Récords mundiales que caen y caen en atletismo: cuáles son las razones del fenómeno

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·9  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
La estadounidense Sydney Mclaughlin destrozó su propio récord mundial en los 400 metros con vallas durante el Campeonato Mundial de Atletismo en Eugene, EEUU.
La estadounidense Sydney Mclaughlin destrozó su propio récord mundial en los 400 metros con vallas durante el Campeonato Mundial de Atletismo en Eugene, EEUU.

Lo más destacado de los Campeonatos del Mundo de atletismo, que concluyeron el domingo en Eugene, Oregon, fue sin duda el hecho de que Sydney McLaughlin destrozara su propio récord mundial (50s68 contra 51s41 del mes pasado), y el del resto de los participantes, en los 400 metros vallas. Fue un récord establecido de forma dominante, el tipo de actuación que los aficionados ven en el deporte, pero que rara vez pueden ver.

Los corredores de categoría mundial compiten en dos planos diferentes simultáneamente. Intentan batirse unos a otros, pero también persiguen fantasmas e intentan correr más rápido que nadie antes.

Estamos en lo que algunos llaman una edad de oro de la gente que corre rápido, con récords en todo el espectro y más gente que nunca (desde profesionales de élite hasta estudiantes de secundaria) corriendo tiempos que antes habrían sido inauditos.

Sydney McLaughlin hizo 50s68 en los 400 metros con vallas
Sydney McLaughlin hizo 50s68 en los 400 metros con vallas - Créditos: @Ashley Landis

Un pequeño ejemplo. En los Juegos Olímpicos de Tokio del verano pasado, el estadounidense Rai Benjamin corrió los 400 vallas en 46,17 segundos, lo que era más rápido que cualquier otro hombre que hubiera corrido antes. Desgraciadamente para Benjamin, el noruego Karsten Warholm, que corría en el carril de al lado, había sido 0,23 segundos más rápido, estableciendo un récord mundial que sigue vigente.

Los récords están cayendo en gran medida por una combinación de mejor entrenamiento y técnica, así como, quizás lo más importante, por el uso acelerado de zapatillas de alto rendimiento en todas las disciplinas.

Los datos de la Asociación Mundial de Atletismo, el organismo rector del atletismo, sobre las competiciones oficiales muestran que el año pasado se establecieron más récords mundiales que en cualquier otro año desde 2008. Hay que tener en cuenta que en 2020 se celebraron muy pocas competiciones oficiales. Si se establece un récord mundial más en 2022, sería el año con más récords mundiales en un año no olímpico desde 2003.

Tobi Amusan, de Nigeria, rompió la marca mundial de los 100 metros con vallas
Tobi Amusan, de Nigeria, rompió la marca mundial de los 100 metros con vallas - Créditos: @Steph Chambers

Sin embargo, todavía hay variaciones interesantes, especialmente en la cima del deporte, donde los récords están cayendo más rápido.

Sin embargo, en el conjunto de pruebas individuales de atletismo celebradas durante los Campeonatos del Mundo de este año, un total de 22 carreras, el número de récords establecidos fue inferior al de algunos años de las décadas de 1980 y 1990.

Como en 2021, los picos de nuevos récords mundiales suelen coincidir con los Juegos Olímpicos. Es el acontecimiento más importante del calendario de carreras, y en ellas se dan cita los campos más rápidos del mundo, los mejores atletas en la mejor forma de su vida.

Pero un análisis más profundo de los datos muestra que la simple conclusión de que todo el mundo es cada vez más rápido es incompleta y oculta las grandes diferencias entre los distintos tipos de carrera.

Florence Griffith-Joyner, la mujer que más rápido corrió: 10s49
Florence Griffith-Joyner, la mujer que más rápido corrió: 10s49

Todos los récords mundiales establecidos desde el inicio de la pandemia tuvieron lugar en un pequeño grupo de carreras que incluye vallas y pruebas de larga distancia. En otras pruebas, mientras tanto, no se ha batido ningún récord mundial en décadas. Esto es más evidente en las carreras planas (sin vallas) de 400 metros y más cortas.

