Los Pumas, otra vez, en modo autodestructivo: cayeron duramente frente a Escocia en un partido repleto de indisciplina

Darcy Graham vuela para apoyar uno de los tres tries que logró en el triunfo de Escocia ante Argentina
Darcy Graham vuela para apoyar uno de los tres tries que logró en el triunfo de Escocia ante Argentina - Créditos: @ANDY BUCHANAN

Un jugador expulsado en el primer tiempo. Tres amonestados en el segundo. Los Pumas perdieron muy fácilmente la compostura y cerraron el año con una derrota aleccionadora. Una actuación que se asemejó a más a la desconcertante versión de 2021 que a la revitalizada cara que les había imprimido Michael Cheika desde su asunción. La estrepitosa caída por 52-29 ante Escocia en Murrayfield representó el punto más bajo del equipo en 2022 y abre un interrogante de cara al Mundial de Francia 2023. Los Pumas recién volverán a jugar a mediados de julio en el Rugby Championship, cuatro partidos en los que deberán ajustar los últimos detalles.

Marcos Kremer fue expulsado a los 22 minutos del primer tiempo por limpiar un ruck impactando peligrosamente con el antebrazo la cara de un rival, en una jugada de ataque y donde el defensor no representaba riesgo alguno para la continuidad de la jugada. A los 8 del segundo, Matías Alemanno fue amonestado por una acción similar. Un minuto más tarde, Tomás Lavanini vio la amarilla por evitar una situación clara de try y los Pumas pasaron a jugar temporalmente con tres menos. A los 22, Thomas Gallo dejó la cancha 10 minutos por iniciar una riña junto a Jamie Ritchie, que corrió la misma suerte. Elocuente de la falta de madurez de un equipo que este año había evidenciado un impulso en el carácter y en la confianza, pero que nunca logró conjugar actitud con disciplina.

EDINBURGH, SCOTLAND - NOVEMBER 19: Scotland's Sione Tuipulotu scores a try during an Autumn Nations Series match between Scotland and Argentina at BT Murrayfield, on November 19, 2022, in Edinburgh, Scotland. (Photo by Ross Parker/SNS Group via Getty Images)
EDINBURGH, SCOTLAND - NOVEMBER 19: Scotland's Sione Tuipulotu scores a try during an Autumn Nations Series match between Scotland and Argentina at BT Murrayfield, on November 19, 2022, in Edinburgh, Scotland. (Photo by Ross Parker/SNS Group via Getty Images) - Créditos: @Ross Parker - SNS Group

Una semana atrás, por ejemplo, cayó ante Gales, un equipo vulnerable que hoy perdió con Georgia. Los Pumas habían sido disciplinados y cometieron apenas siete penales, pero carecieron de intensidad para imponer condiciones y ser protagonistas. En Murrayfield, se pasaron de rosca.

La preocupación pasa ahora por el escaso rodaje que le queda al seleccionado antes del Mundial. No volverán a jugar por los siguientes ocho meses. Recién volverán a encontrarse para el Rugby Championship reducido (tres partidos) a mediados de julio, y no tendrán como en los dos anteriores ciclos mundialistas el duelo extra ante Sudáfrica. Poco tiempo y, como se vio hoy, mucho por corregir.

El encuentro marcó el regreso de Nicolás Sánchez, que en todo el año apenas había jugado 20 minutos del primer partido ante Escocia hasta que salió lesionado y hoy ingresó en el último cuarto. Tanto en el Millennium hace siete días como hoy en Edimburgo, Santiago Carreras demostró que todavía le falta madurez como apertura para conducir al equipo en momentos difíciles.

La roja a Kremer no sólo dejó al equipo en inferioridad numérica sino que sacó de foco completamente a un equipo que estaba peleando de igual a igual. El equipo se desordenó, comenzó a fallar tackles uno contra uno y enseguida sobrevinieron dos tries. Lo mejor vino cuando eran 12 contra 15: los Pumas sacaron a relucir su garra, Escocia se confió y Boffelli apoyó un try de contraataque, pero la ilusión duró muy poco. Los locales recuperaron el orden y de la mano de un excelso Finn Russell, el apertura, encontraron los espacios se encaminaron a una holgada y merecida victoria.

Jerónimo De La Fuente, en el centro de las felicitaciones tras conseguir un try para los Pumas
Jerónimo De La Fuente, en el centro de las felicitaciones tras conseguir un try para los Pumas - Créditos: @Mark Runnacles

Hasta la expulsión de Kremer los Pumas venían haciendo un buen partido. Ganaban 8-7 gracias a un try de De la Fuente luego de un scrum en 5 yardas y estaban en situación de ataque. Pero la salida del tercera línea generó un doble efecto. Golpeó anímicamente a los argentinos, que se desconcertaron, perdieron el orden y empezaron a fallar tackles. Y les dio impulso a los locales, que olieron sangre y salieron a buscar el partido. Dos acciones de Russell, un poco por virtud propia y un poco por deficiencia de la defensa argentina, derivaron en dos tries. En sólo cinco minutos, Escocia pasaba de estar contra las cuerdas a ganar 19-8.

Tardaron un tiempo, pero de a poco los Pumas recuperaron la compostura. Un penal a favor los puso en situación de ataque y eligieron ir al line-out. Después de un par de intentos fallidos, consiguieron el objetivo y sobre el final del primer tiempo Matías Alemanno coronó una jugada de pick-and-go para irse al descanso todavía en partido (19-15).

En la primera acción del segundo tiempo, otra vez Russell volvió a quebrar la permeable defensa argentina y otra vez con un offload le sirvió el try a un compañero (Graham). Allí sobrevino el momento de mayor descontrol. Primero fue amonestado Alemanno y enseguida Lavanini. Con tres menos el score fue 7-7, pero bastó que Escocia recuperara la compostura para que aparecieran los espacios. Con tres conquistas más, redondearon una goleada que Ignacio Ruiz maquilló un poco en la última acción.

Un año que hace dos semanas, luego del triunfo en Twickenham, lucía alentador e instauraba a los Pumas como una amenaza para Francia 2023 termina de manera preocupante. La incapacidad de equilibrar intensidad con disciplina es sinónimo de falta de maduración. Tarea de vacaciones para Michael Cheika.