objetivo y regresarán al Arthur Ashe Stadium el sábado para la primera gran final entre dos jugadores muy jóvenes desde el Abierto de Estados Unidos de 1999, cuando Serena Williams, de 17 años, derrotó a Martina Hingis, de 18.

Raducanu, que se convirtió en la primera clasificada en alcanzar una final de Grand Slam en la era profesional al vencer por 6-1 y 6-4 a la griega Maria Sakkari, decimoséptima favorita, en lo que es su segundo gran torneo, ganó los 18 sets que jugó en Nueva York durante tres partidos en las rondas de clasificación y seis en el cuadro principal.

Ante Sakkari, Raducanu rápidamente se puso con parcial de 5-0 y nada cambió desde allí, porque la tenista griega fallaba todo y facilitaba el trabajo a la británica, que no brillaba, pero aprovechaba al máximo todos los errores no forzados de su rival, nada menos que 17.

Sakkari ganó siete puntos de quiebre en ese periodo; Raducanu obtuvo tres. La diferencia fue que Sakkari no pudo convertir ninguno. Raducanu aprovechó dos oportunidades, o mejor, aceptó la generosidad de su oponente en dos de ellas, una con un revés en la red y otra con una doble falta.

Al final, Raducanu tuvo 17 errores no forzados frente a los 33 de Sakkari.

Raducanu es el finalista más joven del Slam desde que Maria Sharapova ganó Wimbledon a los 17 años en 2004.

Fernández no es mucho mayor, su cumpleaños fue el lunes, y logró pasar una semifinal llena de cambios de impulso para vencer a la número dos, la bielorrusa Aryna Sabalenka 7-6 (3), 4-6 y 6-4.

Al principio, Sabalenka parecía tener el control, reclamando 12 de los primeros 14 puntos para una ventaja de 3-0.

Solo habían transcurrido ocho minutos y la mayoría de los espectadores aún no habían llegado a sus asientos. No fue hasta más tarde cuando los más de 20.000 en las gradas reunieron al puño en alto de Fernández con cánticos de "¡Vamos, Leylah! ¡Vamos!" acompañado de palmas rítmicas.

Al final del primer set, y nuevamente en el tercero, fue Sabalenka, semifinalista de Wimbledon en julio, quien facilitó las cosas.

En el último juego, cometió una doble falta dos veces seguidas para establecer un punto de partido.

"Esto es lo que llamamos presión", dijo Sabalenka,

Fernández no se preocupó. No vaciló. Su aplomo, al igual que el de Raducanu, es tan ilimitado como su potencial.

Esta fue la cuarta victoria consecutiva de Fernández en tres sets sobre un oponente cabeza de serie. Primero llegó la número tres, la japonesa Naomi Osaka, campeona del Abierto de Estados Unidos de 2018 y 2020. Luego vino la número 16, la alemana Angelique Kerber, campeona de 2016. A eso le siguieron la quinta favorita, la ucraniana Elina Svitolina y Sabalenka.

"Son años y años y años de trabajo duro, lágrimas y sangre", declaró Fernández, quien podría darle a Canadá su segundo título femenino del Abierto de Estados Unidos en rápida sucesión, luego del triunfo de Bianca Andreescu en 2019. "Todo. En la cancha, fuera de la cancha. Sacrificios".

Raducanu y Fernandez tienen una conexión con Canadá y son ciudadanas del mundo.

Raducanu nació en Toronto, su madre es china y su padre rumano; la familia se mudó a Inglaterra cuando Emma tenía 2 años.

Fernández nació en Montreal, de madre filipina canadiense y padre ecuatoriano, la familia se mudó a Florida después de que Leylah tuvo éxito como junior a los 12 años.

Su padre también es su entrenador, aunque no está con ella en Nueva York, sino que ofrece consejos de entrenamiento en conversaciones telefónicas diarias.

Quizás le dijo a su hija que dejara que Sabalenka cometiera todos los errores en un desempate, porque eso es lo que sucedió al final del primer set. Sabalenka subió 2-0 y luego se perdió por completo.

De ahí que fuese Sabalenka la que mejor definió lo que había sucedido en el partido cuando, en la rueda de prensa, declaró: "No diría que ella hizo algo, mejor diría que me destruí a mi misma, pero eso no quiere decir que no se mereció la victoria, al contrario, fue justa, y ahora tiene el potencial de estar entre las 10 mejores del circuito".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.