Racing tiene su grieta. Licha López es la voz de un vestuario que siente que el club eligió estancarse

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·7  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Licha volverá a renovar con Racing
Licha volverá a renovar con Racing

Después de perder el clásico de Avellaneda, cuando el campeonato todavía no había llegado al cuarto de hora y aún le quedaban 20 fechas por delante, Racing decidió dejar lo que quedaba del 2021 en manos de un cuerpo técnico de la casa que se armó de improviso. Claudio Úbeda trabajaba como coordinador de Infantiles; Juan Ramón Fleita, de juveniles; y Carlos Arano era el entrenador de la Quinta División. En 48 horas los tres símbolos del club debieron unirse para generar su grupo de trabajo y hacerse cargo de la Primera hasta fin de año. Los objetivos mínimos eran dos: conseguir la clasificación a una copa internacional para 2022, como lo hizo la Academia en los últimos siete años, y avanzar en la Copa Argentina, un torneo que le suele resultar esquivo a Racing.

Dos meses después, Racing acumula seis partidos sin triunfos. El primero de los objetivos está en riesgo: es el último de los equipos de la tabla anual que logra entrar en la Sudamericana, con un margen que se achica. El segundo ya está descartado: quedó eliminado ante Godoy Cruz, por penales, aunque el Tomba había hecho méritos para llevarse el partido en los 90 minutos, incluso con algunos suplentes.

Con esa eliminación consumada, aún con tres meses y 13 juegos por delante para que termine el año, fue el capitán Lisandro López el que le puso palabras al presente de Racing. “En diciembre habrá que hacer una buena autocrítica de todos y cada uno de los que estamos en el fútbol del club para no quedarnos en esta comodidad que genera hoy el club. Me molesta sentirlo, me molesta decirlo. No quiero que el club sea un club cómodo. Si tengo que ser el primero en hacer ese cambio, seré el primero”, aseguró Licha, cuyo contrato termina en diciembre y siente “más probable que no siga a que sí”. Y continuó: “Hay que hacer una reestructuración del plantel, tomar mejores decisiones a nivel fútbol. Hay que salir rápido de este bache que todos sentimos. Capria y los dirigentes serán los que tendrán que tomar las decisiones”.

En primer plano, la decepción de Lisandro López; el capitán fue directo: "No quiero que Racing sea un club cómodo"
Fotobaires


En primer plano, la decepción de Lisandro López; el capitán fue directo: "No quiero que Racing sea un club cómodo" (Fotobaires/)

Las declaraciones de Lisandro se parecieron más a la de un hincha preocupado por lo que ve que a las de un futbolista. Con otras palabras, es lo mismo que descargan en redes sociales los hinchas en estos últimos meses, sin posibilidad de ir a la cancha. Alguna vez Eduardo Coudet definió que Diego Milito “era la voz creíble de Racing”. Hoy, ese lugar lo ocupa Licha. Y sus palabras buscan generar algo de movimiento.

En ese combo, el regreso de los hinchas al Cilindro, agendado para el próximo domingo 3 de octubre, a las 20:15, ante Estudiantes, puede resultar decisivo. Racing no mira a la cara a sus hinchas desde el 28 de febrero de 2020. La pandemia, como en casi todos los ámbitos, modificó todo. Ya no es el mismo Racing. Milito, el mayor ídolo en los últimos cincuenta años, ya no está en el club. Tampoco el técnico Sebastián Beccacece. Y la última vuelta olímpica (14/12/2019, ante Tigre, por el Trofeo de Campeones) ya aparece más lejos en el tiempo.

Con la caída por penales ante Godoy Cruz, se le fue a Úbeda la Copa Argentina, uno de los dos objetivos que tenía hasta fin de año
Fotobaires


Con la caída por penales ante Godoy Cruz, se le fue a Úbeda la Copa Argentina, uno de los dos objetivos que tenía hasta fin de año (Fotobaires/)

En estos 19 meses los hinchas se perdieron de dos grandes alegrías, como los triunfos por penales ante Flamengo, por los octavos de la Libertadores 2020, y Boca, en la semifinal de la Copa de la Liga 2021. Y hubo unas cuantas frustraciones que siguieron por televisión: las eliminaciones de Copa ante Boca (2020) y San Pablo (2021), las finales perdidas por goleada ante River (Supercopa Argentina) y Colón (Copa de la Liga) y ahora la caída ante Godoy Cruz. Acaso algo de esa bronca acumulada salga al aire en el partido contra Estudiantes, en el que los hinchas ya comenzaron a agitar a través de las redes el “Miliiiiiiiiito, Miliiiiiiiiiiiiiiito” como grito de guerra.

