Pumas no sabe ganar con Dani

·1  min de lectura

Sebastián García M.

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 25 (EL UNIVERSAL).- Cuando todo parecía indicar que la racha negativa de los Pumas quedaría en seis duelos sin victoria, apareció un cabezazo de André-Pierre Gignac para alargarla a siete encuentros.

Los Tigres sufrieron, pero rescataron un punto de su visita al estadio Olímpico Universitario. Empate (1-1) que supo mejor a los del norte que a un golpeado equipo de Andrés Lillini.

Miguel Herrera aseguró en la conferencia previa a su visita a la Ciudad de México que jugar en CU —de noche— mejoraría el espectáculo, pero no fue el mejor y hasta sufrió.

Quedaban escasos 120 segundos para que los Pumas volvieran a ganar, pero apareció el atacante francés para salvar del descalabro a su equipo.

Después de tantos golpes y humillaciones recibidos, llegó la calma para los locales y el primer triunfo desde la llegada de Dani Alves (Jornada 5 vs Mazatlán FC) estaba cerca, pero fueron incapaces de sostener la ventaja.

El cuadro auriazul no gana desde el 17 de julio, cuando venció al Necaxa (1-0).

Al 46’, Juan Ignacio Dinenno recibió un balón de Leo López, ingresó al área y disparó a segundo poste, para vencer a Nahuel Guzmán. La entrada en el Olímpico Universitario no fue la mejor, pero la alegría fue la misma.

Tigres se lanzó al frente, se agregaron ocho minutos y el sufrimiento parecía interminable... Así fue. Dos minutos se convirtieron en tres días, los mismos que deberá esperar la afición de los Pumas para tratar de terminar con su agonía.

El sábado visitan ni más ni menos que al Guadalajara. Prueba inmejorable para pulverizar todos sus fantasmas.