Otro quinceañero en el alto polo: Lucas Monteverde ganó un abierto con su amigo Poroto Cambiaso y quiere igualar a su papá multicampeón

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Lucas Monteverde (n.), Adolfo Cambiaso (n.), Bartolomé Castagnola (h.) y Bartolomé Castagnola levantan el trofeo Duque de Edimburgo como campeones del Abierto de San Jorge, en Palermo; otro logro de La Natividad.
LANACION/Santiago Filipuzzi

Si bien Lucas Monteverde (n.) viene marcando hitos importantes en sus primeros años como polista profesional, como haber ganado la Copa Royal Windsor en Inglaterra a los apenas 13 años, esta semana que vivió protagonizando el 53er Abierto de San Jorge en Palermo seguramente será de las más especiales que recordará.

Sucede que Lukín, que está por cumplir 16 años, jugó entre grandes amigos, y ganó, el primer torneo de la temporada de primavera. Uno de los mayores de su corta carrera. Con la camiseta de La Natividad y junto a Adolfo Cambiaso (n.), Bartolomé Castagnola (h.) y Bartolomé Castagnola, venció por 13-8 en el último partido del triangular a La Dolfina Doctor 2U, que tuvo a “Joevy” Beh, Tomás Panelo, Francisco Elizalde y Facundo Sola.

Como lo había hecho el martes, cuando superó por 14-10 a La Dolfina BP, el equipo de Adolfito Cambiaso, ayer los cuatro se lucieron y se divirtieron. Todo fue positivo para el hijo de Lucas Monteverde, cuádruple campeón del Argentino Abierto como polista de La Dolfina; por eso el adolescente no tuvo más que alegría en su dialogo para LA NACION. “Primero, jugar con Lolo, Barto y Poro [Cambiaso] es impresionante, y ganar este torneo también es impresionante. Se nos dio y estamos muy contentos”, expresó luego de alzar el trofeo junto a sus compañeros en el podio de la cancha 2 del Campo Argentino. “Se aprende mucho jugando con ellos. Lolo, con la carrera que hizo, entiende muy bien el polo, y Poroto y Barto también”.

Lukín Monteverde en acción en la cancha 2 del Campo Argentino: un handicap de 5 goles no es normal en un polista de 15 años de edad.
LANACION/Santiago Filipuzzi


Lukín Monteverde en acción en la cancha 2 del Campo Argentino: un handicap de 5 goles no es normal en un polista de 15 años de edad. (LANACION/Santiago Filipuzzi/)

“Poro y yo nos conocemos desde chicos, tenemos la misma edad y nos vemos mucho en Cañuelas. Barto es un poco más grande, pero también tenemos una muy buena amistad”, contó Monteverde, que ostenta 5 goles de handicap. Los tres son talentos de la nueva generación, a sus 15, 15 y 20 (Castagnola) años. Pero más allá de compartir la cancha con amigos, jugó con Lolo Castagnola, heptacampeón argentino, a quien el piberío convenció de volver a actuar en Palermo luego de un lustro. Invaluable.

No sólo por verlo jugar de muy cerca, sino también por recibir consejos en los palenques e instrucciones en el propio partido, mientras el juego está transcurriendo. “Lolo no grita tanto, pero cada tanto está bueno que nos p...”, bromeó Lukín, que pasa gran parte de su año compitiendo en el exterior con su patrona, la jequesa Maitha bint Mohammed bin Rashid al Maktoum. Siendo quinceañero, su alteza es un espaldarazo muy importante para que él proyecte su trayectoria. “Yo siempre hago temporada en Dubái e Inglaterra. Jugar en Dubái es impresionante. Ella que es la que nos banca todo en El Overo”, contó el delantero, aludiendo a la estructura polística de su familia. “Después hago temporada chica acá, y después, Inglaterra. Tener la posibilidad de viajar y jugar en esos dos países es muy bueno”, celebró quien está compitiendo con caballos de la cría El Overo Z7.

Si bien ya el ambiento del polo proyecta en Lukín, Poroto, Barto y Camilo Castagnola un superequipo del futuro, los papás de Lukín le inculcan al chico tener los pies sobre la tierra y no prestar tanta importancia a las expectativas que hay en él. Le piden que construya su carrera de un día a la vez. Lukín valora todo consejo de su máximo referente en el polo: “Mi papá es muy importante para mi aprendizaje. De grande, quiero ser lo que fue mi papá, que además hace un montón por mí”, destacó.

Sexto "Lucas Monteverde" seguido en su familia, el adolescente agradece lo que hace por él su papá, cuatro veces campeón argentino, y quiere lograr lo mismo cuando sea grande.
LANACION/Santiago Filipuzzi


Sexto "Lucas Monteverde" seguido en su familia, el adolescente agradece lo que hace por él su papá, cuatro veces campeón argentino, y quiere lograr lo mismo cuando sea grande. (LANACION/Santiago Filipuzzi/)

Le hace caso, por cierto. En el polo sigue al pie de la letra los tres conceptos básicos que le marcan a diario: pegarle a la pelota, anticipar y tomar al hombre. Sus máximos anhelos, como los de todo polista, son jugar el Abierto de Palermo y ganarlo. Mientras, está por afrontar otra semana como para aprovechar al máximo: fue invitado por La Dolfina para protagonizar con Poroto, Diego Cavanagh y Alejo Taranco el Abierto del Jockey.

¿Y el colegio? “Estoy rindiendo libre, pero tratando de abandonar en cualquier momento”, rió. " A mi mamá y a mi papá no les gusta mucho la idea, pero voy trabajándolos de a poquito”, sostuvo, pícaro, el chico que anda de país en país cada año. El aprendizaje que más disfruta es el de las canchas.

Barto Castagnola, amigo de Lukín Monteverde pero algo más grande: a los 20 años, fue figura en la nueva conquista de La Natividad.
LANACION/Santiago Filipuzzi


Barto Castagnola, amigo de Lukín Monteverde pero algo más grande: a los 20 años, fue figura en la nueva conquista de La Natividad. (LANACION/Santiago Filipuzzi/)

Síntesis de La Natividad 13 vs. La Dolfina Doctor 2U 8

  • La Natividad: Lucas Monteverde (n.), 5; Adolfo Cambiaso (n.), 8; Bartolomé Castagnola (h.), 9, y Bartolomé Castagnola, 6. Total: 28.

  • La Dolfina Doctor 2U: Lin Yeng Beh, 4; Tomás Panelo, 6; Francisco Elizalde, 9, y Facundo Sola, 9. Total: 28.

  • Progresión: La Natividad, 1-2, 4-3, 5-4, 9-4, 12-5 y 13-8.

  • Goleadores de La Natividad: Monteverde, 2; Cambiaso, 3, y Castagnola (h.), 8 (4 de penal). De La Dolfina Doctor 2U: Beh, 5 (2 de penal); Panelo, 1; Elizalde, 1, y Sola, 1.

  • Jueces: Gonzlo López Vargas y Martín Goti.

  • Árbitro: Juan José Díaz Alberdi.

  • Cancha: Nº 2 de Palermo.

  • Premio AAP al mejor ejemplar de la final: Dolfina Melina, utilizada por Castagnola.

  • Premio AACCP al mejor producto jugador inscripto Polo Argentino: Chalo La Niña Loli, empleada por Castagnola (h.).

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.