Pumas y su humillante goleada contra el Barcelona que avergüenza a todo el futbol mexicano

·4  min de lectura
Pumas fue goleado por el Barcelona. (REUTERS/Albert Gea)
Pumas fue goleado por el Barcelona. (REUTERS/Albert Gea)

Pumas entró al Camp Nou con la ilusión de hacer un partido digno; incluso no faltaron quienes apelaron al recuerdo del triunfo que los felinos consiguieron contra el Real Madrid en 2004, pero bastaron dos minutos para que Robert Lewandoswki pusiera las cartas sobre la mesa. El Barcelona le dio un repaso absoluto a los auriazules y se llevó también al futbol mexicano entero entre las patas. Si había quien dudara de las diferencias entre uno y otro nivel, la distancia quedó evidenciada a la luz de los seis goles que los culés propinaron a Pumas. Y que pudieron ser fácilmente otros seis entre postes, oportunidades fallidas y un bajón de ritmo ante las miserias evidentes del equipo de Andrés Lillini.

A diferencia de los partidos amistosos que se jugaron hace dos semanas en Estados Unidos entre clubes mexicanos y europeos, donde ellos se toman las cosas muy a la ligera y lo ven como simples amistosos, el día de ayer el equipo de Xavi Hernández salió con todos sus titulares y como si se tratara de un partido de Liga española. Y es normal, pues se trata del partido en el que se presentan ante su afición y, por lo tanto, están obligados a mostrar su mejor versión y transmitir confianza a los seguidores. Por ese motivo ayer no faltó nadie: Rafinha, de Jong, Araujo, Dembelé, Pedri, Lewandowski, ter Stegen. Desde el principio estuvo claro que Pumas padecía pánico escénico ante esa constelación de estrellas.

Ellos también sacaron a su mejor once y primordialmente presumieron a Dani Alves, su más reciente adquisición y en quien han depositado gran parte de su fe para romper la racha de once años sin ser campeones en la Liga MX. Aunque el ambiente era festivo por el homenaje que recibió Dani de la afición blaugrana, en el campo los locales no se guardaron nada. A los 18 minutos, ya no había nada que hacer. 4-0 en el marcador. Pumas se entregó y sacó la bandera blanca que indicaba su rendición inmediata. Apenas pudieron presumir de un intento de disparo al arco efectuado por Gustavo del Prete. Y en el segundo tiempo, un desborde de César Huerta estuvo cerca de finalizar en el gol "de la honra". Ni eso fue posible para unos jugadores exhibidos con todas sus carencias.

En este tipo de partidos suele ser así. Se mezclan los marcados defectos de los equipos mexicanos y se potencian las virtudes de los europeos. De ese modo, es natural que la diferencia en el campo sea tanta. Tras varias semanas de ensueño, los Pumas y su afición se han topado de bruces contra un equipo poderoso que los ha bajado de la nube en la que se habían montado. La burlas, como es costumbre, hicieron un trabajo estelar en las redes sociales. Sin embargo, también ese espacio comenzó a pasar algo que raya en lo indigno: la pelea por ve quién ha sido humillado menos en duelos contra equipos europeos.

Fue así que diversos aficionados sacaron a cuento las "derrotas dignas" que Rayados de Monterrey y Tigres tuvieron contra Liverpool y Bayern Munich en los Mundiales de Clubes de 2019 y 2020, respectivamente. En otro ejemplo, José Antonio García, ex presidente del Atlante, recordó cuando sus Potros jugaron contra el Barcelona en el Mundial y "solo" perdieron por 3-1. Es fácil entender que todos querían subirse al tren, pero las formas dejan al descubierto la eterna mediocridad del balompié azteca.

En esta ocasión el humillado fue Pumas, pero todos pueden estar seguros de que el resultado habría sido el mismo sin importar de quién hubiera sido el equipo invitado a este certamen. Lo mismo le habría pasado a cualquier otro equipo del futbol mexicano. También a Tigres, que ni siquiera pudo disparar al arco de Manuel Neuer cuando jugaron contra el Bayern. Ellos se fueron contentos con perder por un gol. Y también le habría pasado a Rayados, un equipo que en tres ocasiones de cinco fueron eliminados en su primer partido del Mundial de Clubes.

Eduardo Salvio intenta atacar el arco del Barcelona. (AP Photo/Joan Monfort)
Eduardo Salvio intenta atacar el arco del Barcelona. (AP Photo/Joan Monfort)

Siempre será así por más que al futbol mexicano le guste vivir de ilusiones. La realidad de ambos niveles está muy clara como para generar falsos escenarios. Si hace unas semanas algunos sacaban conclusiones por partidos amistosos, la goleada que Pumas recibió sirve para confirmar que cuando los equipos europeos se toma en serio las cosas no hay nada que hacer contra ellos y el poderío que les acompaña. También valdría la pena tomar en cuenta que lo sucedido en el Camp Nou puede ser un anticipo efectivo de lo que le espera a la Selección Mexicana en Qatar. Al futbol mexicano se le acaban los sueños.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Ciclista da consejo a conductor y él ‘agradece’ arrollándola