Racing busca potenciar su marca: cómo aprovechar el envión de la selección argentina para generar ingresos

El plantel de Racing fue agasajado por las autoridades locales y los organizadores de la Supercopa Internacional en Emiratos Árabes; la Academia y Boca jugarán este viernes la final en Abu Dhabi
El plantel de Racing fue agasajado por las autoridades locales y los organizadores de la Supercopa Internacional en Emiratos Árabes; la Academia y Boca jugarán este viernes la final en Abu Dhabi

El duelo del próximo viernes, ante Boca, en Abu Dhabi, por la Supercopa Internacional, despierta expectativas por muchos motivos en la mitad celeste y blanca de Avellaneda. Porque es el primer partido del año. Por el morbo que se generó con el Xeneize en los últimos tres años, ya que será la quinta vez que se crucen en un duelo decisivo. Y también por lo que está en juego: un título oficial. Pero hay una razón más fuerte y menos visible: el viaje a tierras árabes es el primero que hace Racing fuera del continente en más de 26 años.

Sí, así como suena. La última vez que la Academia jugó un partido lejos de América fue en 1996, en una insólita gira que realizó por Japón . En plena pretemporada previa al Clausura, el equipo de Miguel Ángel Brindisi viajó hasta Asia para disputar dos amistosos ante el Jubilo Iwata y el Verdy Kawasaki. La única motivación de Racing para viajar al otro lado del mundo y disputar dos partidos en 48 horas para luego regresar a Avellaneda era cobrar 200 mil dólares que sirvieran para achicar la deuda con el plantel.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Si bien el fin último sigue siendo el de recaudar, el repaso de lo que fue la última excursión académica fuera de América sirve para comprender el recorrido del club en estos casi treinta años. De aquel viaje Buenos Aires-San Pablo-Los Ángeles-Tokio en turista a este vuelo chárter directo a Al Ain. “Fue un viaje rarísimo, porque en esa época todo era raro en Racing. Yo lo recuerdo muy bien porque cuando estábamos en Japón me avisaron del nacimiento de mi primer hijo, Alan”, relata Ignacio González, arquero del equipo en aquel entonces, actual entrenador de arqueros de la Reserva. “Con el Lagarto Fleita [Juan], el Mago Capria [Rubén] y otros muchachos que nos tocó vivir los 90 en Racing tratamos de inculcarles a los chicos que valoren todo lo que tienen ahora”, dice Nacho, un símbolo de aquella época.

El exarquero cuenta una anécdota que también sirve como espejo invertido de lo que es esta excursión de la Academia. En julio de 1996, el acuerdo comercial por la gira incluía que el plantel debía viajar de traje. Los jugadores, molestos por las deudas y por el alocado plan de viaje, llegaron a Ezeiza cada uno con su ropa, a modo de protesta. Los promotores de la gira se pusieron firmes: había que viajar de gala. Nacho González aún recuerda la escena de todo el plantel académico metido en el baño del Aeropuerto de Ezeiza, cambiándose, dejando los jeans para hacerle lugar a los trajes. En ambos partidos, la Academia usó una camiseta que llevaba la leyenda de “No a las drogas” escrita en japonés.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Aunque en los casi 120 años de historia fueron muchas las ocasiones en las que Racing salió al exterior esa fue la última. En distintas etapas, la Academia afrontó giras por los principales estadios europeos como el Camp Nou, el Santiago Bernabeu, el Olímpico de Roma o Stamford Bridge. También otras más insólitas como un amistoso ante PSV en Zimbabue, en 1989, o la recordada gira por África de 1990, en la que Carlos Roa contrajo paludismo. Más allá de los partidos oficiales o amistosos que jugó en América en todo este tiempo, Racing parecía tener olvidado el pasaporte desde 1996, cuando jugó estos dos amistosos en Japón.

El balance deportivo fue de dos derrotas para el equipo de Brindisi, ambas en el estadio Tokyo Dome. Ante el Jubilo Iwata cayó por 2 a 1. Contra el Verdy Kawasaki, 4 a 1. En ambos casos el gol fue del actual manager Rubén Capria. “Lo recuerdo muy bien. Fue la primera vez que vi en vivo la repetición de un gol mío, porque la pasaban en pantalla gigante”, bromea el Mago, que también se sorprendió por la tecnología del estadio: como era todo cerrado, les preguntaron a qué temperatura querían que se jugara el partido.

Rubén Capria y Nacho González, que conoció a su hijo en Ezeiza por la gira que Racing hizo por Japón en 1996
Rubén Capria y Nacho González, que conoció a su hijo en Ezeiza por la gira que Racing hizo por Japón en 1996

La formación base fue parecida en ambos duelos: Nacho González (Cáceres); Navas, Galván, Úbeda y Zanetti; Chacoma (Facciuto), Quiroz (Michelini), Pompei; Capria; Ruiz y Mandra (Arangio). “Nos costó mucho el viaje, el cambio de horario. Fueron partidos cerrados. Para Jubilo Iwata jugaba Dunga. Me acuerdo que pateó un tiro libre que casi me arranca el brazo de lo fuerte que iba”, rememora González.

Más allá de la distancia temporal y de la organización que rodea a cada viaje, el motivo último de la presencia de Racing en Medio Oriente es el mismo que lo llevó a volar a Japón: el dinero. Según confirmó la Liga Profesional de Fútbol, la Supercopa Internacional repartirá 500 mil dólares para el ganador y 250 mil para el perdedor. Lo que aún parece difícil de descifrar es por qué chocarán la Academia y Boca el próximo viernes, a las 12.30 de la Argentina, en el estadio Hazza bin Zayed, ubicado en la ciudad de Al Ain, próxima a la capital que lleva el mismo nombre del emirato.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Según el comunicado oficial de la LPF se debe a que Racing es el ganador del Trofeo de Campeones disputado en San Luis y que el Xeneize quedó como segundo en la tabla anual, donde la Academia terminó primero. En el imaginario colectivo, sin embargo, está instalado que Boca juega la Supercopa Internacional por haber sido el campeón del Torneo y la Academia por ser el mejor equipo de la tabla anual, en desmedro de Patronato, campeón de la Copa Argentina.

Para el Abu Dabi Sports Council, lógico, era más tentador invitar a dos equipos grandes de la Argentina, con una rivalidad creciente. “Que estemos acá tiene que ver con el logro conseguido el año pasado. Todo buen proceso deportivo genera buenas consecuencias económicas, porque potencian la marca. Creo que el club se expande y habrá que aprovecharlo”, marca Capria, que también asegura que buscarán explotar en los Emiratos “la marca que dejó el fútbol argentino en el último Mundial”.

Víctor Blanco, presidente de Racing, con buena visión para los negocios
Víctor Blanco, presidente de Racing, con buena visión para los negocios

El vínculo con Medio Oriente es uno de los objetivos que persigue el presidente Víctor Blanco desde hace años. El empresario sostiene buenas relaciones con Qatar y con Dubai. Lleva tiempo tratando de establecer negocios con esa zona del mundo. Esta Supercopa Internacional parece ser una oportunidad más allá del resultado.

“Ojalá podamos mostrar al mundo el fútbol argentino en su mayor dimensión y aprovechar este evento para afianzar la relación entre nuestro país y el mundo árabe en diversas dimensiones. Este tipo de acciones sirven mucho y en Racing estamos dispuestos a profundizar los lazos de amistad y colaboración”. Eso irá más allá del resultado del próximo viernes, porque más allá del título también hay negocios en juego.