Racing, del destello a un cierre de semestre con las manos vacías

·3  min de lectura

Racing vivió un semestre en el que estuvo rodeado de elogios. Y no fueron para menos: relució un alto rendimiento, de la mano de Fernando Gago, y hasta pudo decir, sin sonrojo alguno, que fue uno de los mejores equipos de Argentina al plasmar un buen juego en el campo.

Sin embargo, todo lo vivido durante este tiempo, se esfumó en cuestión de semanas. Primero, con su salida de la Copa de la Liga Profesional, ante Boca, y ahora con el golpe más fuerte: la eliminación en la Copa CONMEBOL Sudamericana.

Este jueves, la Academia recibió sufrió un cimbronazo en el Cilindro de Avellaneda, donde River Plate lo superó por 1-0. Aunque fue el triunfo de Melgar ante Cuiabá, en Arequipa, Perú, el que fue el tiro de gracia a sus esperanzas en el ámbito continental.

Para el cuadro de Avellaneda, lo que más le dolerá de esta caída es que sólo necesitaba de un empate con los uruguayos, un punto que demuestra la comodidad, y buenos resultados, que había conseguido hasta esta jornada.

De hecho, su despedida de la segunda competición más importante de Sudamérica se dio con misma cantidad de unidades que el Dominó (12). En la disputa por el primer lugar, la diferencia de tres goles a favor (7:5) no fue suficiente para aferrarse al liderazgo del Grupo B frente a los cuatro del elenco peruano (10:6).

Y viendo las posibilidades que tenía sobre la mesa para clasificar, el conjunto de Gago fue insistente a cada momento en su casa, sobre todo, en los minutos finales, con tal de conseguir el pase a la siguiente ronda.

En términos de posesión de la pelota, la herramienta clave en su idea, fue amplio dominador con 75% ante los 25% de la Dársena, mientras que, en intentos, remató 28 veces contra cinco de su rival.

Para colmo, terminó con un promedio de goles esperados del 2.8 (contra 0.5 del cuadro de Montevideo), el cuarto más alto entre todos los equipos en esta competición, sin haberse llevado la victoria.

A su vez, a nivel individual, Javier Correa fue la bandera en los ataques en busca de la heroíca para los de Avellaneda con sus 10 tiros, el registro más alto de un jugador en esta Sudamericana, e incluso más que los de todo River (7).

Todo se acabó para Racing y su buen despliegue en el campo, que pareció haberse derrumbado desde la caída con el Xeneize, en semifinales del torneo argentino, en el que supo ostentar una racha de 16 partidos sin perder, incluido el duelo en el que superó en el juego al cuadro boquense, pero que quedó eliminado en los penales tras la igualdad sin goles.

Foto: Rodrigo Valle/Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.