Los Pumas vs. Inglaterra: cómo balancea el entrenador Michael Cheika sus compromisos con el el seleccionado argentino y el de Líbano

Michael Cheika hace equilibrio entre sus compromisos con los Pumas y los de la selección libanesa, que participa en el Mundial de rugby league.
Michael Cheika hace equilibrio entre sus compromisos con los Pumas y los de la selección libanesa, que participa en el Mundial de rugby league. - Créditos: @Getty Images

Los Pumas se encuentran entrenándose hace una semana en Inglaterra, para la ventana de noviembre que abrirán este domingo en Twickenham frente al local, al que dirige Eddie Jones. La mayoría de las prácticas argentinas tuvo lugar sin la presencia del entrenador principal, Michael Cheika, y se hizo cargo su asistente Felipe Contepomi. El australiano estaba en Manchester guiando desde fines de septiembre a la selección de Líbano en el Mundial de rugby league, que se celebra en suelo británico. Por caso, este viernes el equipo asiático afrontó uno de los cuartos de final, contra Australia en Huddersfield, y perdió por 48 a 4.

Cheika dejó en claro desde el principio que esta “superposición” de funciones está autorizada por la Unión Argentina de Rugby (UAR), que lo confirmó en su cargo en julio, cuando ya llevaba un año y medio de trabajo en el rugby libanés. En una entrevista con The Guardian, en octubre, se planteó la posibilidad de que las agendas de sus dos seleccionados se mezclaran, pero el DT desestimó eventuales inconvenientes. “Vamos a encontrar la manera de que funcione. Ya he hablado con todo el mundo sobre el tema, así que no hay problemas. Si ocurre, será una linda situación, pero todas las partes son conscientes de ello. Serán días muy ocupados, pero voy a disfrutarlos”, sostuvo el ex preparador de la selección australiana.

Cheika es entrenador de la selección libanesa de Rugby League desde inicios de 2021, un año y medio antes de que fuera confirmado como director técnico de los Pumas, función que ejerce en simultáneo.
Cheika es entrenador de la selección libanesa de Rugby League desde inicios de 2021, un año y medio antes de que fuera confirmado como director técnico de los Pumas, función que ejerce en simultáneo. - Créditos: @MICHAEL STEELE

Líbano superó la etapa de grupos del Mundial de rugby league como segundo, detrás de Nueva Zelanda, y se enfrentó con Australia en los cuartos apenas dos días antes del primer cotejo de los Pumas contra Inglaterra, pero Cheika tiene un plan logístico para cumplir con ambos compromisos. Tenía un pasaje de avión hacia Londres en la noche del viernes, tras el partido del conjunto libanés, y un auto reservado como respaldo para el caso de que perdiera el vuelo o éste se frustrara.

“Conozco a los dos equipos de arriba a abajo, así que se trata sólo de gestionar el tiempo. Cuando estoy con un equipo, estoy completamente con él. La programación me permite estar al tanto de las cosas. Sólo esta semana mi situación particular ha recibido mucha atención”, dijo el miércoles, nuevamente a The Guardian. “Los Pumas están en una buena posición. Este partido es importante para nosotros, ya que nos enfrentaremos con ellos [los ingleses] en la etapa de grupos del Mundial 2023. Confiamos en ganarles”, afirmó.

Compacto de Australia 48 vs. Líbano 4 en el Mundial de rugby league

Está por verse cuánto puede afectar al seleccionado argentino en general y a Cheika en particular la atención compartida entre los dos compromisos. El head coach apenas estuvo en la concentración realizada la semana pasada en Manchester y en algunos ensayos de ésta, incluido un encuentro entre los planteles de sus dos equipos, en el que comieron platos típicos argentinos y libaneses. En ocasiones anteriores habló sobre la conexión emocional que le representa este desafío, siendo él mismo hijo de inmigrantes libaneses que se asentaron en Sydney a mediados de la década de los sesentas.

“Nunca pensé que podría representar la herencia de mi familia de esta manera. Estoy profundamente orgulloso de mis raíces libanesas, al igual que toda mi familia”, enunció Cheika ante el diario inglés. “Mi padre ya no está con nosotros, pero estoy seguro de que mi madre va a estar siguiendo todos los partidos, y debe de sentirse realmente orgullosa de que la familia esté haciendo algo para que la gente de Líbano sonría”, agregó.

Este cuarto de final mundialista tuvo un peso especial para su equipo, dado que además de ser el país de origen de Cheika, Australia lo es también de la gran mayoría del plantel libanés, que procura recuperar la conexión con sus raíces. De los 25 rugbiers seleccionados por el entrenador, en su mayoría amateurs, apenas dos nacieron en el país asiático, Toufic El-Hajj y Atef Hamdan, que no sumaron aún minutos en la cancha pero tuvieron una gran contribución en el vestuario: enseñaron a sus compañeros a cantar el himno de su país y les hablaron sobre su cultura y sobre las delicadas situaciones económica y de derechos humanos que se vive allí.

Para Cheika, dirigir al seleccionado libanés implica reconectarse con sus raíces.
Para Cheika, dirigir al seleccionado libanés implica reconectarse con sus raíces. - Créditos: @Jan Kruger

El también ex entrenador de Stade Français se encuentra ante un desafío inédito en su carrera. No sólo debe dirigir a dos conjuntos en sendos desafíos de alto impacto y en disciplinas diferentes, sino que además juega un papel preponderante el peso emocional de uno de esos compromisos. Es, a la vez, una situación incómoda para los Pumas, que viene como consecuencia de poder contar con los servicios de uno de los preparadores más prestigiosos del rugby. Se trata de una decisión que tomó la UAR y que Cheika valora: “Creo que como resultado de esta experiencia me he vuelto un mejor entrenador en ambas disciplinas”, expresó.