Racing: las razones por las que el club vive un clima de tensión que no sentía desde hacía siete años

·4  min de lectura
El balance de Claudio Ubeda como DT interino de Racing es malo: tres triunfos, cinco empates, cuatro derrotas (la última, ante Platense, el viernes por la noche)
Fotobaires

Con el viento de cola de haber alcanzado la final de la Copa de la Liga, pero con la desconfianza a Juan Antonio Pizzi debajo de la alfombra, Racing arrancó este semestre con el partido de octavos de final de la Copa Libertadores, ante San Pablo. Desde allí, sus objetivos se fueron cayendo uno a uno. Eliminación como local ante el equipo paulista, tras caer por 3 a 1; derrota en el clásico contra Independiente, que causó la salida de Pizzi; ya lejos en el campeonato, puso el foco en la Copa Argentina: eliminado en octavos ante Godoy Cruz; a nueve puntos de distancia de la zona de clasificación a la Libertadores 2022, el único objetivo pasó a ser clasificar a la Copa Sudamericana, un premio consuelo al que ahora se aferra con uñas y dientes: está en el puesto 9 de la tabla anual, el último que entrega ese pasaporte. La caída con Platense agigantó las preocupaciones.

El repaso de cómo la Academia fue tachando los ítems que aparecían resaltados para esta segunda mitad del año sirve para comprender por qué se escucharon insultos a la comisión directiva las dos veces que el Cilindro recibió a sus hinchas tras más de 500 días de puertas cerradas. Un contexto de tensión que no se vivía en la mitad celeste y blanca de Avellaneda hace siete años . Pero no termina ahí. No se trata sólo del mal nivel futbolístico del equipo después de temporadas de buenos rendimientos. Tiene que ver con la situación incierta de este presente pero, sobre todo, con la falta de perspectiva para el futuro.

Los hinchas de Racing, fastidiosos por el presente del equipo, cantaron por Diego Milito en la derrota ante Platense por 1-0
Fotobaires


Los hinchas de Racing, fastidiosos por el presente del equipo, cantaron por Diego Milito en la derrota ante Platense por 1-0 (Fotobaires /)

El lunes pasado se cumplieron dos meses desde que Claudio Úbeda, Carlos Arano y Juan Ramón Fleita asumieron de manera interina como entrenadores de la Primera de Racing. Un cuerpo técnico que se armó de improviso, en 48 horas, pese a que la salida de Pizzi era algo que la dirigencia esperaba desde el 12 de febrero, cuando el santafesino tuvo su estreno en una derrota por 2 a 0 ante Banfield. Úbeda trabajaba como coordinador de Infantiles , Fleita en el mismo cargo en Juveniles y Arano era el técnico de la Quinta. Identificados con el club, armaron un grupo de trabajo y aceptaron el desafío. “No son interinos. Tienen contrato hasta diciembre. Nos están dando una mano en un momento difícil”, dijo el presidente Víctor Blanco.

A esa situación gris de dejar en manos de un entrenador a prueba 20 fechas de un campeonato, aún le quedan nueve partidos. El balance es malo: tres triunfos, cinco empates, cuatro derrotas. Hasta el 12 de diciembre todavía faltan cuatro fechas como local, cuando el Cilindro de Avellaneda volverá a funcionar como un cabildo abierto, con el pedido por Diego Milito, el ídolo que está fuera del club, como nuevo grito de guerra.

La dirigencia había tomado la decisión de apostar por Úbeda confiada en que iba a sacar un buen colchón de puntos y con la intención de no tomar decisiones apresuradas. “Para no repetir errores”, explicaban.

Leonardo Sigali, uno de los referentes de la Academia
Fotobaires


Leonardo Sigali, uno de los referentes de la Academia (Fotobaires /)

Pero aún no hay pistas de lo que vendrá. Dos meses después es difícil saber cómo será el Racing del 2022 porque nadie parece tenerlo claro. La buena noticia es la renovación de Leonardo Sigali hasta finales del año próximo . Los otros referentes que fueron campeones resulta más difícil que sigan. Gabriel Arias y Eugenio Mena pretenden continuar su carrera en el exterior; Lisandro López y Darío Cvitanich ven más cerca su retiro.

De los once refuerzos que llegaron este año –Tomás Chancalay, Anibal Moreno, Enzo Copetti, Ezequiel Schelotto, Maximiliano Lovera, Matías Tagliamonte, Ignacio Piatti, Joaquín Novillo, Javier Correa y Gustavo Cortez, que aún no debutó–, sólo Moreno parece haberse ganado un lugar en el equipo. El ex Newell’s, además, es el único que llegó como una compra. Por Copetti y Chancalay, que tuvieron sus buenos momentos, aún evalúan si ejercer la opción de compra. El contrato del manager Rubén Capria termina en diciembre próximo. Sobre el Mago no recaerá la responsabilidad de armar el próximo plantel ni de elegir el entrenador.

Tomás Chancalay tuvo su buen momento como refuerzo de Racing, pero ahora dudan en hacer uso de la opción de compra
Prensa Racing


Tomás Chancalay tuvo su buen momento como refuerzo de Racing, pero ahora dudan en hacer uso de la opción de compra (Prensa Racing/)

Y es ahí dónde los interrogantes se vuelven más grandes. De la ruleta de nombres que giró en todos estos meses ninguno logra asomar como un candidato real. Los que más entusiasman a Blanco son los de los mellizos Barros Schelotto, Alexander Medina y Hernán Crespo. Habrá que ver si se los puede convencer desde lo económico, con el presente que vive el fútbol argentino, y con lo deportivo, con un plantel diezmado y sin jugar la próxima Copa Libertadores.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.