El look futurista que utilizó Florence Griffith Joyner en su inolvidable 1988
El look futurista que utilizó Florence Griffith Joyner en su inolvidable 1988

En los sprints femeninos, no se han establecido récords mundiales desde la década de 1980. Florence Griffith Joyner, fallecida en 1998, sigue teniendo los récords de los 100 y los 200, mientras que Marita Koch estableció el récord mundial de los 400 metros cuando competía con Alemania Oriental.

Cabe señalar que las sospechas de dopaje han perseguido a Griffith Joyner desde que estableció sus récords, aunque nunca ha sido acusada de forma creíble de dopaje. Sin embargo, parece claro que Koch, y muchos otros atletas de Alemania Oriental, participaron en una trama de dopaje patrocinada por el Estado. Los controles antidopaje obligatorios fuera de competición se introdujeron por primera vez en 1989, y desde entonces se han descubierto oleadas de atletas, especialmente velocistas, que se han dopado. Es muy difícil decir con certeza cuáles son los récords que no están contaminados.

Bolt y una marca histórica: 9.58 para los 100m
Bolt y una marca histórica: 9.58 para los 100m

En los sprints masculinos, los 100, 200 y 400, los corredores establecieron nuevos récords a lo largo de las décadas de 1990 y 2000, pero sólo uno desde 2009. ¿Por qué? Por el jamaiquino Usain Bolt, quizás el mejor velocista de la historia. Sus récords mundiales siguen en pie hoy en día, a pesar de su retirada en 2017.

Sin embargo, si nos centramos únicamente en los récords mundiales para saber si la gente es cada vez más rápida, corremos el riesgo de no ver el bosque por los árboles. En algunas carreras, los mejores corredores están subiendo constantemente, lo que supone una nueva amenaza para los récords de los competidores que se han retirado hace tiempo.

Por ejemplo, después de pasar por un periodo de calma en los años 90 y 2000, las competidoras de 200 metros son más rápidas que nunca. El parón podría deberse a la introducción de los controles de dopaje fuera de la competición, o tal vez a que el programa de sprint femenino de Jamaica no se hizo dominante hasta los últimos 15 años aproximadamente.

Shericka Jackson, Shelly-Ann Fraser-Pryce y Elaine Thompson-Herah, los
Shericka Jackson, Shelly-Ann Fraser-Pryce y Elaine Thompson-Herah, los "rayos" de Jamaica - Créditos: @BEN STANSALL

El récord mundial de Griffith-Joyner en los 200 no ha sido batido, pero en el último año, dos atletas, la jamaiquina Shericka Jackson y Elaine Thompson-Herah, han estado más cerca que nadie. Dada la fuerza del campo, parece apropiado decir que el récord de Joyner no ha sido batido, "todavía".

Hay muchas razones por las que los atletas podrían ser más rápidos. Las estrategias y las técnicas siempre están evolucionando, al igual que la comprensión de la ciencia del deporte y la nutrición.

Eliud Kipchoge de Kenia usa el prototipo de zapatillas Nike AlphaFly mientras está de pie después de su intento de romper la mítica barrera de las dos horas para el maratón el 12 de octubre de 2019 en Viena.
Eliud Kipchoge, de Kenya, y su zapatillas mágicas para hacer récord de maratón en 2019 - Créditos: @Alex Halada

La mayoría de las explicaciones, sin embargo, apuntan a las zapatillas. En 2017, Nike lanzó su Zoom Vaporfly 4%, una zapatilla para correr en carretera con una placa de fibra de carbono en la entresuela que actúa como una catapulta, devolviendo más eficientemente la energía a su portador. Un análisis del New York Times descubrió que los corredores que llevaban estas zapatillas y otras similares corrían entre un 4 y un 5 por ciento más rápido que los corredores que llevaban una zapatilla media.

Tras un breve periodo de exclusividad, todas las marcas de la competencia han sacado su propia versión de una zapatilla con placas de fibra de carbono en medio de una entresuela elástica, y ahora los clavos de pista también incorporan versiones de esta tecnología. Tal vez no sea una coincidencia que se hayan establecido nuevos récords mundiales en los maratones masculinos y femeninos desde la introducción de estas zapatillas, y que muchos de los tiempos más rápidos de la historia se hayan establecido en los últimos años.

