Racing y Boca, o Fernando Gago vs. Sebastián Battaglia: de la resistencia a la aceptación, en un duelo definitorio

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Sebastián Battaglia y Fernando Gago, un duelo de dos viejos conocidos
Sebastián Battaglia y Fernando Gago, un duelo de dos viejos conocidos

El destino reservó una función especial para las semifinales del torneo doméstico. Se trata de una de esas propuestas, incluso, que superan a la cita, al clásico, a la rivalidad histórica. El choque entre Boca y Racing en una semifinal es convocante por naturaleza, pero cuando en el menú aparece un frente a frente entre dos excompañeros, que entienden el juego desde un mismo lugar, que se criaron en la misma casa, que compartieron equipo y que prácticamente se pasaron el testimonio, todo resulta más convocante. Fernando Gago y Sebastián Battaglia, sobre el ring de la Copa de la Liga Profesional, protagonizan un capítulo sin desperdicios en el que uno saldrá muy malherido.

Son muy similares en sus aventuras como entrenadores. No tuvieron un desarrollo sencillo. Fernando Gago llegó a Racing tras su paso por Aldosivi y en Mar del Plata intentó expresarse futbolísticamente por intermedio de sus jugadores, pero su idea no llegó como lo pretendía y la excursión que comenzó en 2021 duró apenas 13 encuentros. Sebastián Battaglia tuvo sus primeros pasos en el fútbol del ascenso, como entrenador de Almagro, pero apenas pudo desarrollarse un par de meses. Dirigió solo ocho encuentros, no logró el ascenso y el ciclo que comenzó en marzo de 2018 se acabó en mayo de ese mismo año.

Ahora viven otra realidad, aunque ninguno de los dos tuvo arranques muy placenteros en Racing y Boca. La tranquilidad que emana Gago, es la misma que cuando la idea de juego que intentó inocular no tenía plena recepción. Despertó miradas con recelo -algunos cuestionaron a Rubén Capria, manager de Racing por la elección de entrenador-, pero acomodó el barco y cosechó 10 triunfos consecutivos, lo que representó un récord histórico para la Academia. Por eso el discurso de Gago se mantiene, incluso, después de haberse clasificado a las semifinales de la Liga y de haber goleado por 5-0 a Aldosivi: “ Estamos para competir en cada partido, lo vengo diciendo desde la pretemporada. Cada partido es un desafío . Hay que acostumbrarse a ganar. Tener esa mentalidad ganadora, algo que el equipo va sintiendo a medida que transcurre el juego. Me gustó mucho el equipo porque lo jugamos como una final”.

Fernando Gago, DT de Racing, disfruta de un buen momento
Prensa Racing


Fernando Gago, DT de Racing, disfruta de un buen momento (Prensa Racing/)

El diagnóstico de Battaglia resultó bastante similar al de su ex compañero de equipo en Boca. Es que desde que tomó al conjunto xeneize tuvo que eludir todo tipo de obstáculos. Las críticas lo acribillaron, la desconfianza creció, la diferencias con el Consejo de Fútbol se multiplicaron, pareció tener fecha de vencimiento, pero en las últimas pruebas luce diferente. En 44 partidos como conductor principal de los xeneizes, ganó 23 encuentros, empató 13 y perdió 8, ganó la Copa Argentina 2021, pero lo que mostraba el equipo no convencía, por eso tras la victoria sobre Defensa y Justicia reconoció que está apareciendo algo de lo que él pretende para su equipo: “ Fue el partido más completo desde que estoy en Boca. El cambio del equipo se explica desde la confianza ”, dijo Battaglia.

El próximo paso entre ambos despierta inmediatamente los recuerdos que los conectan. Y justamente caminaron juntos en uno de los dos equipos: Boca. Sebastián Battaglia llegó a la primera del club de la Ribera en 1998 y emigró a España en 2003, para jugar en Villarreal. Su salida dejó un interrogante en el puesto de volante central, que pareció estar cubierta con otro estilo, con la incorporación de Raúl Cascini. Sin embargo, en 2004 se asomó otro futbolista criado en Boca y era nada menos que Fernando Gago.

