Racing: Enzo Copetti y la historia de ese “ángel especial” para jugar los clásicos ante Independiente

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Enzo Copetti festeja su primer gol con la camiseta de Racing ante Independiente
Enzo Copetti festeja su primer gol con la camiseta de Racing ante Independiente - Créditos: @LA NACION/Mauro Alfieri

La historia de Enzo Copetti en Racing se escribe al mismo ritmo que muestra dentro de la cancha el delantero de 26 años. Cuando apareció como un platinado casi desconocido que llegaba de Atlético de Rafaela para usar la camiseta número 9 tardó solo 11 minutos en hacer su presentación: ingresó en el entretiempo de un partido que la Academia perdía ante el Aldosivi de Fernando Gago, por la Copa de la Liga 2021, y un ratito después ya marcó su primer tanto. A partir de ahí se ganó un puesto en la delantera. Racing lo trajo a préstamo, como una apuesta. Ya hizo uso de la opción: pagó un millón de dólares por el 80% en abril.

Esta semana, con el mercado europeo que empieza a tomar temperatura, llegó la primera oferta formal por él. Udinese, del pueblo de origen de su abuela, ofreció cinco millones de dólares. Fue rechazada: el club pretende que se acerquen más a los 10 millones que marca su cláusula de recesión . Acaso esa evolución de cifras sea la mejor manera de resumir la excursión de Copetti en la mitad celeste y blanca de Avellaneda.

El interés del club italiano no desenfoca al delantero, que como todo Racing vive una semana especial en la previa del clásico ante Independiente. Copetti tiene tres antecedentes con el Rojo: dos triunfos y una derrota. Las dos alegrías llegaron de su pie derecho en los instantes finales del partido. Definió el clásico de la Copa de la Liga 2021, con el polémico penal que pitó Mauro Vigliano en el último minuto del partido. Y también anotó el segundo tanto del triunfo académico por 2 a 1 en la última Copa de la Liga, cuando ya se habían jugado más de 86 minutos en el Libertadores de América.

Parece ser de esos futbolistas que tienen un ángel especial para este tipo de partidos. En el primer triunfo tuvo un guiño del destino : unos minutos antes había sido reemplazado Tomás Chancalay y Darío Cvitanich no estaba entre los concentrados por estar contagiado de Covid. Por eso el penal cayó en sus pies. En la segunda victoria, Javier Correa se recuperaba de un desgarro y no aparecía en el banco de los suplentes. Si el cordobés llegaba en condiciones, como ocurrió tantas veces en la primera mitad del año, seguramente hubiera sido su reemplazo en los minutos finales. Pero el que estuvo en esos instantes decisivos fue Copetti. Y no falló.

En el actual contexto resulta difícil imaginar que el número 9 no esté dentro de la cancha en los minutos finales. Se volvió un jugador clave en el equipo de Fernando Gago. Y llega en racha: viene de hacer tres goles en los últimos tres partidos (Gimnasia La Plata, Aldosivi y Sarmiento de Junín). Su 2022 viene con números muy buenos: en 20 partidos que jugó como titular marcó 13 goles. También entregó tres asistencias.

En esa veintena de juegos como titular sólo hubo dos caídas para la Academia. Copetti, además, tiene sus atenuantes personales en los tres golpazos que recibió Racing en la Copa Argentina, la Copa Sudamericana y la Copa de la Liga. En la eliminación ante Agropecuario, Gago había decidido preservarlo en el banco de suplentes para darle la chance a Correa. En la derrota ante River Plate (Uruguay) debía cumplir una fecha de sanción por acumulación de amarillas. Y en la caída ante Boca, por penales, jugó todo el segundo tiempo como extremo derecho, tras el ingreso de Correa por la lesión de Matías Rojas, pese a que como delantero centro había sido un problema para Marcos Rojo y Carlos Zambrano, que fueron amonestados tras cruces con el ex Rafaela.

El delantero suele ser un incordio para los defensores, por su insistencia para ir al choque. Así es como demuestra su personalidad y su mentalidad. Desde adolescente moldeó un cuerpo a pura fibra gracias al entrenamiento de boxeo. “Te da un aire que otros deportes no te dan. Le metía mucho. Llegué a estar a tope, pero no peleaba, lo hacía sólo para entrenar. Te da mucho aire y fuerza de brazos”.

Segundo gol de Copetti con la camiseta de Racing ante Independiente, en esta oportunidad en el estadio Ricardo Bochini
Segundo gol de Copetti con la camiseta de Racing ante Independiente, en esta oportunidad en el estadio Ricardo Bochini - Créditos: @Telam

A esa tozudez que mostró de entrada, Gago le pulió la técnica y le dosificó los esfuerzos. A diferencia de lo que ocurría durante sus primeros meses en Primera, ahora el número 9 se integra al circuito de juego sin desentonar y pivotea con criterio las pelotas de espalda. El chaqueño cuenta que le costó acostumbrarse al césped siempre húmero de los campos de Primera. “Lo que veo cuando reviso los resúmenes que nos pasan es que todavía me falta mejorar los controles. He mejorado mucho en jugar de espaldas, eso se lo debo a Fernando y a su cuerpo técnico, que siempre lo trabajamos. Pero todavía tengo que mejorar los controles”, explica.

Cuando el ex mediocampista de Boca desembarcó en Avellaneda, Copetti pasaba por un mal momento. Andaba con poco feeling con el gol y con los hinchas: con festejos excedidos y algunas declaraciones cruzadas. Por eso arrancó detrás de Correa en la consideración de Gago. Los goles le fueron acomodando el espíritu. Y también el trabajo. El cuerpo técnico ordenó esa entrega desmedida del delantero. Una guía paciente para entender que no todas las pelotas son igual de importantes. Cuándo vale el esfuerzo y cuándo no.

La mejor muestra de la potencia física de Copetti fueron los 70 metros recorridos en nueve segundos para convertir ante Aldosivi, hace dos fechas. Pero también son habituales esos piques en la dirección inversa, para recuperar alguna pelota cuando el rival rompió la primera línea de presión y se avecina un contragolpe peligroso. Esas corridas no son virales. Pero sí se meten en el corazón de los hinchas. El de este domingo, para Copetti, será el primer clásico en el Cilindro con público después de las puertas cerradas por la pandemia. Con entradas agotadas, la tribuna y el goleador esperan una tarde con feedback: que el contagio se transmita de adentro hacia afuera y también a la inversa. En eso Copetti es un especialista.

Enzo Copetti jugará su primer Racing vs. Independiente con hinchas de la Academia
Enzo Copetti jugará su primer Racing vs. Independiente con hinchas de la Academia - Créditos: @LA NACION/Mauro Alfieri
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.