Eliud Kipchoge de Kenia usa el prototipo de zapatillas Nike AlphaFly mientras está de pie después de su intento de romper la mítica barrera de las dos horas para el maratón el 12 de octubre de 2019 en Viena.
Las zapatillas tiene un rol preponderante en los récords - Créditos: @Alex Halada

Hay muchas otras explicaciones, y tecnologías, que se han postulado como razones de los recientes tiempos rápidos. Las pistas modernas están hechas de mejores materiales que ayudan a la velocidad. La superficie elástica de los Juegos Olímpicos de Tokio se comparó con un trampolín. La tecnología WaveLight, un sistema de luces que parpadean alrededor de la pista a un ritmo determinado, ha ayudado a mejorar el ritmo de los intentos de récord mundial. Y se realizaron menos pruebas antidopaje durante la pandemia.

Por su propia definición, los récords mundiales son eventos atípicos. Atribuirlos a una causa, como las superzapatillas, es una tontería. Después de su actuación de récord mundial en Tokio, Warholm, que está patrocinado por Puma, criticó los clavos Nike que su competidor, Benjamin, llevaba durante la carrera. “Llevaba esas cosas en las zapatillas, algo que odio”, dijo Warholm.

Tobi Amusan rompió dos veces el récord en 100 metros con vallas, pero la segunda marca fue anulada por exceso de viento
Tobi Amusan rompió dos veces el récord en 100 metros con vallas, pero la segunda marca fue anulada por exceso de viento - Créditos: @JIM WATSON

El año pasado, el récord mundial femenino de 10.000 metros fue batido dos veces en pocos días, primero por la holandesa Sifan Hassan y luego por la etíope Letesenbet Gidey. Ambas lo corrieron en la misma pista rápida de Holanda, equipada con el sistema WaveLight, que no se utiliza en la mayoría de las grandes competiciones. Ambas carreras estaban más o menos preparadas para los intentos de récord mundial, utilizando tecnologías de pista y marcapasos, corredores que lideran el intento durante el mayor tiempo posible antes de abandonar.

Gidey también estableció el récord mundial de los 5000 a finales de 2020, y añadió el de la media maratón a finales de 2021. En medio de esas hazañas, sin embargo, sólo consiguió una medalla de bronce en los 10.000 en los Juegos Olímpicos. Un gran logro, sin duda, pero que también demuestra la diferencia entre los intentos de récord mundial hechos a medida y las carreras de campeonato, en las que priman los empujones, la estrategia y el juego. Y, en consecuencia, los tiempos más lentos.

Gidey consiguió finalmente su medalla de oro en los 10.000 en los Campeonatos del Mundo la semana pasada. Su tiempo fue más de un minuto más lento que su récord mundial.

La estadounidense Sydney McLaughlin celebra tras ganar con récord mundial la final de los 400 metros con vallas en el Mundial de atletismo
La estadounidense Sydney McLaughlin celebra tras ganar con récord mundial la final de los 400 metros con vallas en el Mundial de atletismo

Los récords mundiales suelen ser simplemente el resultado de un intérprete o intérpretes generacionales. Gidey posee tres de ellos. Warholm rebajó el récord mundial de 400 vallas masculino dos veces en 2021. La estadounidense Sydney McLaughlin ha rebajado el récord mundial de 400 vallas femenino cuatro veces en poco más de un año. En cambio, la calidad de la competición masculina de 800 apenas ha mejorado desde los años 90, y la competición no ha visto una actuación destacada desde el keniano David Rudisha a principios de la década de 2010.

Es, en cierto modo, quizás un poco de consuelo. En un deporte definido por las zapatillas, por la tecnología, por el espectro -real o imaginario- del dopaje, el ingrediente clave de las actuaciones insondables es el mismo de siempre: un atleta insondablemente bueno.

VIDEO: Vergüenza: Una rampa en CDMX que es una trampa para personas con discapacidad

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.