Qatar 2022: Tata Martino, el DT que gana más dinero que Luis Enrique, Scaloni y muchos más

Qatar 2022: Tata Martino gana un sueldo al alcance de pocos. (Getty Images)
Qatar 2022: Tata Martino gana un sueldo al alcance de pocos. (Getty Images)

Qatar 2022 ha demostrado que el dinero no siempre compra la felicidad. Los anfitriones se han ido eliminados en la primera ronda —es apenas la segunda vez que eso pasa—. Y de nada sirvió el jugoso sueldo que le pagan a su entrenador Félix Sánchez. El estratega catalán percibe 2.4 millones de euros. Una cifra escandalosa si se toma en cuenta el pobre rendimiento de su equipo ante Ecuador y Senegal. Pero la cifra resulta todavía más inaudita cuando se compara con lo que perciben otros entrenadores.

Por ejemplo, Luis Enrique, técnico de España, gana 1.15 millones de euros. Y Lionel Scaloni, entrenador de la selección de Argentina, se embolsa unos 2.6 millones, cifra que apenas mejora el sueldo de Sánchez. Pero uno de los aspectos que más llama la atención es lo alto que se encuentra México en este apartado. Será una utopía pensar en que el futbol azteca puede estar entre los mejores seis del mundo, pero al menos en el ámbito de los entrenadores mejor pagados es así.

Gerardo Martino lleva a sus arcas, anualmente, 2.9 millones de euros. Únicamente hay cuatro directores técnicos que ganen más dinero que Martino. Y todos ellos, entrenadores de selecciones de primer nivel: Tite (Brasil, 3,6 MDE), Didier Deschamps (Francia, 3.8 MDE), Gareth Southgate (5.8) y Hansi Flick (Alemania, 6.5)). Por su parte, Louis van Gaal (Países Bajos) gana exactamente lo mismo que el DT del tricolor.

Y también hay otros entrenadores como Fernando Santos y Roberto Martínez (2.25 y 1.2 millones, respectivamente) que perciben menos dinero que el preparador argentino. Ya ni hablar del contraste de Martino con su paisano Gustavo Alfaro, al cargo de Ecuador, que es el entrenador peor pagado de la Copa del Mundo: 770 mil euros. Aunque todavía no se puede decir que estén en la siguiente ronda, el trabajo de Alfaro, exentrenador de Boca Juniors, ha merecido un sinfín de elogios por su victoria contra la millonaria Qatar y el empate contra la siempre poderosa selección de Países Bajos.

México no tiene entre sus preocupaciones la economía. Entre patrocinios múltiples y toda la hilera de partidos anuales, principalmente disputados en Estados Unidos, el negocio está muy bien resguardado. El problema, desde luego, es lo que se hace con ese dinero. Como dicta aquel dicho: son tan pobres que lo único que tienen es dinero. A estas alturas, México todavía se debate sobre lo que pueda pasar mañana: una sorpresa de escándalo o una goleada. Tomando en cuenta el poder económico, se tendría que llegar con muchas más certezas que dudas.

En diferente medida, lo que pasa con México es también similar a lo que pasa con Qatar: la abundancia no les garantiza nada a nivel competitivo. Se pueden extraer también otro tipo de conclusiones. Por ejemplo, para quine dirige a selecciones de primer nivel, como España, el dinero no es tan importante. Luis Enrique sabe que dirigiendo a un club podría ganar mucho más que como seleccionador —en el Barcelona llegó a ganar 11 millones de euros al año—. Martino ganó 5.4 millones durante el año que dirigió al Barcelona (2013-2014). Su sueldo ahora es inferior a aquello, pero no dirige todas las semanas.

Martino durante su etapa en el Barcelona. (REUTERS/Vincent West)
Martino durante su etapa en el Barcelona. (REUTERS/Vincent West)

Ese jugoso sueldo ofrecido por el Tri es el que atrae a entrenadores de proyección internacional a venir a México. Saben que aquí van a ganar muy bien y que, ciertamente, no se les pedirá que hagan milagros porque los límites del Tri, en cualquier época, están más que claros. La fórmula es perfecta: ganar mucho dinero sin enfrentar grandes exigencias en términos deportivos. Luego, es evidente que la factura incluye un desgaste emocional inevitable. Todos los hombres que pasan por la silla de entrenador nacional salen con más canas o arrugas.

Hay que recordar también que Martino estuvo en la mira de la selección de Argentina para ocupar el cargo en 2018. Finalmente, decidió por México y la AFA nombró a Lionel Scaloni, que había formado parte del cuerpo técnico de Jorge Sampaoli en la Copa del Mundo de Rusia 2018. Habían pasado, en ese momento, solo dos años desde que Martino dejó el cargo en 2016 después de turbulencias directivas que lo orillaron a renunciar.

Su continuidad con la selección mexicana es un enigma para todos. Ni él ha hablado de eso ni tampoco su jefe directo, Yon de Luisa. Sin embargo, la percepción generalizada es que él mismo está cansado del ambiente mexicano y sólo está esperando a que termine el Mundial para dar por acabado su ciclo de manera oficial.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Mexicanos incontrolables en Qatar: alcohol escondido y “ya se la saben, carteras y celulares”