A los Pumas, les urge rugir

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 18 (EL UNIVERSAL).- Como era de esperarse, la llegada de Miguel Mejía Barón a la vicepresidencia deportiva de los Pumas, no cambió en nada la situación futbolística de los felinos, que tras empatar en casa con las Chivas, perdieron el miércoles pasado la semifinal de la Leagues Cup, con el León, en cancha estadounidense.

Así que Andrés Lillini, estratega de los Pumas, se echa todo el peso encima, en el fondo sabe, que de continuar los malos resultados, será el siguiente en irse de la institución.

"Ganar, no nos queda otra más que ganar en Mazatlán sí o sí. En la Liga tenemos que mejorar la contundencia, la determinación porque nos está costando. Hay una mezcla de todo, pero el responsable de todo soy yo", dijo tras caer en el torneo regional.

Aceptó que intenta de muchas formas sacarle la presión a sus pupilos, "ellos saben de esa presión y el entrenador tiene que aguantar, por eso soy entrenador de un club grande. Estoy para sostenerlos, y puede ser que se rebasen por esa presión, pero son profesionales", recordó el timonel.

Un juego ganado en la competencia, es muy poco para el equipo auriazul, que suma tres empates y cuatro descalabros. Aún así, están a tres puntos del lugar 12, el último que alcanza repecheje. Sitio que ocupa el Mazatlán, justo el rival al que enfrenta esta noche, con la obligación de ganar para tomar un respiro.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.