Racing - Tigre, por el Trofeo de Campeones: la Academia dio vuelta un partidazo y jugará una nueva final contra Boca

Jonathan Gómez festeja su gol, el del 2-2 parcial; Racing consiguió un triunfo muy valioso para recomponer su imagen
Jonathan Gómez festeja su gol, el del 2-2 parcial; Racing consiguió un triunfo muy valioso para recomponer su imagen - Créditos: @Mauro Alfieri

Después de vivir una semana profundamente tensa, como consecuencia de la oportunidad perdida para ganar su primer campeonato local en tres años, Racing inició este miércoles el camino para intentar cerrar el 2022 con un título, aunque no fuera el que buscaron durante el semestre. En el Estadio Tomás Adolfo Ducó, la Academia jugó contra Tigre un partido que inicialmente se le hizo muy complicado, en el que empezó perdiendo 2-0, pero la expulsión de Abel Luciatti pesó demasiado sobre el Matador en el segundo tiempo. Eventualmente, los de Avellaneda consiguieron la igualdad en el tiempo regular y sentenciaron el partido sobre el final del tiempo extra gracias a un gol de Gabriel Hauche, con el cual se aseguraron definir el Trofeo de Campeones contra Boca, el equipo que le arrebató la Liga Profesional.

El equipo que dirige Fernando Gago sufrió el impacto de aquella derrota contra River en la última fecha a lo largo de la semana anterior. Tanto el entrenador como sus jugadores eligieron mantener silencio en los primeros días después del partido, pero la decisión incrementó el enojo de los hinchas con quienes señalan como responsables de la caída, al punto que a algunos protagonistas les fueron dedicados pasacalles en Avellaneda. Pintita finalmente dio una conferencia de prensa el pasado miércoles en donde disipó los rumores de su salida y puso el énfasis en el choque contra el conjunto de Victoria.

Jonathan Gómez sujeta la camiseta de Retegui en el área de Racing, acción por la cual Herrera dio penal para Tigre
Jonathan Gómez sujeta la camiseta de Retegui en el área de Racing, acción por la cual Herrera dio penal para Tigre

Las señales iniciales no son las mejores. Promediando los 26 minutos, Jonathan Gómez le agarró la camiseta a Mateo Retegui en el área, y aunque en un principio Darío Herrera no vio la falta, el chequeo por vía del VAR le hizo cambiar de opinión y cobró penal, que el propio delantero prestado por Boca cambió por gol.

El gol de Retegui para el 1-0

Inmediatamente después, el partido aumentó considerablemente la tensión cuando Herrera decidió mostrarle la segunda amarilla a Abel Luciatti tras frenar un contraataque que conducía Enzo Copetti. La expulsión estuvo marcada por la polémica dado que las repeticiones demostraban que Luciatti no había entrado en contacto con el delantero en ningún momento, pero Diego Martínez fue proactivo, y rápidamente sacó a Blas Armoa por otro central, Brian Leizza.

Pero esto no detuvo el ímpetu ofensivo del Matador. Nueve minutos después del primer tanto, Facundo Colidio le entregó la pelota a Retegui para que desborde por izquierda, y tras una serie de rebotes, el mediapunta a préstamo de Inter de Milán conectó para duplicar la ventaja de Tigre sobre la Academia.

El 2-0, por parte de Colidio

Pero tampoco terminarían ahí las polémicas. Apenas tres minutos después, Eugenio Mena entró al área rival y alcanzó a tirar un centro, y cuando la pelota quedó suelta en el área Copetti y Víctor Cabrera fueron por la dividida, con el delantero llevándose la peor parte. Todo Racing pidió penal, pero Herrera esta vez decidió no ir a revisar la jugada, y Copetti debió salir lesionado en lugar de Maximiliano Romero, mientras era increpado por algunos hinchas de su equipo a medida que se retiraba.

La jugada de la lesión de Copetti

De todos modos, aquel cambio sería reivindicado por el entrenador. En el minuto 12 del segundo tiempo, Romero completó una brillante jugada individual de Gómez con una sutil definición cruzada de cara interna para el descuento de Racing, una bocanada de oxígeno para el equipo, que salió mucho más decidido al complemento.

El descuento de Romero

Con el paso de los minutos, Tigre empezó a sentir el hombre menos y se refugió en su área, mientras su rival buscaba encontrar espacios entre la resistencia. Y a los 32, pareció haberlo encontrado: Matías Rojas cabeceó de gran manera un centro de Johan Carbonero y Romero la empujó al fondo de la red, pero el delantero estaba adelantado. Increíblemente, si el ex Vélez no participaba de la jugada, el cabezazo habría terminado en gol de todos modos, y habría sido convalidado.

Pero Romero tendría luego su revancha. El delantero bajó de gran manera una pelota larga de Rojas, se deshizo de su marca y, ante la salida de Gonzalo Marinelli, la tocó a tiempo para la llegada de Gómez, que definió libre para el 2-2. El equipo de Gago tendría nuevas oportunidades para ganarlo, pero Marinelli intervino de gran manera para evitar el gol del triunfo y forzó que el encuentro pase al tiempo extra.

El empate de Racing, marcado por Gómez

Durante el tiempo suplementario se hizo notorio el cansancio de los jugadores, en donde también influyeron el sol y el caluroso clima en Parque Patricios, y ninguno de los dos equipos podía sacarse diferencias, pero Racing eventualmente lo conseguiría en los últimos minutos. A tres del final, Carbonero bajó un pelotazo largo para luego centrar hacia la llegada del ingresado Gabriel Hauche, que sacó un remate seco al que Marinelli no pudo llegar para confirmar la remontada.

El gol del triunfo de Gabriel Hauche

Habría espacio para la polémica hasta el último momento, cuando en tiempo cumplido todo Tigre pidió penal sobre Gonzalo Flores, pero Herrera volvió a hacer caso omiso y pitó el final del encuentro, preparando una nueva final en la que Racing podría vengarse de Boca y cerrar el año con un trofeo. Por su parte, Romero decidió bajar poner paños fríos a la situación y felicitar a su equipo: “No lo tomo como una revancha, jugamos bien todo el campeonato. Creo que se lo merecen”.

Lo mejor de un partido de ida y vuelta