Racing ganó por primera vez como visitante: venció por 3-1 a Central Córdoba en Santiago del Estero con dos goles de Enzo Copetti

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Los jugadores de Racing festejan uno de los goles de Enzo Copetti, quien anotó dos en el 3-1 ante Central Córdoba
Los jugadores de Racing festejan uno de los goles de Enzo Copetti, quien anotó dos en el 3-1 ante Central Córdoba

En Santiago del Estero, Racing se dio el gusto de ganar de visitante por primera vez en el campeonato. Fue victoria por 3 a 1 ante Central Córdoba, una diferencia justificada por lo que hizo el equipo de Fernando Gago a lo largo de los 90 minutos. Con dos cabezazos similares de Enzo Copetti tras centros desde la derecha, se puso rápido en ventaja y luego defendió la victoria más allá del descuento santiagueño. Con estos primeros tres puntos fuera del Cilindro, la Academia se acomoda en la tabla de posiciones y parece dar una muestra de que se anota en una pelea por el campeonato que aún parece vacante de candidaturas.

La excursión a Santiago del Estero era un desafío para Racing. Como casi cualquier excursión últimamente: desde abril que la Academia no lograba un triunfo fuera de casa. Encima, el estadio Madre de Ciudades no es una plaza cómoda para los de Avellaneda: la inauguración fue un 0-5 ante River por la Supercopa Argentina de 2019 y la única vez que había enfrentado a Central Córdoba en esa cancha también fue derrota, por 1 a 0.

El primer gol de Racing (Copetti)

El anfitrión, en tanto, contaba con el plus de estrenar entrenador, un condimento que suele llevar a los futbolistas a dar el máximo como carta de presentación. Abel Balbo fue presentado el pasado jueves como entrenador ferroviario. Apenas dos días después ya tenía su debut ante Racing. Al tres veces mundialista con la Selección argentina lo acompaña en su primera aventura como director técnico otro nombre importante del deporte nacional: Julio Lamas, entrenador de la selección de básquetbol en dos etapas diferentes, quien no estuvo en el banco de suplentes sino en la platea. “Va a estar para la gestión del cuerpo técnico, va a ser mi colaborador en la gestión del grupo. Tiene una trayectoria enorme a nivel mundial y es un profesional de altísimo nivel” , había sido la explicación de Balbo sobre uno de los artífices de la Generación Dorada.

El entrenador académico Fernando Gago, en tanto, decidió meter mano en el equipo. Respecto a los 11 que habían jugado en el empate ante Arsenal hubo tres modificaciones: los ingresos de Iván Pillud, Eugenio Mena y Tomás Chancalay, en lugar de Facundo Mura, Emiliano Insúa y Leonel Miranda. Pero también hubo algunos cambios de posición: Gonzalo Piovi pasó del lateral a la zaga y Nicolás Oroz pasó de jugar como extremo a ser un interno derecho.

Más allá de todas esas variantes, la Academia mostró la misma cara de siempre. Ya al minuto dio aviso, con un taco de Enzo Copetti dentro del área que Gabriel Hauche no pudo convertir. El chaqueño tuvo una noche protagonista en Santiago. A los 26, tras un preciso centro de Jonathan Galván, se tiró de palomita en el punto de penal y con un frentazo marcó el primer gol del partido. De los 25 goles que tiene el Copetti en Racing hay tres calcados, con un centro en posición de número ocho para que el platinado defina de palomita. Así había sido el descuento ante River, en el Monumental, y también el empate ante Sarmiento, en Junín. Los dos con centro de Hauche. Esta vez el centro fue de Galván.

En el inicio del segundo tiempo, el Demonio se dio el gusto de asistir al número nueve: un envío que llegó desde la derecha y Copetti cabeceó al gol. Una fórmula que rinde sus frutos. El 2 a 0 parecía una ventaja clara para lo que quedaba de partido, pero que hacía justicia a lo que sucedía en el campo de juego. Y un festejo en que el surgido en Atlético de Rafaela se sacó la bronca: el chaqueño pudo volver al gol desde aquel penal fallado en el clásico ante Independiente.

El segundo gol de Racing (Copetti)

Un síntoma que podía pasar de lo particular a lo general: desde el triunfo ante el Rojo que Racing no podía volver a sumar de a tres. Si después de esa alegría en el clásico los futbolistas el vestuario académico se había juramentado sacar los nueve puntos que estaban en juego en esta triple fecha que pasó esta semana para asumir el traje de protagonista, no había logrado el objetivo en los choques ante Newell’s y Arsenal. Un torneo tan extraño como el que va disputado en estas 10 fechas da la sensación de perdonar cualquier traspié. Pero la sensación en la mitad celeste y blanca de Avellaneda era que no se había aprovechado la oportunidad, con Boca y River aún atentos a la eliminación de la Copa Libertadores.

El descuento de Central Córdoba (López)

Ese era el otro condimento que tenía el viaje a Santiago. Más allá de algunos minutos de zozobra cuando Renzo López marcó el descuento, la Academia pudo resolver con cierta comodidad el partido. Esta vez, los cambios le trajeron resultados a Gago. Matías Rojas, Carlos Alcaraz y Leonel Miranda ingresaron juntos cuando promediaba el segundo tiempo. Entre ellos armaron el gol, tras una gran jugada colectiva que incluyó 31 toques: Rojas desbordó por derecha y le sirvió el centro a Alcaraz. Fue el sello para el triunfo, fue la marca registrada de un equipo al que esta vez lo acompañó también el resultado.

El tercer gol de Racing (Alcaraz)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.