La rabia de manifestantes proabortistas estalla frente al Supremo de EE.UU.

·4  min de lectura

Washington, 3 may (EFE).- La rabia de cientos de jóvenes estadounidenses por la posible revocación de la protección legal al aborto estalló este martes frente al Tribunal Supremo del país, donde un creciente grupo de manifestantes se ha ido congregando a lo largo del día para exigir que se no permita lo que consideran un retroceso en derechos.

“Si quisiera al Gobierno en mi vagina me acostaría çon un senador”, “Mi cuerpo mi decisión” o “el aborto es Sanidad” eran algunos de los mensajes que se podían leer en las decenas de pancartas que ondeaban frente a los escalones del tribunal.

Aunque al comienzo del día la manifestación estaba claramente dividida entre los partidarios del aborto y los que se oponen a él, cada grupo situado a uno de los dos lados de la gran escalinata, el número de manifestantes a favor del derecho a interrumpir el embarazo acabó por superar ampliamente a los que buscan revocarlo y llegó a dominar también su lado de la escalera.

“Tomamos la decisión de venir anoche. La única razón por la que no vinimos antes es porque ayer había un grupo grande de anti (aborto), pero las asociaciones a favor convocamos hoy a venir de ocho a ocho. La idea es estar todo el día”, dijo a Efe Manuela Tironi, una de las jóvenes presentes en la protesta.

A lo largo de la mañana, sin embargo, los grupos parecían estar bastante igualados: en el lado izquierdo, decenas de personas de diferentes edades que portaban pancartas a favor del colectivo trans y de los derechos LGTB; y, en el derecho, un grupo algo más reducido pero más ruidoso con varios jóvenes que también llevaban banderas LGTB y pedían “derechos para todas las personas, nacidas y no nacidas”.

DEMÓCRATAS EN CONTRA DEL ABORTO

Estos últimos eran miembros de los “Demócratas a favor de la vida de América”.

Según explicó a Efe Caroline, una de sus integrantes, es necesario cambiar las leyes para cambiar la cultura, por lo que ve con buenos ojos el borrador filtrado que apunta a un fallo del Supremo que revocaría la tradicional protección legal del aborto, recogida en la famosa sentencia “Roe contra Wade” de 1973.

El borrador, que se conoció anoche y ha sido confirmado este martes por la corte.

No obstante, el máximo tribunal ha aclarado que no se trata de una decisión definitiva y ha solicitado una investigación para esclarecer cómo acabó en manos de Politico, el medio que lo publicó inicialmente.

Para Sarah, una manifestante proabortista, la razón por la que peligra el derecho a interrumpir el embarazo en es porque en Estados Unidos no existe verdaderamente separación entre la Iglesia y el Estado, ya que las creencias religiosas tienen una enorme influencia en las decisiones de la Justicia.

Esta idea fue una de las más repetidas en los discursos y las consignas de los manifestantes, que reclamaron al Congreso de su país la codificación legal del derecho para no tener que depender de la jurisprudencia.

La idea fue lanzada también por la senadora Elizabeth Warren, quien fuera candidata a las primarias demócratas en 2020, en un apasionado discurso sorpresa por la mañana frente a los manifestantes.

Visiblemente emocionada, Warren lamentó que quienes más sufrirán las consecuencias de la decisión del tribunal, si finalmente llega a producirse, serán las mujeres pobres que no podrán “pagar un billete de avión a los estados donde sí se permitirá el aborto”.

GRAN ASISTENCIA PROELECCIÓN

La escena cambió mucho a lo largo de la tarde, cuando muchos jóvenes proelección salieron de sus clases en la Universidad y pudieron unirse a la protesta.

Comenzaron a vivirse algunas escenas de tensión cuando varias chicas empezaron a tapar con sus carteles a una anciana antiabortista, que recorría la escalinata gritando “no matéis a los niños”. La anciana fue insultada y perseguida por varias manifestantes, que trataban de hacerle sombra tapándola con pancartas.

También había conversaciones encendidas, pero civilizadas, entre partidarios del derecho al aborto y detractores.

En el escenario, una portavoz de los Socialistas Democráticos de América (una organización civil que ha recibido apoyo de varios congresistas del Partido Demócrata), lamentaba lo que supondría para el país dejar la decisión sobre la legalidad del aborto en manos de los estados.

“Soy de Texas”, le dijo a la multitud. “Y ya sabéis todos lo que ha pasado en Texas”, dijo, a lo que el grupo respondió con un sonoro abucheo. Precisamente ese estado sureño fue protagonista de una gran polémica en 2021, a raíz de la decisión de sus autoridades de prohibir el aborto a partir de las seis semanas de gestación ante la inacción del Supremo.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.