Pumas de la UNAM y el morboso placer de vencer y eliminar al América por 1-3

·3  min de lectura
Washington Corozo #31 de Pumas UNAM celebra con sus compañeros después de anotar su segindo goal al América durante los cuartos de final del Torneo Grita México A21 de la Liga MX en el Estadio Azteca el 27 de november 27 de 2021 en la Ciudad de México. (Foto: Héctor Vivas/Getty Images)
Washington Corozo #31 de Pumas UNAM celebra con sus compañeros después de anotar su segindo goal al América durante los cuartos de final del Torneo Grita México A21 de la Liga MX en el Estadio Azteca el 27 de november 27 de 2021 en la Ciudad de México. (Foto: Héctor Vivas/Getty Images)

No se puede mentir. No hay nada más satisfactorio que ganarle al América y más si es por un marcador que no deje lugar a dudas. Por 3 goles contra 1, el equipo de Pumas de la UNAM hizo la hazaña, lo improbable y no solo cumplió con el sueño guajiro de avanzar a semifinales, sino que además mandó de vacaciones a su más odiado rival con una visita a domicilio.

En un partido de vuelta en el Estadio Azteca los Universitarios vivieron una noche soñada. Tras obtener un boleto a la liguilla en repechaje, las apuestas, probabilidades y la misma historia estaban en su contra, toda vez que las Águilas del América llegaban a esta fase del torneo en primer lugar de toda la liga y por ende, como un claro favorito para coronarse como campeón de la Liga MX.

Y las condiciones estaban más que dadas, pero para que Pumas perdiera. Y eso es justo lo morboso de este asunto. Para los americanistas era incluso una especie de ironía tener a los 'gatitos', como suelen menospreciarlos, como primer obstáculo a vencer rumbo al título y no se cansaron de ningunear sus aspiraciones ante unas claras condiciones desiguales, a un grado que rayaba en la soberbia. Y a veces eso y sus triunfos les dan la razón. Para que los odien más, porque les encanta, es su lema, su mantra, su razón de ser. Pero la proporción de sus fracasos, más ante la UNAM es inversamente proporcional. Una vergüenza.

Después de todo, al equipo Azul y Oro le había sido imposible vencerlos en el Azteca desde 2015 y prácticamente los de Coapa llevaban casi un año siendo imbatibles en su propia cancha. Si a eso se le suma el abismo entre nóminas por todos bien sabido (porque si hay un equipo rico en el fútbol mexicano ese es el América), entonces este juego se vuelve una pelea de David contra Goliat.

Pumas de la UNAM de hecho tuvo que remontar un partido que empezó perdiendo al minuto 11 con un gol de penal, pero en lugar de caerse, la intensidad de su juego y su dominio en la media cancha fueron bien recompensados con los goles de Washington Corozo e Higor Meritão, aunque el primero bien puede atribuirse a Alan Mozo, quien merece una historia aparte como jugador del partido al asistir con certeza durante los más de 90 minutos.

Sí, no se puede mentir. A estas alturas Pumas es un fuerte candidato al título, pero quizás eso no cause tanto placer a ese equipo y toda su afición como el que sintió el sábado 27 de noviembre de 2021. ¿Por qué? Porque esa noche hizo lo que más les gusta. Humillar por completo al América.

—————

Mi cuenta en Twitter

@geniomutante

—————-

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Paciente que era atendido en una clínica dental termina frustrando un asalto

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.