Los Pumas, París y esa ilusión que golpea la puerta del rugby argentino cada 7 años...

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
La corrida de Corleto que pasó a la historia: el try en el partido inaugural ante Francia en 2007
La corrida de Corleto que pasó a la historia: el try en el partido inaugural ante Francia en 2007

Los Pumas están en París. Quedémonos en esa ciudad, pero retrocedamos hasta noviembre de 2014, siete años atrás. El seleccionado aguardaba el test del sábado 22 con Francia, en el Stade de France. Pese a que un mes antes había logrado su primera victoria en el Rugby Championship –ante los Wallabies, en Mendoza– la gira por Europa no venía de la manera esperada, y al entrenador, Daniel Hourcade, la cátedra todavía lo miraba de reojo. Una fea caída con Escocia y un deslucido triunfo con Italia abrían interrogantes en un equipo con muchos jóvenes. El último entrenamiento, el jueves 20, arrojó más dudas. Cuando terminó, bajo un cielo plomizo, los primeros fríos del otoño y una lluvia persistente, Hourcade reunió al plantel en el mismo pasto sintético del complejo municipal de Gennevilliers. El tucumano ensayó una fuerte y encendida arenga que apuntó a dejar el alma en el partido que se acercaba. Sus gritos e insultos los escuchamos claramente los no más de quince seres que estábamos del otro lado del alambrado. Cuando terminó todo y los jugadores caminaban al vestuario, sus caras eran otras. Dos días después, los Pumas jugaron un partido espectacular, a puro coraje, y ganaron 18-13. Fue, sin dudas, el impulso que necesitaba ese equipo. Once meses más tarde, del otro lado del Canal de la Mancha, los Pumas llegaron a las semifinales del Mundial de Inglaterra.

Los Pumas de Bronce, en el inolvidable Mundial de Francia 2007
Archivo


Los Pumas de Bronce, en el inolvidable Mundial de Francia 2007 (Archivo/)

Mientras los Pumas preparaban aquel test con Francia –esa gira marcó la primera vez de Guido Petti y Tomás Lavanini en la segunda línea, por ejemplo–, también en París, pero sólo en una habitación de un hotel céntrico, Agustín Pichot hablaba simultáneamente con Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica ultimando los detalles para cerrar el ingreso de una franquicia argentina en el Súper Rugby, cuyo anuncio oficial se realizó unos días después en Buenos Aires. Se iniciaba un inédito desarrollo del rugby profesional dentro del país. Un proceso tan exitoso como fugaz.

Hoy, siete años después, no están más los Jaguares, aquellos jugadores andan desperdigados por distintos clubes europeos y Pichot sale en las noticias pero por otros negocios ajenos al rugby. Sin embargo, los Pumas vuelven a estar en París para enfrentar a Francia en un test que puede empezar a ser una bisagra. Si bien la Copa del Mundo no está tan cerca como en noviembre de 2014, ya que aún resta un año y 10 meses para el kick-off también en la ciudad luz, las flojas actuaciones del seleccionado en este año colocan a esta gira por Europa, que luego continuará en Italia e Irlanda, como un mojón considerable para el proceso que comanda Mario Ledesma.

Los Pumas hoy dan el aspecto de un equipo en tensión, fundamentalmente en la parte del juego. Han perdido el patrón en los seis encuentros del Rugby Championship. Lo primordial, más allá de los resultados, es que se empiecen a reconstruir. Que se arranque por lo primordial: la obtención. Y que a partir de allí se vayan haciendo más seguros en el resto de las facetas. Francia viene en alza. Es gran candidato para el Mundial en su casa. Una buena actuación pasado mañana, en la noche del Stade de France, puede empezar a enderezar el barco del equipo rumbo a 2023. De lo contrario, quedará en zona de emergencia.

El último triunfo argentino en Francia, en 2014
El último triunfo argentino en Francia, en 2014


El último triunfo argentino en Francia, en 2014

París le ha sentado bien a los Pumas. En 2007 lograron el triunfo –con Ledesma como una de las figuras– en el partido inaugural del Mundial que significó, mirando toda la película, el punto de partida al despegue internacional de alto nivel. Siete años después llegó el partido comentado al comienzo. Y ahora, luego de otros siete otoños europeos, vuelven al Stade de France. Veremos si en este caso, el destino sigue siendo un amigo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.