Sebastian Battaglia y Dario Benedetto; el DT parece haber encontrados soluciones en los últimos encuentros
JGMPhotogamma


Sebastian Battaglia y Dario Benedetto; el DT parece haber encontrados soluciones en los últimos encuentros (JGMPhotogamma/)

En 2005, con la llegada de Alfio Basile como entrenador comenzó a gestarse el famoso “equipo de memoria”, y allí fue que armonizaron los dos volantes centrales nacidos de las divisiones menores. Boca le tuvo que pagar 1.8 millones de dólares a Villarreal para repatriar a Battaglia, que se recuperó de una operación de la rodilla derecha. Cuando terminó con la rehabilitación, se hizo un lugar en el equipo, pero no como único volante central, sino que se acomodó junto a Gago, que por su técnica relegó a Cascini.

En la Copa Sudamericana, la Recopa Sudamericana y el torneo Apertura, los dos fueron piezas claves para las conquistas de los tres campeonatos. Ese ciclo de Basile tuvo una temporada 2005-06 en la que se llevó cinco títulos en igual cantidad de competiciones.

Sudamericana 2005, con Gago y Battaglia como piezas de ese título

El final de las carreras de ambos también resultó similar, ya que debieron dejar de jugar por las lesiones. El adiós al fútbol de Battaglia fue en 2013, a los 32 años, contrariado por un tobillo derecho que lo obligó hasta ir a los Estados Unidos para buscar soluciones. El entrenador de Boca tuvo que lidiar como jugador contra una rotura de ligamentos de la rodilla derecha, osteocondritis en la misma rodilla, una larga pubialgia, osteocondritis en la otra rodilla y tobillo en cuestión.

Para Gago, el cierre llegó a los 34 años y también demasiado agotado después de superar varias dolencias. El entrenador de Racing le puso punto final a su aventura como jugador en 2020 después de luchar contra cinco lesiones de gravedad en los últimos cinco años de carrera: dos roturas del tendón de Aquiles izquierdo, una del Aquiles derecho y dos de ligamentos cruzados de la rodilla derecha.

El equipo de Boca "de memoria" que conducía Alfio Basile y en el que Gago y Battaglia era fundamentales
DANIEL LUNA


El equipo de Boca "de memoria" que conducía Alfio Basile y en el que Gago y Battaglia era fundamentales (DANIEL LUNA/)

Saben muy bien los dos qué cita tienen por delante, ambos conocen bien el juego y están enfocados en ese objetivo. Pero también entienden que las referencias al pasado juntos será un punto que alimenta todo tipo de evaluaciones. Los dos tienen estilos muy diferentes para expresarse y las formas de Gago son las mismas que lucía para declarar cuando era jugador: sin demasiadas palabras y sin muchas sonrisas. Ante la consulta sobre si tiene algo especial la chance de enfrentarse a Boca, su respuesta no escapó de su lógica: “No, no me genera nada. Me debo a los jugadores e institución que represento”.

Mientras que Battaglia, con un tono más amable, también parte de su perfil, no tuvo problemas en hablar un poco más del futuro encuentro con Gago, aunque prefirió no avanzar mucho sobre el tema: “Hace rato que no lo veo, tanto a él como a Insúa [Federico, el ayudante de campo]. Hicieron un muy buen torneo, invictos, ganaron su zona, encontraron la manera de jugar, será lindo volver a verlos”. Incluso, Battaglia, Gago e Insúa fueron compañeros en esa etapa en la que el equipo de Basile salía “de memoria”.

Un duelo demasiado interesante. Dos caminos similares, éxitos compartidos y con desafíos idénticos. El frente a frente de Gago y Battaglia será un paso más que delicioso dentro de un menú clásico.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.