¿A qué se refirió Lisandro con lo del club cómodo? A ciertas decisiones que parecen demostrar una falta de ambición para dar un salto de calidad, después de años en los que Racing pudo ser protagonista. De alguna manera, las palabras del Licha dialogan con la de Milito en su despedida: “Lo que debemos discutir son ideas, modelos, proyectos. (...) Pretendo otro club, en el que la inversión no sea considerada un gasto”.

Lisandro López, contundente: "En diciembre habrá que hacer una buena autocrítica de todos"
Fotobaires


Lisandro López, contundente: "En diciembre habrá que hacer una buena autocrítica de todos" (Fotobaires /)

La sensación en el vestuario es que la vara que este mismo plantel ayudó a poner bien alta no se sostiene desde lo institucional. Y esa fue la bronca que expresó Lisandro, con la particularidad de que uno de los destinatarios, además de ser el presidente del club, es su yerno y el abuelo de su hija.

Así, parece una incógnita cómo llegará Racing a diciembre. Pero más difícil aún es adivinar qué pasará en 2022. Rubén Capria, el mánager que asumió en enero pasado, termina su contrato a fin de año. Parece difícil que continúe en su función. Fue uno de los apuntados en los tres minutos de declaraciones del capitán: “Hay que hacer una reestructuración del plantel, tomar mejores decisiones a nivel fútbol”. A Racing, por ejemplo, le sobran mediapuntas como Tomás Chancalay, Benjamín Garré, Maximiliano Lovera, Matías Rojas, Ignacio Piatti, Carlos Alcaraz o Enzo Copetti, pero no tiene un volante central natural. De los ocho refuerzos que llegaron en enero de 2021 –Chancalay, Lovera, Piatti, Copetti, Joaquín Novillo, Ezequiel Schelotto, Matías Tagliamonte y Aníbal Moreno– sólo seguirán el primero y el último.

Con Novillo se da una situación particular: Racing lo incorporó desde Belgrano, a préstamo por un año, con un cargo de 70 mil dólares. Si el zaguero juega al menos 30 minutos en 20 partidos oficiales, la Academia está obligado a uso de la opción por un millón de dólares. El central jugó 16 partidos el semestre pasado, y en esta mitad del año tan sólo 22 minutos, en el primer partido post Copa América, la ida de los octavos de final ante San Pablo.

¿La salida de los históricos?

Pero lo que más preocupa en Racing es qué pasará con los históricos. Gabriel Arias, Leonardo Sigali, Nery Domínguez y Eugenio Mena fueron el sostén futbolístico del equipo en este año. Los cuatro tienen su continuidad en duda. Arias es el único con contrato hasta 2023, pero el neuquino espera un salto económico y la MLS podría ser su destino. A Domínguez, Mena y Sigali les queda el vínculo hasta el año próximo, pero su situación podría ser similar, y Racing no descarta negociarlos para evitar que se vayan con el pase libre, algo similar a lo que pasó con Augusto Solari en enero pasado. A ellos, hay que sumarle la situación de Licha y Darío Cvitanich, que se irá del club en diciembre.

Gabriel Arias, en un entrenamiento de Racing; el arquero es uno de los históricos que debe decidir si sigue o se va de la Academia
Prensa Racing


Gabriel Arias, en un entrenamiento de Racing; el arquero es uno de los históricos que debe decidir si sigue o se va de la Academia (Prensa Racing/)

Aún con los apuros por los malos resultados y por la presión que puede significar el regreso del público a los estadios, la idea de la dirigencia es aprovechar estas semanas para definir el rumbo a partir de 2022. Guillermo Barros Schelotto siempre fue una tentación para Víctor Blanco. Las charlas con Javier Mascherano continuaron después de aquel encuentro casual en AFA, apenas sellada la salida de Pizzi. Y Alexander “Cacique” Medina también aparece como opción. Blanco sabe que no hay margen de error.

La situación es similar a la de 2017, la otra crisis que afrontó en sus ocho años de gestión. Tras una política de refuerzos errada, con las salidas consecutivas de Facundo Sava, Ricardo Zielinski y Diego Cocca en menos de un año y medio, aquel 2017 se terminó con un interinato de Juan Ramón Fleita. Para cerrar ese año llegó la presentación de Eduardo Coudet como técnico y de Diego Milito como director deportivo. Y luego llegaron tres años dulces. Aún en medio de este mes sin triunfos y del golpe que le dio Godoy Cruz, hay dirigentes que imaginan un fin de 2021 similar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.